sábado, 20 de enero de 2018

La Sospecha de Romer


El economista jefe del Banco Mundial no es un cualquiera y más de una vez ha sido mencionado como candidato al Premio Nobel de Economía. Revisando las cifras del Índice de Competitividad “Doing Business” de su institución, descubrió que bajo el gobierno de Sebastián Piñera Chile había subido del lugar 43 en 2011 al lugar 34 en 2014 y luego, en el gobierno de Bachelet II, bajado abruptamente hasta caer al 57 en 2017.

Lo encontró raro e hizo los cálculos por su cuenta, los que arrojaron que en 2014 en realidad Chile no había sido el 34°, sino el 46°. Es decir, la competitividad había caído durante el gobierno de Piñera, partiendo Chile del lugar 43 en 2011 y terminando en el 46 en 2014 (“La Tercera”, 17.01.18, p. 30).

Esto último es lo que yo he sostenido en mi blog, fundado en una publicación del Índice de Competitividad Mundial aparecida en “El Mercurio” del 29.09.16, donde se informaba que Piñera recibió al país en el lugar 30 y lo devolvió en el lugar 34. Es decir, el país perdió competitividad bajo su gobierno.

          Pero además Romer descubrió que, según sus cálculos, Chile había caído, después del gobierno de Piñera y ya en el de Bachelet II, menos que lo publicado por el Banco Mundial, al lugar 48 en 2017 y no al 57, como decía esa institución.

          Entonces sospechó: si al gobierno de Piñera lo habían elevado indebidamente del lugar 43 al 34, cuando realmente había caído al 46; y si a su sucesora, Michelle Bachelet, la habían bajado al lugar 57, cuando debería haber estado en el 48, podía haber una “trampita” con fines electorales, dado que había elección presidencial, y así lo expresó en una entrevista al “Wall Street Journal”. El aspirante a Premio Nobel seguramente se dijo: “Si lo pusieron 34° cuando debía ser 46° y después, con otro gobierno, lo pusieron 57° cuando debía estar 48°, aquí hay ‘mano mora’ para favorecer al anterior gobierno y perjudicar al actual”.

          Lo malo fue que lo dijo públicamente.

          Y la CEO (Presidenta) del Banco Mundial, Kristalina Georgieva, entonces llamó al Ministro de Hacienda de Chile, Nicolás Eyzaguirre y “le pidió disculpas por habernos hecho objeto de una controversia internacional que no buscábamos”.

          En Chile, país donde la mayoría no entiende lo que lee, Romer ha sido convertido en un hazmerreír, en el “hombre que recibe las  bofetadas” y todos preguntan cuándo lo van a echar del Banco Mundial.

          Pero yo creo que a los que van a echar es a los que subieron a Chile al lugar 34 en 2014, cuando debía estar 46, y lo bajaron al 57 cuando debía estar 48 en 2017.

          Lo que tal vez nunca se sepa es por qué lo hicieron o si simplemente se equivocaron sin ningún incentivo que los indujera a calcular mal.

17 comentarios:

  1. Uno nunca deja de sorprenderse con la actual mala política chilena, especialmente cuando es manejada por intereses económicos personales de los actuales políticos de la ex concertación, ex nueva mayoría y todos quienes apoyan lo siniestro en la centro no se si estará bien decirlo, "centro derecha" de Piñera. Como siempre metido en problemas Piñericosisticos, pero el caballero de pelo cano, sabe muy bien como safarse, aun cuando tenga que sacrificar gente de su confianza, siempre y cuando a él no se le toque. Tenemos que seguir avanzando para tener un gobierno de la derecha que una a todas las personas que quieren un país de libertad y de valores.
    Interesante para tener en cuenta en la historia de Chile, gracias Hermógenes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Consigue una buena silla porque la espera sera larga

      Eliminar
  2. Hermo si te encuentro toda la razon cuando veo las brutalidades que suceden en Venezuela y la izquierda calla. Cuando Bachelet va a Cuba y no dice nada de los DDHH. Ahi te encuentro razon total. Una verguenza.

    Cuando la justicia pacta con Moreira a pagar $35 palos y no ir a jucio es igual de vergonsozo.
    Que opinas del arreglo de Moreira?


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que si hubiera tenido a quién echarle la culpa, como tuvo Piñera, tal vez le habría salido más barato.

      Eliminar
    2. Si extranjero. Igual de vergonzosa una piojenta multa, que los crímenes infames de dos estados asesinos. Diempre tratando de llevar agüita a tu mugriento molino.

      Eliminar
    3. ¿y que opinas de SQM, donde muchos de tus "lideres" tambien salieron pillados pero ninguno ha sido perseguido judicialmente?

      Me vas a salir con Rossi y Pizarro pero la lista es mucho más que esos dos corruptos.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

  5. Esto es un plato de tallarines en el que cualquiera puede ser el malo de la película.

    O todos.

    No creo nada de lo que predica la izquierda —el VIH de la democracia y el opio del pueblo— porque la izquierda me enseñó a no confiar en ella desde niño durante la UP. Dentro de esa izquierda están sus organismos siendo la ONU su máximo exponente junto a sus negocios dependientes contenidos en su maraña burocrática. Uno de ellos es el IPCC, órgano político no científico que ha logrado, con rotundo éxito, convencer al planeta que la luz de la Luna en la noche nos calienta más que la radiación solar en el día con su teoría disparatada sobre gases de efecto invernadero.

    Otro más es el Banco Mundial, órgano dependiente del Consejo Económico y Social —ECOSOC— de la ONU, el que no solamente ha cambiado los datos de “Doing Business” que afectan o benefician —según por dónde se le quiera ver— a Chile, sino que también otros datos mucho más importantes.

    Me refiero al PIB de los países, información pública cuyas bases de datos se pueden bajar de Internet.

    En mis análisis del impacto económico de las medidas de mitigación y de adaptación al cambio climático de varios países desarrollados y de Chile (todas han sido un desastre para sus economías sin que el clima haya cambiado en ninguna dirección, así como tampoco las emisiones de CO2), frecuentemente he recurrido a esa fuente para obtener información diversa, siendo el PIB una de ellas.

    Así, para uno de los países más afectados económicamente por esas medidas (que se llevan aplicando desde hace una a dos décadas, mucho antes de la firma del Acuerdo de París) es Dinamarca, líder mundial en energías verdes, limpias, puras, renovables, sostenibles y sustentables, y que tiene la mayor densidad mundial de tecnologías del siglo XIII (molinillos de viento con más de uno por cada Km2). Ese país también goza de tener la energía eléctrica más cara e inestable del mundo.

    El Banco Mundial, entre los años 2016 y 2017, manipuló los datos del PIB de Dinamarca y de otros países los que fueron severamente alterados “aumentando” su crecimiento con técnicas o “revisiones” brujas no reveladas y por algún desconocido motivo para hacerlo parecer como un país mucho más próspero y pujante de lo que realmente es.

    Así es como, entre los años 2009 y 2015, en promedio el índice de crecimiento del PIB de ese país fue aumentado en 137.7% (con un peak de 550% el año 2013 y en dónde ese índice fue “revisado” desde un -0.2% a un +0.9%), seguido por EEUU (5.1%), Australia (3.1%), Alemania (2.7) y R.U. (1.1%).

    ¿Se puede creer, entonces, en un ejecutivo de ese mismo Banco Mundial además candidato al Nobel?

    En mi caso, doblemente no, pues un requisito mínimo para obtener el premio Nobel es el de ser de izquierda, ojalá extremo (tal vez con la honrosa excepción del de Física).

    Es por ello que, además de ser gestores y promotores de un fraude global, tampoco confío en los dos galardonados con ese premio: en el ex Presidente del IPCC Ragendra Pachauri (acusado de múltiples acosos sexuales) y en Al Gore.

    Esa es la calaña de gente que gana el Nobel. Sólo falta por entregárselo a Leonardo di Caprio a quien ya le regalaron un Óscar por un bodrio de película que nadie recuerda siquiera como se llama.

    En fin, nunca sabremos si todo esto fue una Piñericosa más o, como dice una de mis hijas, una Piñería más.

    Lo que sí sabemos con certeza es que Chile se vino abajo en competitividad en los últimos dos gobiernos.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es y ojalá Piñera pare su weveo y rompa huevos desde el comienzo, partiendo por la liposucción al estado

      Eliminar
  6. Estimado Don Hermógenes, una vez más un excelente y documentado análisis sobre el incidente del índice de competitividad calculado por el BM. Sin duda existe la duda razonable, para pensar que éste, se haya hecho maliciosamente con fines electoreros. Pero es innegable también que es ajustado a las expectativas económicas del Gobierno de MB, puesto que esta hizo todo lo posible para sacarle los patines al país, plan que realizó con la perfección que solo saben hacerlo los mandatarios marxistas. De tal manera que las cifras posiblemente mañosas o no, reflejan lo que todos los que algo sepan, debían esperar en un país que realiza una reforma tributaria desastrosa para la empresa, incentiva y promueve la violencia en la Araucanía, critica y culpa de todos los problemas a los empresarios, los persigue todo lo que puede y crea un clima de incertidumbre que finalmente desploma la inversión y detiene el crecimiento , abriendo las esperanzas a los sectores más extremistas de la izquierda, a continuar con su legado perverso. Que dicho sea de paso, estuvieron muy cerca de conseguirlo. Sin ningún cálculo técnico, es difícil deducir, que en esas condiciones, un país pueda tener buenos índices como los medidos por el “Doing Business”. Se ha visto hasta este inmediato momento, que la inversión aumenta, se vigoriza la bolsa , aumentan por consiguientes los fondos de pensiones, -tan bien administrados por el sistema de AFP- y mejoran las expectativas de crecimiento . Sea esto bien fundado o no –no me refiero el supuesto arreglo del cálculo de competitividad- sinó a la posibilidad real que el gobierno de Piñera cumpla con lo prometido en materia económica, lo positivo es que, este es un país muy distinto al que teníamos antes del triunfo de Chile vamos. Dios quiera que las esperanzas en esta materia como en otras, de justicia y valóricas se hagan realidad.

    ResponderEliminar
  7. Sobre lo dicho por Romer.

    Chile estaba en el lugar 34 gracias a un método estadistico aplicado por décadas y no fue objetado por los zurdocarroñas. despues en el 57 aplicando el mismo método.

    Pero resultó ser que los zurdocarroñas perdieron las elecciones y comenzó una campaña 24/7 para evadir responsabilidades, victimizarse y culpar a quien sea de la derrota. Es la "democommie recipe" para no asumir que perdieron bajo las mismas reglas.

    Lo del BM y muchas cosas mas con las que van a aparecer, solo obedecen al plan manipulador emotivo del zurderio carroñero, encerrados en sus bunkeres mentales, incapaces de reconocer una realidad plausible: PERDIERON, LA GENTE SE CANSÓ DE LAS MISMAS PROMESAS INCUMPLIDAS POR CASI 3 DECADAS.

    Dejen que los adultos seamos los que administremos la casa. Los pendejos, para sus sotanos a llorar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un análisis muy básico y algo más estúpido.

      Eliminar
    2. tu comentario habla mas de ti que de mi.

      Eliminar
  8. Comentaristas lateros, síntesis se llama la cuestión.

    ResponderEliminar
  9. Que tanta alharaca con esos números que a la vista rápida del ignorante son iguales. No veo ninguna ventaja para nadie ¿o me equivoco?

    ResponderEliminar