miércoles, 1 de febrero de 2023

No Hay Mal Que Por Bien No Venga

En mi vida he perdido la mayoría de las discusiones sobre temas públicos, pero recuerdo una en particular: cuando era columnista de El Mercurio, hace muchos años, sostuve que debía decirse "no hay bien que por mal no venga". Pues cuando sucede algo malo y, sin embargo, de eso deriva algo bueno, hay un bien que viene gracias a un mal. Yo sostenía que el error de decir como reza el título nacía de la ampliamente reconocida dificultad nacional para pensar lógicamente. Pero descubrí que en el Quijote éste decía "no hay mal que por bien no venga", así es que desistí de culpar a mis compatriotas y de tratar de corregir un error 500 años.  

Ahora un mal (el proceso constituyente en que se ha embarcado el país, a raíz del "pacto de los peores", Piñera- Boric, también conocido como "Acuerdo por Chile") parece que generará un bien (la derrota electoral de Apruebo Dignidad y de Chile Vamos). La más reciente encuesta Pulso Ciudadano revela que el Partido de la Gente tiene el 9,4 % y el Partido Republicano el 8,2 % de adhesión, es decir, 17,6 % en conjunto. Ambos se oponen a una nueva Constitución y son mayoría en la oposición, pues la coalición de Piñera, Chile Vamos, tiene un 8,3 % de adhesión. En total la oposición tiene 25,9%. 

Por el lado del gobierno, Apruebo Dignidad, es decir, comunistas más Frente Amplio, tienen 14,1 % y el socialismo democrático un 7,4 %. En total 21,5 %, es decir, menos que la oposición. Eso es bueno.

La mayoría de la gente, el 52,6 % hasta completar el 100 %, vota "Ninguno", es decir, "que se vayan todos". Lo que no es de extrañar, porque todas las encuestas concuerdan en que los políticos y sus partidos son el sector peor evaluado de nuestra sociedad.

¿Cómo es posible que "los peores" manden? Es que tienen el poder. Si hubieran consultado al pueblo en un plebiscito de entrada, que habría sido lo correcto, se habría rechazado este proceso constituyente Pero es muy difícil poner de acuerdo a "los peores" en hacer lo correcto. Por eso se negaron. Pero el proceso generará dos votaciones este año: la elección de consejeros del 7 de mayo y el plebiscito de salida del 17 de diciembre. Y, según la encuesta Pulso Ciudadano, ambas las van a perder "los peores". Y eso será bueno. 

¿Cómo creen ustedes que va a votar la mayoría, si el gobierno de Boric, que tiene un 60 % de rechazo, según la última CADEM, apoya la opción "a favor""? "En contra", por supuesto. Con eso el pueblo les estará diciendo a quienes hoy mandan "que se vayan todos". Y se van a ir todos. Y Chile dejará de ser el país con más miedo, con 63 % de gente temerosa del crimen y la violencia, como publicó la revista londinense Ipsos y comenté días atrás. No hay mal que por bien no venga.


domingo, 29 de enero de 2023

Dictadura Judicial y Dolor

He escrito mucho sobre la prevaricación de los jueces chilenos. No sólo sigue impune, sino que se ha agravado, con su secuela de exacciones millonarias a costa del indefenso erario nacional. Ahora incluyo un "relato de vida" de un hijo de otra víctima de esa prevaricación, para que se aprecie el dolor que la corrupción judicial genera en la sociedad. Con razón Tocqueville escribió que "la dictadura de los jueces es la peor de todas, porque es la única que no tiene remedio". Vaya mi solidaridad para los militares que salvaron a Chile y por eso sufren la venganza de los jueces rojos. Y en  particular para el doctor Manfred Jürgensen, de la FACH condenado por cumplir con su deber, y su ejemplar familia. He aquí el testimonio de su hijo:


IMPOTENCIA DE NO PODER HACER NADA

 

Toda mi vida he visto a mi papá dedicado a servir a la medicina, a sus pacientes, al bien, al cuidado de las personas, guiarlas, ayudarlas en la parte médica, psicológica y humana. Fue premiado por el presidente del momento Salvador Allende, como el mejor médico de su generación y operó en su primer mandato al presidente Sebastián Piñera, fue profesor universitario y capacitó a múltiples médicos actuales.  Él es Manfred Jürgensen Caesar, médico de 79 años, mi PAPÁ.

 

Hoy día como familia estamos viviendo una situación que es inexplicable, invivible y muy difícil de contar con palabras, pero aquí vamos: todo se inicia hace 43 años, cuando mi papá se encontraba de turno y lo llevaron en una ambulancia a examinar a una persona que había sido detenida por orden del Ministerio del Interior. Mi papá lo examinó de un simple dolor de guata durante un periodo de 15 minutos, le recetó los medicamentos para su dolencia, se fue y nunca más tuvo contacto con él. Cuatro días después falleció por otras causas.

 

¿Cómo puede ser que realizar su vocación correctamente produce un cambio en el rumbo de la vida de mi papá y de toda nuestra familia? Esto es debido a que se inicia un proceso judicial en su contra injustamente La ministra en visita Gloria Ana Chevesich lo interrogó y no lo sometió a proceso, producto de que constató su inocencia. 

 

Fue en el gobierno de Sebastián Piñera, 31 años después de los hechos, donde su Ministro del Interior se querelló y se reabrió la causa, en la cual el Ministro en Visita Mario Carroza lo condenó como cómplice a 3 años y un día de presidio menor, aplicó una serie de atenuantes y lo benefició en definitiva con libertad vigilada y firma mensual. 

 

Posteriormente la Corte de Apelaciones ratifica la sentencia, manteniendo las mismas atenuantes y beneficios.

 

Es la Corte Suprema la que cambia radicalmente el análisis de los hechos, aumentando la condena a 8 años y un día de presidio efectivo. Sí, presidio, sindicándolo ahora como autor de homicidio calificado, sin tener derecho a defensa alguna. 

 

¿En Chile, creen que una persona tiene derecho a defenderse, a ser escuchado? Pues NO, los ministros y jueces que hoy han condenado a mi papá, nunca lo han visto, ni escuchado y lo han condenado por algo que él, NO ha hecho. 

 

Hoy a sus 79 años de vida, con un matrimonio de 54 años, 4 hijos, 11 nietos y una familia feliz construida a través del bien, del ejemplo y de valores, está siendo separada, separado de mi mamá, que padece de una enfermedad grave sin vuelta atrás sin poder acompañarla, ni dedicar su tiempo, sus conocimientos y su cariño a ella, ¿por algo que no ha cometido? ¿Esos son los derechos humanos? Todo esto vulnera la Convención Interamericana de Derechos Humanos de las Personas Mayores.

 

Hoy en nuestro Chile, un país donde el Presidente indulta a gente con un prontuario increíble; y el gobierno comete errores a diario, sin responsabilidad alguna y en cambio a una persona inocente, la declaran culpable de un crimen que no ha cometido, les pregunto: ¿quieren eso para sus hijos, para sus nietos, para su familia? 

 

Yo nunca pensé que esto nos podría pasar y aquí estoy, sentado delante de un computador, tratando de expresar mi angustia, dolor, impotencia. Sí, IMPOTENCIA de no tenerle una explicación lógica a mis hijos, de que su Opa, la persona más correcta que pueda existir para ellos y para todos aquellos que lo conocen, hoy está siendo condenado por un delito que no ha cometido. 

 

IMPOTENCIA de ver a mi mamá sufrir sin poder contar con el apoyo de su marido, pareja de toda la vida. 

 

IMPOTENCIA COMO FAMILIA de sufrir este dolor y NO PODER HACER NADA, NADA DE NADA.

 

Toda la vida les he dicho a mis hijos que hay que ir con el bien por delante, hacer lo correcto y lo que es justo, ¿cómo les explico toda esta aberración? Lamentablemente yo no puedo, no tengo las palabras y créanme que sé que nadie las tiene para hacernos entender esta INJUSTICIA.

 

Como familia hemos mantenido el silencio, buscando soluciones siempre por el lado correcto, pero todas las puertas nos han sido cerradas, sin ni siquiera escucharnos, sin ni siquiera leer toda la información que se ha entregado, NADA, ni hoy ni en todos los momentos anteriores, rechazando TODO, ¿por tener otra ideología, por pensar diferente que este gobierno?

 

¿Esto es JUSTICIA? porque la palabra claramente es INJUSTICIA, injusticia que tenemos en nuestro (querido) país CHILE.

 

Recurrimos a ustedes, familia y amigos, para que conozcan la realidad que estamos viviendo, el sufrimiento, impotencia, rabia, odio, para que el NADA cambie.

 

Ojalá que esto les llegue a las personas que condenaron injustamente a mi papá, a esos ministros que no lo conocen, que recapaciten del error que están cometiendo, que cumplan con lo que ellos juraron defender, dándole la oportunidad de escucharlo y poder defenderse, para así corregir el error que se está llevando a cabo.

 

Por favor, difundir este mensaje de clara INJUSTICIA y que llegue lejos, para no ser de las personas que nos quedamos calladas ante lo que estamos viviendo día a día en nuestro país.

Gregor Jürgensen Kroneberg

 


sábado, 28 de enero de 2023

Carta Abierta a Experto(a)

De mi consideración: Te metiste en un "forro": arreglar algo que funcionaba, antes del actual régimen de facto. Lo que hay que cambiar es este último, no la Constitución, sin perjuicio de reformarla para mejor.  

Bajo ella Chile pasó a ser el primer país de América Latina, tras haber sido el último en 1973. ¿Cómo lo logramos? Arreglando lo que funcionaba mal. Lo contrario de lo que te piden ahora. Pinochet entregó un país en que: (1) El terrorismo estaba derrotado, con 928 terroristas presos. (2) La Araucanía estaba contenta, sin conflictos, (3) El delito y sus autores eran castigados, no quienes lo combatían. (4) Entre 1985 y 1990 se había  bajado impuestos, crecido al doble, equilibrado el presupuesto, disminuido la deuda externa y reducido el desempleo a 5 %. Pero el trayecto previo había sido duro, implicado años de ajustes dolorosos, como echar al 30 % de la burocracia excesiva. Después vinieron los "años dorados". Pues "lo que el árbol tiene de florido/ vive de lo que tiene sepultado. (Bernárdez).

Hoy nos hemos "disparado en el pie" y vuelto a tropezar con la misma piedra: Chile ha elegido otro gobierno socialista-comunista y su economía está de nuevo decreciendo y ocupando el último lugar en América Latina . Hemos "quemado lo que ayer adoramos y adorado lo que ayer quemamos". Y los respñonsable, Boric y Piñera, ambos en busca de impunidad política, se han puesto de acuerdo en un contubernio y te han hecho parte del problema, no de la solución. ¿Alguna vez pensaste que ibas a trabajar con y para los comunistas?

Tu quehacer será inconstitucional y, por tanto, nulo. La Constitución vigente, y también la de 1925, advierten: "Ninguna magistratura, ninguna persona ni reunión de personas pueden atribuirse, ni aun a pretexto de circunstancias extraordinarias, otra autoridad o derechos que los que expresamente les hayan conferido la Constitución y las leyes. Todo acto en contravención a este artículo es nulo". En "El Mercurio" del 17.de enero el ministro del Tribunal Constitucional y profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Chile, José Ignacio Vásquez,  expresa; "Las normas constitucionales actuales no facultan a los poderes colegisladores para elaborar una nueva Constitución".

Al no haberse originado en un plebiscito de entrada, tu proceso constituyente es nulo. Pero, consciente de que estás siendo objeto de una fuerza mayor, no eres cómplice, sino víctima. Tú debes participar para defender el bien y contener el mal. Yo mismo votaré el 7 de mayo en calidad de víctima y no de cómplice, procurando minimizar el mal causado al país por un contubernio espurio..

Debes defender los principios de una sociedad libre, como la subsidiariedad del Estado, la familia, la libertad de las personas, su propiedad y libre iniciativa, creando salvaguardias contra la voracidad estatal.

Y tú, yo y todos debemos votar bien el 7 de mayo, por un candidato republicano, del único partido que ha defendido la Constitución y se ha opuesto a este proceso en que te has visto envuelto. Tenemos tres metas: que los republicanos superen a los partidos entreguistas de Piñera; que la suma de votos de derecha y centroderecha supere a los de izquierda; y que en el plebiscito final sea derrotado el proyecto inconstitucional y, por tanto, siga vigente la Constitución, que después modificaremos para mejor. 

No te desanimes por haber sido convocado a una actividad inconstitucional. No es de responsabilidad tuya. Pero prepárate para ayudarnos a reformar después que ella haya sido ratificada por enésima vez, votando "en contra" del nuevo engendro en el plebiscito de salida. Después buscaremos lo mejor en el futuro gobierno de derecha que regirá los destinos del país al término, anticipado o no, del caótico desgobierno actual.

Tranquilo, experto(a). Lo peor es lo que está sucediendo, Chile está perdido, pero lo vamos a recuperar..

martes, 24 de enero de 2023

Chile Ya Se Perdió

Las personas más ricas ya no viven acá. Una empresaria que surtía a señoras de ese nivel perdió su negocio porque todas sus clientas, salvo una, se fueron a vivir afuera. Éstas y sus familias "vienen" a Chile, pero ya no "viven" acá. 

Hoy El Mercurio (B4) informa que las "family offices" de los adinerados se llevarán este año el 67 % de su inversión al extranjero. Pero el 50 % de esas "family offices" se muestran "muy optimistas" con el nuevo proceso constituyente. Esa élite está muy perdida o se entregó. Evidentemente no le importa la desaparición de la previsión privada, de la salud privada, de la educación particular subvencionada ni los mayores impuestos a todo ni la dictadura judicial ni el estado general de antijuridicidad y temor ambiente, que se verán reforzados por la nueva Constitución que desde hace tantos años impulsa el comunismo, hoy respaldado por la élite.

Pero Chile "comenzó a perderse" hace mucho, cuando la familia, el núcleo fundamental de la sociedad, empezó a desaparecer. Hoy tres de cada cuatro chilenos nacen fuera del matrimonio y sin un hogar con padre y madre. De ahí salen la primera línea, los saqueadores, las encerronas y los que asaltan y apedrean vehículos y trenes desde pasos sobre nivel.

Chile también se perdió desde que cualquier extranjero pudo entrar al país sin control. Antes no sabíamos lo que eran los "sicarios", por ejemplo; ahora los sufrimos. Apareció el negocio "negro" pero "bueno" de trasladar a los que ingresan por fronteras abiertas y van al lugar del país que deseen (he visto los videos con colas de autos y colas de inmigrantes, con cero vigilancia fronteriza.)

Chile se perdió desde que se pudo ocupar impunemente un terreno o una propiedad ajenos sin que el dueño pudiera recuperarlos.

Chile también se perdió desde que la justicia persiguió más a policías y uniformados que a vándalos, saqueadores, delincuentes y terroristas. Éstos han quedado impunes y, si no, han sido indultados, indemnizados y hasta reciben pensiones de gracia. 

Chile se perdió cuando, por primera vez, un Presidente de la República se rindió ante los subversivos alzados. Antes éstos siempre habían sido combatidos con éxito en cada una de las decenas de rebeliones izquierdistas registradas por nuaestra historia. Y en particular entre 1973 y 1990.

Chile también se perdió hace dos décadas, cuando el Poder Judicial cayó en manos de la izquierda radical. Ésta ejerce una dictadura tal que recién ha llegado al extremo de condenar al diputado Johannes Kaiser por opinar en favor de la sentencia de un Consejo de Guerra dictada en 1974. Esa opinión se castiga como "discurso de odio". Hablar de la historia reciente puede ser delito en el país de hoy.

Ya una vez Chile se perdió en 1970, pero se salvó en 1973. De nuevo el 4 de septiembre último se salvó de perderse (esa vez sin vuelta) gracias al voto obligatorio. Hoy la única esperanza del país reside en el voto obligatorio del 7 de mayo próximo. Ojalá los políticos no cambien de nuevo ex post el texto de las disposiciones que permitan preservar la Constitución actual. Ya lo perpetraron después del 4 de septiembre pasado. Fue una falsificación memorable y de ribetes penales (léase el art. 193 N°3 del Código Penal) que, no obstante, ha permitido iniciar un nuevo proceso constitucional (mejor dicho "inconstitucional", pues carece del respaldo del poder constituyente originario.) 

En fin, si antes podíamos decir "¡Adiós América Latina!" porque parecíamos país del Primer Mundo, hoy podemos decir "¡Adiós Chile!" porque tal país ya se perdió.

viernes, 20 de enero de 2023

El País con Más Miedo del Mundo

En Las Últimas Noticias de hoy se da a conocer un estudio inglés de la firma Ipsos en 29 países, en que Chile aparece con la mayor proporción de la población (63%) teniendo miedo al crimen y la violencia. 

Nos sigue Israel, cuya situación es particular, y luego tres países con gobiernos de izquierda (Sudáfrica, Perú, México) y uno con exceso de inmigración descontrolada, igual que Chile, Suecia. Los países con menos temor y más seguros son cinco, que tienen gobiernos de derecha: Polonia, Hungría, Corea del Sur, Japón y Arabia Saudita. La receta está clara.

¿Qué necesitamos para aplicarla y dejar de tener tanto miedo? Obvio, un gobierno de derecha, como el que asumió, a pedido de la mayoría civil, en 1973. Pero se dice que, en virtud de la "doctrina Schneider", las fuerzas armadas no pueden volver a tomar el poder. Veamos lo que sostiene esa doctrina tan generalmente aceptada y que fuera concebida en una reunión de generales del Ejército del 23 de julio de 1970, presidida por el comandante en jefe, general René Schneider Chereau y con asistencia de dos generales que posteriormente le sucederían en el cargo, Carlos Prats González y Augusto Pinochet Ugarte. 

En su versión más divulgada, ella dice: “Hacer uso de las armas para asignarse una opción implica una traición al país”. Ésa es la parte más citada, pero luego también añade: “La única limitación de este pensamiento legalista está en que los poderes del Estado abandonen su propia posición legal. En tal caso, las Fuerzas Armadas, que se deben a la nación –que es lo permanente— más que al Estado –que es lo temporal-- quedan en libertad para resolver una situación absolutamente anormal y que sale de los marcos jurídicos en que se sustenta la conducción del país”. El historiador Gonzalo Vial analizó el tema en La Segunda del 27 de julio de 2000 e hizo las citas anteriores.


      ¿Han abandonado los poderes del Estado su propia posición legal? El senador Jaime Quintana (PPD) ha dicho que desde el 18 de octubre de 2019 vivimos bajo un "parlamentarismo de facto". Esto es lo opuesto a una situación legal, de iure. Luego, el Congreso abandonó su posición legal.

    El profesor de Derecho Constitucional y ministro del Tribunal Constitucional, José Ignacio Vásquez, ha escrito en El Mercurio del martes 17: "Las normas constitucionales actuales no facultan a los poderes colegisladores para elaborar una nueva Constitución". Esto se puede comprobar fácilmente leyendo la normativa vigente. Sin embargo los partidos de gobierno y oposición, que suscribieron el "Acuerdo por Chile", se han puesto a hacer lo que no les está permitido por la Constitución ni las leyes. Luego, el Ejecutivo y la mayoría del Legislativo "han abandonado su posición legal". Y el Poder Judicial hace muchos años que lo ha hecho. Analícese cualquier expediente contra militares (r) y saltará a la vista. Se castiga con más severidad a los policías que a los delincuentes, que además son indultados..

     TODOS los poderes del Estado han abandonado, a estas alturas, su posición legal. Y la consecuencia es que somos el país con más miedo en el mundo, porque no rigen las leyes, sino que manda el delito. Mucha gente no se atreve a salir a la calle. Y también tiene miedo dentro de su casa. 

        El principal problema de Chile está a la vista y no puede esperar, porque "el miedo es cosa viva". La solución también está a la vista. Es de sentido común que tarde o temprano la mayoría civil del país la va a volver a reclamar, como ya lo hiciera una vez a través de sus representantes en la Cámara el 22 de agosto de 1973.

lunes, 16 de enero de 2023

Mitómanos

Se van a cumplir 50 años del 11. Hace diez, para el 40° aniversario, escribí un libro, "Ni Verdad Ni Reconciliación". Lo releo y concluyo que todo está peor: hoy hay menos verdad y hay rendición, en vez de reconciliación. En 2013 teníamos un presidente pasado al enemigo; hoy nos preside el enemigo mismo. Se miente más sobre el pasado. Hay el doble de PPM (Presos Políticos Militares). Los jueces condenan faltando a la verdad y a la ley más que antes. En aquel libro yo recordaba a Bob Haldeman, un norteamericano residente. Decía que los chilenos, cuando estábamos a punto de ser desarrollados, nos pegábamos un balazo en el pie. Hoy además del balazo estamos "deconstruyendo" el país. Vamos para atrás.

En efecto, se impone el falso mito de que las AFP "se quedan con la plata". La reforma previsional ("NO+AFP") suprimirá la actual "inyección a la vena" del mercado de capitales y del crecimiento. Es inminente el manotazo del Estado. El ex ministro socialista Osvaldo Andrade ya se soba las manos, en un video reciente, aprontándose a manejar esos "200  mil millones de dólares". Parecía hacérsele agua la boca. Por eso los cotizantes quieren retirar sus fondos antes de que se los roben. Socialistas y comunistas que antes azuzaban los retiros ahora se oponen. Ni tontos. Saben que es platita para ellos. 

A eso se suma la reforma tributaria destructora de los altos patrimonios. "No + Superricos". Los hará perder uno por ciento al año, según leí en un artículo de La Tercera de Rodrigo Pérez Mackenna, gerente del holding del hombre más rico de Chile. Yo he graficado esa situación diciendo que si a un hijo o nieto que nace hoy, usted lo dotara con diez millones de dólares para que viva tranquilo, dado su actual umbral de existencia de cien años, podrá tener la certeza de que al morir, aunque haya ahorrado todo, no le quedará nada. 

Y, en fin, agoniza el seguro privado de salud de tres millones de chilenos de medianos y altos ingresos (entre ellos todos los políticos). Buen servicio y sin listas de espera. La justicia roja dijo: "No + isapres". Ya dejaron a la educación particular "sin patines". Ahora le toca a la salud. 

Todo para eliminar  la "desigualdad". Otro mito. Ignacio Briones en La Tercera del 05.11.22 ha probado que el modelo "neoliberal" en Chile genera una distribución del ingreso más igualitaria que las de Dinamarca, España y Francia antes de impuestos. Acá es el Estado, con sus sueldos 50 % más altos que los de mercado, el que genera desigualdad. ¡Los igualitaristas son los culpables de la desigualdad!

Un último reciente mito es el "proceso constituyente". El 4 de septiembre un 62 % dio por terminado el único "proceso" que había, rechazó su propuesta y mantuvo la Constitución. Pero la centroderecha entreguista decidió perder el plebiscito y proclamar, sin ninguna base, que todavía había un proceso constituyente en curso. La izquierda, feliz. Ocho personas de gobierno y del entreguismo (es decir, representantes de Boric y Piñera) decidieron cómo llevar a cabo el nuevo engendro, sin plebiscito de entrada (temían perderlo). Hoy nos encontramos con espectáculos tan insólitos como Marisela Santibáñez, ("¡bien muerto está el perro!") agradeciendo a Diego Schalper su disposición a derogar el Estado subsidiario que tanto irrita al comunismo, mientras Gonzalo de la Carrera filma la escena con su celular. Esto suscita el repudio de la corriente de opinión dominante. En el país de los mitos es mal mirado propalar la verdad.

viernes, 13 de enero de 2023

La Receta de Pinochet

Sus trece indultos han hecho caer la popularidad de Boric como ninguna otra cosa. Ya lo rechaza el 70 % de la gente, según la encuesta CADEM. 

Sus partidarios están divididos. El PPD se niega a pactar con Apruebo Dignidad en la eventual elección de consejeros del nuevo "proceso constituyente". Piensan que el perjuicio electoral de no pactar es menor que el de aparecer más cercanos al gobierno.

En el lado opositor sucede algo semejante: el Partido Republicano ha anunciado que no pactará con ChileVamos por haber esta alianza firmado el "Acuerdo por Chile" con el Partido Comunista. Tienen más presente el asesinato del fundador de la UDI que la propia UDI. Y también valorizan electoralmente más distanciarse del "Acuerdo por Chile" con Boric que la ventaja de ir en pacto.

Como yo, a diferencia de la mayoría, conozco la historia reciente y valorizo más la verdad y los principios, me cuesta entender por qué, si Aylwin indultó a 928 terroristas y delincuentes de izquierda en 1990, le acaban de levantar una estatua de homenaje frente a La Moneda, mientras a Boric, que ha indultado sólo a 13, lo condenan a un 70 % de repudio. Así es "el pueblo": condenó a Cristo y liberó a Barrabás. 

"No digas eso", me dicen, "no es conveniente. La comparación con Aylwin le puede servir a Boric". Por el mismo motivo me pedían votar "Rechazo" sin mencionar a Pinochet. "Por favor, ustedes escóndanse o vamos a perder", nos decían.  

Pero toda esta gente tan "políticamente correcta" ahora "se encuentra en un berenjenal", porque corre el riesgo de que el electorado, debido a la impopularidad de Boric, y siguiendo la "ley del péndulo", elija precisamente a los más opuestos a él como Consejeros Constitucionales y, por tanto, quede un número suficiente de personas opuestas a una nueva Constitución y se frustre de nuevo el empeño por cambiar la actual.  

Eso sería algo muy conveniente para el país, porque desaparecería uno entre muchos motivos de incertidumbre que generan la crisis actual. Ésta nos tiene con la mayor caída del producto este año en América Latina, con un mercado de capitales condenado a muerte por la reforma previsional, que estatizará el sistema privado donde se sustenta aquel mercado; y con la quiebra del sistema privado de seguro de salud, provocada por fallos de la dictadura judicial de izquierda, lo que acentuará el caos en el sistema público; y, en fin, con la fuga de capitales adicional a la ya registrada, derivada de la reforma tributaria que castigará a los altos patrimonios. Éstos financian el 80 % de la inversión y buscarán, todavía en mayor medida de lo ya hecho, otros destinos donde se les ofrezca un mejor trato.

Boric arruina a Chile, pero la gente considera más grave que conceda 13 indultos. ¡Oh, la gente! Le levanta una estatua al que concedió 928 indultos. Y no se da cuenta (al contrario, repudia) la receta de Pinochet para tener un país tranquilo, como el que legó a los civiles: 928 terroristas y delincuentes presos.