viernes, 26 de noviembre de 2021

Inconstitucionalidad del Humor

Supongo que Johannes Kaiser estará bien oculto para que los asesinos de siempre, que confiesan tener armas "por si las moscas", no lo ejecuten por cometer un nuevo "delito" creado por ellos en Tontilandia: reírse y hacer reír. Pues hace cinco años en Berlín se burló de las alemanas que habían votado masivamente en favor de facilitar la inmigración y que después estaban desesperadas por el número de violaciones de que las habían hecho víctimas los inmigrantes. Sarcásticamente Johannes comentó que sería bueno reexaminar su derecho a sufragio. Quedó en un video. Y hace más de un año, cuando mujeres de izquierda se masturbaban ante el monumento a Baquedano y desfilaban a pecho descubierto por la Alameda, gritándonos a todos los hombres, "¡el violador eres tú!", Johannes fue grabado diciendo que algunas eran tan feas que los hechores merecerían haber sido condecorados por el Congreso norteamericano. Quedó en otro video.

Si ya es extraordinario que la izquierda, con esa infinita capacidad de alterar la realidad que tiene, haya desenterrado ambos videos y denunciado a Kaiser ante la opinión pública por "oponerse al voto femenino" y "proponer un premio a los violadores", ninguna de cuyas cosas es verdad. Sólo hizo dos bromas. Más increíble ha sido que personas no-izquierdistas se hayan dejado impresionar por la propaganda comunista-frenteamplista, que ha hecho una tempestad en un vaso de agua, y que ¡su propio partido! haya hablado de "pasarlo al tribunal de honor" y hasta sus hermanos hayan tomado pública distancia de sus dichos, como si hubiera hablado en serio. Los que conservamos algún sentido del humor consideramos todo esto inverosímil. Con razón renunció a su colectividad, tan permeable a la contrapropaganda roja.. 

Y también con razón el blog más leído que tengo en los últimos años se refiere a los chilenos que se tragan cualquier cosa. Fue publicado el 28 de abril de 2020.

Yo tengo el problema en mi propia casa, porque mi mujer sostiene muy seria la misma falsedad que los comunistas y frenteamplistas: que Johannes quiere suprimir el voto femenino y premiar a los violadores. Yo le replico que es "sense-of-humour" y ella me contesta que nunca ha entendido eso del "sensoyumo" y que Johannes debería ir preso. 

En consecuencia, Tontilandia está al borde de declarar inconstitucional el sentido del humor, cuando debería estar celebrando el privilegio de tener un compatriota de sangre alemana que tiene humor inglés. ¿Qué habrían dicho o hecho los tontilandeses si en este país hubiera aparecido el video, celebrado por lo demás en el resto del mundo, de la Reina Isabel hablando con 007 después de las estupideces que hicieron y dijeron Harry y Megan, en que Bond le preguntaba a ella: "¿Ambos, majestad?". "Sí, ambos", replicaba la Reina. La gente de otras partes se rio mucho, pero los orcos de acá habrían corrido a Buckingham a gritarles rítmicamente, a la reina y a Bond, "¡a-se-si-nos!, ¡a-se-si-nos!".

No hay caso, estamos en el país de Boric y la prohibición del humor va a tener que quedar como un "derecho social" en la nueva Constitución, junto con el de bañarse ebrios y ebrias en la piscina de un hotel y con cargo al erario. 

jueves, 25 de noviembre de 2021

Hoy es el Natalicio de Pinochet

Los chilenos no hallan qué hacer con Pinochet. Es el compatriota más famoso del mundo, pero no para bien, tanto que un policía italiano ganó un juicio por injurias y obtuvo indemnización porque otro colega le dijo una vez "¡Pinochet!". Hoy un columnista de centroderecha aconseja a Kast en "El Mercurio": "alejarse... entender que Pinochet es historia --mala historia-- y sumar un elenco más diverso".

El historiador Paul Johnson ha escrito que un gran éxito del KGB, "antes de desaparecer en el basurero de la historia", fue haber demonizado a Pinochet en todo el mundo. Pese a eso Johnson lo incorporó en su libro "Héroes" como uno de los mismos, dice, "porque yo conozco los hechos". 

Yo también conozco los hechos, porque los viví personalmente y tuve participación en ellos. Fueron distintos a lo que cree la mayoría de los chilenos. Como advertí que acá se falsificaban a tal extremo que un personaje público principal, Patricio Aylwin, sostenía en 1993 que nunca había hecho, dicho ni pensado lo que había realizado, expresado y opinado veinte años antes, decidí escribir la "Historia de la Revolución Militar Chilena 1973-1990", usando como bibliografía los cien principales libros escritos en relación con ese tiempo. 

Uno, "The World Was Going Our Way", de Christopher Andrew y Vasili Mitrokhin, dice en su página 98 que en 1974 el agente soviético en Buenos Aires Tolstikov hizo contacto indirecto con la señora del presidente argentino y vicepresidenta Isabel Perón "a través del principal chileno exiliado en Argentina, general Carlos Prats González, un ex comandante en jefe del Ejército chileno a quien Allende había hecho ministro del Interior un año antes del golpe. A Prats se le dieron diez mil dólares de los fondos asignados por el Comité Central para 'trabajar con la resistencia chilena y la comunidad de emigrados' después del derrocamiento del régimen de Allende". Por contener citas como ésa nadie quiso publicar mi libro. Me lo rechazaron la editorial de "El Mercurio", la Academia de Historia Militar y la Editorial Zig Zag. Pero un director senior de esta última me conminó en privado: "TIENES que publicarlo. Nosotros te lo distribuimos". 

Entonces lo edité yo mismo que, a todo esto, al hacer el trabajo me convencí de que Pinochet era el más grande estadista de la historia del país, en términos de lo que había logrado, es decir, derrotar a la subversión armada marxista, resistir el acoso de la izquierda mundial, defenderse de una potencial agresión armada extranjera sin ceder territorio, pacificar el país e instituir un régimen de libertades para la vida diaria de los chilenos, que fue posteriormente imitado por grandes potencias como Gran Bretaña y los Estados Unidos. Y culminar todo eso fundando una democracia sólida, protegida y estable, que es bajo la cual hemos vivido los mejores años de la historia de Chile, desde 1985 hasta 2019, a partir de cuando casi todo parece haberse perdido.

Confío en que la verdad siempre vence, así es que hoy he twitteado que dentro de 50 años el billete de más alta denominación llevará la efigie de Pinochet, si todavía hay billetes. 

Y además estoy seguro de que, para entonces, también habrá una estatua en su honor en la esquina norponiente del palacio de La Moneda.

miércoles, 24 de noviembre de 2021

Un Consejo Para Vuestra Madre

Monseñor Ramón Ángel Jara escribió: "Hay una mujer que tiene mucho de Dios por la inmensidad de su amor y mucho de ángel por la incansable solicitud de sus cuidados". A todos nos ha sido deparada una y quienes la hemos perdido daríamos mucho por volver a mirarla un solo instante. 

Si ella nos pidiera hoy elegir entre dos personas para encargarse de importantes asuntos suyos ¿a cuál elegiríamos?

Una de esas personas es un hombre de 55 años y la otra uno de 35. Diferente experiencia.

El primero es profesional universitario, abogado de conocida trayectoria política, y el otro un egresado de derecho que no ha podido recibirse, pues ha reprobado dos veces su examen de grado. 

En cuanto a estabilidad emocional, uno es de una personalidad reconocidamente serena y estable. El otro sufre de un trastorno obsesivo-compulsivo, que está bajo tratamiento. 

También en cuanto a solidez familiar los antecedentes son distintos: uno está casado hace más de veinte años con la misma mujer y tiene nueve hijos. El otro nunca se ha casado, ha confesado públicamente haber hecho "exploraciones" a personas del mismo sexo para precisar sus propias inclinaciones y, aparentemente, tiene una pareja femenina informal.

En relación a antecedentes de conducta, el primero exhibe una hoja de vida intachable, en cambio el segundo ha sido investigado judicialmente por robo en un supermercado y su imagen más divulgada lo muestra eludiendo un torniquete de pago del metro.

El primero se ha caracterizado por defender a los guardianes del orden público, mientras el segundo ha sido visto insultándolos y denigrando su actuar.

En su opción pública, el primero aparece defendiendo los ideales de una sociedad libre y la vigencia de una democracia representativa, mientras el segundo es el candidato del comunismo, régimen de partido único que documentadamente ("Libro Negro del Comunismo") ha dado lugar a cien millones de muertes, sin contar las ocasionadas por hambrunas derivadas de sus políticas, que mataron a decenas de millones más.

En Chile, el primero adhirió a un régimen que derrotó al terrorismo y la violencia políticas y que, tras un veredicto ciudadano adverso, entregó el poder a sus opositores. El país entonces era pacífico, no tenía  conflicto en la Araucanía y, habiendo sorteado exitosamente graves amenazas a su soberanía, había conservado su territorio intacto. El segundo, en cambio, se declara admirador de un Presidente que fue depuesto en medio del caos y cuatro días después de haber confesado en "El Mercurio": "Queda harina para sólo pocos días más".

¿A cuál de los dos aconsejaría usted elegir para manejar los asuntos más delicados de su señora madre...o de la madre de todos, que es la Patria? 

lunes, 22 de noviembre de 2021

Chile Todavía Flota

Me equivoqué. Yo creía que el voto duro de derecha iba a levantarse en masa a votar después de haber estado tan cerca de caer en el comunismo y, por eso, pensé que José Antonio Kast iba a ganar con más del 50 % la primera vuelta y la Presidencia. No sucedió, pero por lo menos llegó primero, aunque por poco.

Votó menos de la mitad de la gente habilitada, lo mismo que antes. Las largas filas no fueron por mayor concurrencia, sino por la complejidad de las cuatro cédulas, especialmente la de los CORES, y la dificultad de doblarlas y sellarlas. Al final las urnas terminaron atiborradas de votos. Si hubiera concurrido más gente a votar, no habrían cabido los sufragios y el escándalo habría sido mayúsculo. 

Y se cumplió la tradición histórica de que, tras cada tentativa revolucionaria comunista, la mayoría se vuelve hacia la derecha y elige el orden, ya sea por sufragio (1932, 1952, 1958) o por levantamiento cívico-militar (1973).

Kast triunfó por poco y superando un trance con acentuado perfume de fraude, porque cuando iba contabilizado un diez por ciento y hasta 30 por ciento de los votos tenía casi cinco puntos de ventaja sobre Boric, pero a medida que subió el porcentaje escrutado la ventaja se fue reduciendo hasta 2,2 % final. Ello no tiene explicación estadística. Me llamó el ingeniero Douglas Pollock y me puso sobre aviso: "eso no es normal, la diferencia no tenía por qué disminuir a menos de la mitad. Ahí hubo fraude", me dijo. Entonces recordamos que a Trump le sucedió algo parecido cuando iba ganando con comodidad y surgieron de las tinieblas unos cajones de votos por correo desmedidamente favorables a Biden, que le dieron a éste el triunfo final. Ese capítulo no se ha cerrado en los EE. UU., pero a la corriente dominante de la prensa no le gusta informar de eso. Entonces acá hay que poner mucho ojo en la segunda vuelta: que cada apoderado comunique a una central de cómputos el resultado de su mesa.

Ahora las perspectivas de salvación de Chile son buenas. Si Kast obtiene la mayor parte de la votación de Parisi, casi toda la de Sichel, un poco de Provoste y de ME-O y aun sin nada de Artés, estaremos al otro lado.

Pero fue una lástima que no tuviéramos nuestro Artés, un candidato del voto duro de Pinochet en todos los debates presidenciales diciendo toda la verdad y "dejando la escoba". Kast niega ser pinochetista, admite infundadamente que el régimen militar violó los derechos humanos, lo cual no es cierto, y no domina la verdad histórica. Por apenas sostener que bajo Pinochet había en los '80 más libertad que en Nicaragua hoy, lo cual es fácil de probar, lo tacharon de "extremo", la prensa izquierdista lo acosó y cayó en las encuestas.

Yo habría estado dispuesto a ser el candidato del pinochetismo en los foros, pero la familia, cuya jefatura no ejerzo, me lo prohibió. Pero esa silla vacía la debemos llenar. Necesitamos presente en la política una derecha continuadora del legado de Pinochet y que sea capaz de defenderlo. 

Pero hoy un columnista de derecha aconseja lo contrario a José Antonio, "olvidarse de Pinochet". Tal vez sea una buena estrategia electoral de segunda vuelta, pero todos vimos que Kast saltó al primer lugar en las encuestas tras aquel primer foro donde fue el único con corbata (los izquierdistas la odian porque no la pueden estatizar ni controlar) y el único que se declaró orgulloso de haber sido partidario del "Sí" y del "Rechazo" a una nueva Constitución.

No deben olvidar los estrategas que el chileno admira el coraje político, tal vez por lo escaso que es. 

jueves, 18 de noviembre de 2021

Entre el Cielo y el Infierno

Participé en  la polla-gol organizada por Yerko Torrejón en el Club de los Viernes, puse los veinte mil pesos de rigor y pronostiqué que Kast gana en primera vuelta, con el 50,5 % de los votos. Es lo que creo y por eso pongo mi opinión donde está mi billetera. En los diarios veo que todos los candidatos a parlamentarios que pueden y tienen plata para el aviso se retratan con Kast y ninguno con Sichel, porque todos saben lo mismo que yo. Mañalich, de Evópoli, que apoya a Sichel, tiene más avisos que ninguno y tampoco pone a Sichel, porque también "sabe" más. 

Pero tengo mucha pena, porque ayer se murió mi mejor amigo desde primer año de la universidad. Yo lo había destituido como mejor amigo después de la primaria de Chilevamos o Vamos por Chile o Chile Podemos + (ya ni sé cómo se llaman los piñeristas), porque me telefoneó para decirme que teníamos que bajar a Kast y apoyar a Sichel. Entonces le quité el saludo, como hice con todos los que votaron por Piñera y no por Kast en 2017. Pero poco después mi amigo me llamó para decirme que ahora apoyaba a Kast y entonces le restituí el saludo y seguimos conversando por teléfono hasta el domingo, en que hablamos por última vez y le predije, sin convencerlo, que Kast iba a ganar en primera vuelta.

Pero mi mujer cree que va a ganar Boric y se ha dedicado a vender acciones y comprar dólares. Yo no vendo mis acciones ni nada porque soy "un gato escaldado" (de esos a los que les han tirado agua hirviendo) y ya pasé por todo esto en la UP. En 1973 hice que mi papá vendiera un edificio de seis departamentos que tenía en la calle Huelén porque los arrendatarios ya no le pagaban y le habían pedido al ministerio de la Vivienda de Allende que lo expropiara y les diera a ellos los departamentos. Forcé a mi papá a venderlo a como diera lugar antes de que se lo quitaran los comunistas, como en "Doctor Zhivago", y encontramos un gil que le pagó diez y medio millones de escudos, que eran como 3.500 dólares en el mercado negro. Fui con el paquete de billetes donde Covarrubias, un corredor de bolsa que, con muy buena puntería, lo tiró desde su sillón del escritorio adentro de una caja de fondos empotrada en la pared y le apuntó. "¿No los va a contar?", le pregunté. "Yo no cuento nada", me dijo, y me dio los 3.500 dólares. Se los llevé a mi papá, vino el golpe y después el edificio ya valía como medio millón de dólares, pues la divisa había bajado de precio y el edificio se había ido a las nubes. Todo lo que me dijo mi papá hasta que falleció en 1974 me convirtió en un gato escaldado que no vende nada porque sabe que va a salir Kast y si no sale Kast y los comunistas se roban la elección junto con los DC, como en 1970, van a venir "otros mil días" y entonces la gran mayoría, con los kerenskys a la cabeza, como en 1973, van a llamar a un "caudillo enigmático", como decía Orlando Sáenz, y se van a volver a arreglar las cosas hasta que los kerenskys y algún futuro Sebastián de nuevo vuelvan a traicionar a quienes los salvaron y así sucesivamente. 

Los chilenos estamos condenados a vivir entre el cielo y el infierno, porque la mayoría no es leal, siempre las nuevas generaciones son, mayoritariamente, tanto o más imbéciles que las anteriores (el ABC1 de 18 a 24 años vota por Boric), la clase dirigente es entreguista y prefiere a tipos como Piñera o Sichel, que le regalan el país a los rojos y por eso volvemos a tropezar con la misma piedra y a estar amenazados de pasar por el purgatorio de los mil días una y otra vez. Salvo que el voto oculto o una mayoría silenciosa vayan esta vez a las urnas y gane el domingo en primera vuelta Kast, como yo, en lo más profundo de mi alma, creo que va a suceder. 

Y lo creo sólo porque muchos hemos rezado infinitos rosarios, como en 1975 hicieron los católicos portugueses, a raíz de lo cual la "revolución de los claveles" los libró del comunismo sin que ni siquiera muchos de ellos mismos supieran, hasta hoy, cómo y por qué así sucedió. Pero a sor Lucía dos Santos, una de los tres pastorcitos a quienes se les había aparecido la Virgen en Fátima en 1917 y que era monja en 1975, Ella se le volvió a aparecer y le dijo que si un millón de portugueses rezaban el rosario por la salvación de su patria del comunismo, la conseguirían. Y Portugal se salvó.

domingo, 14 de noviembre de 2021

16 Falsedades de Matamala

Una diatriba contra José Antonio Kast y el gobierno militar, escrita por Daniel Matamala en "La Tercera" de hoy, contiene 16 falsedades:

Primera: "La dictadura de Pinochet torturó a 28.459 chilenos". Falso. Ese número de personas fueron interrogadas entre 1973 y 1990 por los servicios de seguridad, en razón de sus nexos terroristas con uno o más de los diez mil guerrilleros nacionales (reconocidos por Carlos Altamirano a Patricia Politzer), más entre 12 y 15 mil  extranjeros ingresados clandestinamente (comprobados por la OEA, "La Segunda", 13.07.90). La desvergonzada "Comisión Valech" creada por Ricardo Lagos dio por "torturadas", sin pruebas, a 28.459 de las personas interrogadas y les regaló pensiones vitalicias que pagamos los contribuyentes. (Falsificación histórica denunciada por Gonzalo Vial en "La Segunda, 1, 2 y 3.09.04). Lo único más desvergonzado que eso, dicho por Lagos, fue su frase relativa al Caso Frei, hoy ampliamente desvirtuado como otra gran falsificación judicial: "Augusto Pinochet es el que encarga este magnicidio" ("La Tercera", 30.01.19).

Segunda falsedad: Ese gobierno "ejecutó a 2.125" Falso, fueron caídos en combate contra el terrorismo, 1.823 de ellos entre el 11 de septiembre y el 31 de diciembre de 1973. Esto último aplaudido por la gran mayoría y en particular por Eduardo Frei Montalva (en el ABC de Madrid: "Los militares han salvado a Chile") y Patricio Aylwin (ver sus videos en YouTube, que el mismo Aylwin veinte años después, como tantos otros chilenos, había olvidado). 

Tercera falsedad: Ese gobierno, dice, "hizo desaparecer a 1.102". Falso. En 1989 los libros editados por la Vicaría detallaban alrededor de 470 casos de desaparecidos. Eran todos los que había. Tengo los libros. La escritora francesa Suzanne Labin (Chili: Le Crime de Résister, p. 243) obtuvo de la misma Vicaría la cifra de 651. El ex director de la DINA, general Manuel Contreras envió después de 2000 a todos los jueces de DD. HH. (y a mí personalmente) un detalle del paradero de más de 600 personas que habían sido denunciadas como desaparecidas, señalando lo ocurrido en cada caso. Incluyó a los que aparecían viajando al exterior o, simplemente, no tenían  existencia legal o habían sido vistos con vida según declaraciones notariales. Además, hasta hoy hay restos de centenares de desconocidos enterrados en el Cementerio General (y hasta hay algunos en las oficinas de la propia Agrupación de DD. DD., según informó "La Tercera" 18.07.18) que no han sido identificados. ¿Por qué? Buena pregunta.

Cuarta falsedad: "Los opositores arrestados se contaron por decenas de miles". Falso. Nadie nunca fue arrestado por "ser opositor". Tal vez Matamala se confunde con los casos de meros opositores detenidos durante la UP, como Juan Luis Ossa y Maximiano Errázuriz, arrestados por ser tales antes de 1973 y ambos documentadamente torturados. El primero interrogado después por el propio subdirector de Investigaciones comunista, Carlos Toro.

Quinta falsedad: "El horror que el pinochetismo desencadenó sobre la sociedad chilena". Eso no existió, sino todo lo contrario: un enorme alivio. La mayoría democrática de la Cámara de Diputados llamó a las fuerzas armadas a poner término al horror del régimen de Allende. "Se levantaban banderas en las poblaciones", escribía Frei Montalva a un hijo.

Sexta falsedad: ".... la dictadura no dejó de reprimir hasta el último de sus días". La verdad es que en los años 80 el brazo terrorista del comunismo y el MIR promovieron no menos de 17 "estallidos" de violencia armada similares al del 18 de octubre de 2019 y el gobierno, que "tenía pantalones", los dominó y por eso pudo entregar a los civiles un país pacificado y sin conflicto en la Araucanía en 1990.

Séptima falsedad: "El 4 de septiembre de 1989.en plena campaña presidencial, Jécar Neghme fue asesinado de 12 balazos por agentes de la CNI, mientras caminaba por calle Bulnes". ¿Asesinado por caminar por calle Bulnes? Oculta que se trataba de un alto jefe terrorista del MIR, que repudiaba la transición a la democracia en curso y la elección parlamentaria y presidencial que estaban próximas. El MIR y el FPMR mataban uniformados a sangre fría (y también civiles) en atentados. Los países afectados por el terrorismo se defienden también así de él (EE. UU., Israel, Gran Bretaña, Francia matan a los terroristas antes de que éstos los maten a ellos). Matamala, en el caso Bin Laden, habría dicho que los norteamericanos lo asesinaron "por estar durmiendo". 

Octava falsedad: Menciona "una mujer violada y torturada por agentes del Estado", sin precisar nada. 

Novena falsedad: "Cuerpos lanzados al mar". En rigor los hubo, pero el contexto en que se presenta es falso, pues ello derivó de que personas actuando por su cuenta habían cometido crímenes y enterrado los restos, sin conocimiento de la Junta. Al saberse, años después, la verdad, esos cuerpos fueron exhumados y lanzados al mar. El contexto de inocencia del régimen en las muertes mismas se omite, lo que falsea la verdad.

Décima falsedad: "Secuestro de niños." Otra acusación sin pruebas.

Undécima falsedad: "Ejecución de mujeres embarazadas". Otra más.

Duodécima falsedad: Escribe Matamala: "Célebre es el chascarro que sufrió Axel Kaiser cuando intentó que Vargas Llosa destacara a Pinochet sobre Maduro. ...  'Esa pregunta no te la acepto', replicó tajante Vargas Llosa".  Y Matamala lo elogia por eso. Pero es una versión falsa del episodio, pues Axel Kaiser le había preguntado al escritor excomunista y antipinochetista, si había más libertad en el Chile de 1986 o bajo el régimen de Maduro. Como era evidente que la había más en el primer caso, pues con Pinochet hasta se celebraban homenajes a Allende en el Teatro Cariola (bajo la "democracia" no se pudo exhibir sin violencia un documental de Pinochet, en 2013) el escritor peruano no halló qué contestar y se negó a hacerlo. Axel, caballerosamente, no quiso insistir. Pero el hecho fue que Chile transitó a la democracia y Venezuela hasta ahora no lo ha hecho. La pregunta, entonces, no fue un "chascarro", sino muy pertinente. Pero concluye pomposamente Matamala al respecto y sobre Vargas Llosa: "Ese, señoras y señores, es un demócrata de derecha". Aunque el "demócrata de derecha" haya sido en realidad Pinochet, que condujo a su país al período más democrático, estable y próspero que ha tenido en su historia.

Décimotercera falsificación: Se refiere "a los criminales de Punta Peuco". Falsedad absoluta, pues se trata de personas juzgadas sin debido proceso, bajo un sistema diferente al que tienen derecho los demás chilenos y contraviniendo la presunción de inocencia, la verdad de los hechos y numerosas otras leyes expresas,

Décimocuarta falsedad: Dice que el "caso degollados" fue "uno de los peores crímenes de la dictadura". Pero tampoco eso es verdad. Pues fue el gobierno, ajeno a los hechos, el que impulsó primero la investigación del triple homicidio de tres altos jefes terroristas y del Partido Comunista. Debido a su reponsabilidad en el mando sobre los responsables de darles muerte y antes de ningún veredicto judicial, fue destituido como miembro de la Junta el general César Mendoza. Si el ministro en visita que pidió el gobierno hubiera sido inmediatamente designado, tal vez el triple crimen se habría evitado. Además, fue la CNI la que señaló desde el primer momento a los responsables, lo cual la justicia vino a "descubrir" sólo años después. Y quedó probada la ninguna responsabilidad del gobierno en el caso.

Décimoquinta falsedad: "Caso quemados": Matamala culpa a una patrulla de "rociar con bencina e incinerar" a dos personas. Falso. La justicia civil determinó en la época (1986) que un tropezón de la subversiva Carmen Gloria Quintana, que llevaba un recipiente altamente inflamable, había conducido a que sufrieran quemaduras ella y su acompañante. Después, en el juicio ilegal sustanciado en estos últimos años (ilegal, porque había cosa juzgada y prescripción) un exconscripto muy honorable, Leonardo Riquelme Alarcón, que ha sufrido como víctima de la prevaricación judicial, reveló que fue él quien tropezó accidentalmente con el recipiente inflamable y causó las llamas.

Décimosexta falsedad: Imputa una supuesta "corrupción al exdictador". Falso. El Director de Impuestos Internos socialista determinó en 2005 que, en sus casi 17 años de gobierno, hubo sólo 544 mil dólares recibidos por Pinochet que no fueron justificados, sin darle derecho a explicarlos ("La Tercera", 08.10.05). Pues bien, esa misma suma de gastos reservados se la "llevaban para la casa" los gobernantes de la Concertación cada dos meses, hasta que fueron sorprendidos, bajo el gobierno de Ricardo Lagos. A raíz de ello ("hecha la trampa, hecha la ley") fueron perdonados por la oposición, encabezada por Pablo Longueira, y se les aumentaron sus remuneraciones en lo mismo que se estaban robando. Conclusión: si Pinochet retiró en 16 años y medio lo mismo que ellos cada dos meses, era 198/2 = 99 veces más delicado que Aylwin, Frei Ruiz-Tagle, Lagos y cía. Hasta que éstos fueron pillados, porque si no habrían seguido recibiendo sobres con billetes de gastos reservados clandestinamente hasta hoy.. 

Daniel Matamala, un antiguo refrán dice: "Para mentir y comer pescado, hay que tener mucho cuidado".

viernes, 12 de noviembre de 2021

Vote Por Que Se Vayan Todos

Boric grabó un video desde su lugar de reclusión por covid y dijo que había un déficit de "muchísimas" viviendas. El déficit de viviendas en Chile siempre estuvo en torno a 500 mil. Elegido Jorge Alessandri en 1958, discurrió bajar los impuestos a la construcción (DFL 2) y el déficit habitacional se redujo. Antes, el diputado conservador Ismael Pereira había impulsado una ley ("Ley Pereira") bajando impuestos y contribuciones a las viviendas y había tenido también éxito en promover mayor construcción.

¿Bajar impuestos? Veamos la evidencia: en "Economía y Negocios" de 15.03.19 Camilo Cammas afirmó, sin ser desmentido, que cuando Pinochet bajó el tributo a las empresas a 10 %, entre 1985 y 1991 la economía creció 6,32 % anual; después los "acuerdos" Aylwin-Piñera lo subieron a 15 % y entonces el crecimiento bajó a 5,6 % en 1992-2002; en 2003 otra vez subieron el impuesto a 17 % y el crecimiento bajó, entre 2003 y 2011, a 4,7 %; en fin, Piñera y Bachelet subieron el tributo a 27 % y Chile creció sólo 2,7 % anual entre 2012 y 2017.

En Estados Unidos Trump bajó el impuesto a las empresas de 35 % a 21 % y el crecimiento subió de 1,7 % en 2016 a 2,9 % en 2018.

El modelo neoliberal, que consiste en dar libertad a las personas, generó todo el dinero necesario para que los pobres dejaran de serlo y se igualaran a los demás. Si el gasto social del Estado, financiado por impuestos, hubiera llegado a los pobres, cada familia del quintil más vulnerable habría pasado a ganar $2,5 millones mensuales (Rolf Lüders, "La Tercera", 01.11.19) y dejado de ser pobre. Pero los políticos y su clientela electoral se quedaron con parte de la plata y por eso el sector público (la clientela de los políticos) remunera iguales funciones con un tercio más que el privado. 

La dieta parlamentaria, punto de referencia para los sueldos de presidente, ministros, altos funcionarios y jueces, es de 33 salarios mínimos. En Suecia es de 5 salarios mínimos. Eso lo dice todo. En Chile los políticos se han quedado con la "parte del león" y por eso no quieren disminuir los impuestos. Entonces culpan al "modelo" de la pobreza y la desigualdad, cuando los culpables han sido ellos. 

En "El Mercurio" del 17.11.21 José Yuraszeck afirmó, sin ser contradicho, que entre 1990 y 2020 el presupuesto del Ministerio de Educación ha aumentado de 661 a 14.706 millones de dólares, es decir, 22 veces. Pero la educación no ha mejorado. Si esa plata hubiera llegado a los pobres, podrían haber matriculado a sus hijos en los mejores colegios particulares y la enseñanza habría dado un salto, porque la particular es de nivel europeo. ¿Quién se quedó con la plata y lo impidió? Los políticos y su clientela. Más encima, han logrado que el Servel les financie sus campañas electorales y les devuelva más de mil pesos por cada voto que obtienen. Por eso ME-O, eterno candidato, gozó de $20 millones mensuales entre su primera y su segunda candidaturas, pues sacó un millón de votos y le pagaron más de mil millones de pesos.

"Salud, educación, pensiones". Veamos. El experto en salud Rafael Caviedes Dupra ha probado que si los billones que gasta el Ministerio en Fonasa fueran a manos de los trabajadores, todos podrían tener buen seguro de salud en isapres, sin listas de espera, en clínicas privadas y satisfechos de la atención, como lo prueban las encuestas. Pero quieren eliminar las isapres y llevar todos los fondos al Fonasa, donde hay largas listas de espera, huelgas y peor atención, pero la plata la reciben los políticos y sus clientelas electorales.

También dicen que la previsión de las AFP da pensiones insuficientes, pero si a los funcionarios públicos, que ganan 32 % más que en el sector privado (estudio CLAPES-UC hecho por el actual ministro Rodrigo Cerda), se les aplicara un impuesto de 10 % (o sea, de todos modos seguirían ganando más), se podría financiar pensiones mínimas no inferiores a $400 mil pesos mensuales a todos los pasivos, según cálculos no rebatidos de la economista Bettina Horst, de "Libertad y Desarrollo", en "El Mercurio".          .

En resumen ¿qué necesita Chile para terminar con el malestar?: (1) Bajar impuestos para crecer más. El Estado retiene 23 % de cada punto adicional de crecimiento y por eso también le conviene bajar las tasas, pues el mayjor crecimiento las compensa. (2) Dar la plata, a través de vouchers, a los pobres, y libertad de elegir, para que financien mejores colegios para sus hijos y también vouchers para isapres y libertad de elegir mejor atención de salud, sin listas de espera. (3) Gravar con 10 % los ingresos excesivos de los funcionarios públicos para financiar pensiones mínimas de $ 400 mil pesos mensuales. (4) Derrotar a la delincuencia y al terrorismo con las Fuerzas Armadas y Carabineros bien armados y pertrechados que tenemos y que para eso financiemos los contribuyentes. (5) Suprimir financiamiento público a entes de DD. HH. creados para velar por la impunidad del terrorismo y la subversión. 

Así volveremos a ser el primer país de América Latina en crecimiento, con paz interna y sin conflicto en la Araucanía, como el que entregó el presidente Augusto Pinochet a los civiles en 1990 y cuyos tres poderes públicos actuales personifican la decadencia: el peor titular del Ejecutivo desde Salvador Allende, el peor parlamentarismo de facto y, encima, de vocación circense; y un Poder Judicial prevaricador y desprestigiado por sus sentencias contrarias al derecho ancestral, a la verdad, a la Constitución y las leyes (ver cualquier encuesta para comprobar el juicio ciudadano acerca de esos tres poderes). 

Entonces vote el 21 para que se vayan todos y volvamos a tener un Estado decente.