viernes, 9 de diciembre de 2022

Élite de Ida y Excomunismo de Vuelta

Cuando Javiera Parada era comunista, bajo el primer gobierno de Bachelet, era casi la única que promovía una nueva Constitución. La Carta restringe al Estado y, naturalmente, los comunistas querían y quieren casi todo para el Estado, porque lo manejan ellos. Pero Javiera es habilosa y con el tiempo aprendió. Hoy viene de vuelta y está en Evópoli, es decir, un lugar en el centro (entender un poco). Lo notable es que su tránsito político es el inverso al de las élites supuestamente de derecha, que se han volcado en apoyo al jurídicamente inexistente "proceso constituyente", dirigido a cumplir la máxima aspiración comunista de derogar el Estado subsidiario.

Hace más de una década Javiera promovía la idea de escribir "AC" ("Asamblea Constituyente") en los votos, pues casi nadie --comenzando por la mayoría popular, lo que se extiende hasta hoy-- tenía interés en una nueva Constitución (ver encuesta CEP de 2022, en que ese tema no está ni siquiera entre los 18 de las preocupaciones mencionadas por la gente.) 

Un misterio que no espero ver aclarado en vida es por qué nuestra élite, es decir, el conjunto de la Confederación de la Producción y del Comercio, la Sociedad de Fomento Fabril, El Mercurio, La Tercera, el Canal 13 (cuyo dueño es, probablemente, el hombre más rico de Chile, Andrónico Luksic Craig); RN y la UDI apoyan el mayor anhelo comunista. Mientras Javiera viene de vuelta la élite en masa va de ida. Y no sólo Javiera viene de vuelta: el más lúcido detractor del (jurídicamente inexistente) "proceso constituyente" es un excomunista, el escritor e intelectual Sergio Muñoz Riveros. Él ya ha completado el trayecto, todavía no íntegramente recorrido, de Javiera Parada hacia la lucidez de la que inexplicablemente huyen las élites. "Júpiter ciega a quienes quiere perder". 

miércoles, 7 de diciembre de 2022

Desconcierto

He tratado de explicarme por qué personas e instituciones de centroderecha --v. gr. RN, UDI, El Mercurio, La Tercera, Canal 13-- pueden estar en la postura de que se necesita una nueva Constitución. No he encontrado la razón. Recuerdo a Juan Carlos Jobet, un tipo aparentemente serio, ministro de Energía de Piñera, diciendo que votaba por una nueva Constitución debido a la "falta de legitimidad" de la actual. ¿Puede alguien serio tener tal grado de desinformación en un tema cívico fundamental? Puede haber distintas opiniones, pero no distintos datos. "Dato mata relato". Pero en Chile, parece, "relato (consigna) mata dato". Hoy he visto a María José Hoffmann, diputada UDI, otra persona seria, decir algo parecido a Jobet: "tenemos una buena Constitución, pero carece de legitimidad". Compró una consigna.

He escrito varias veces en este blog que la Constitución más apoyada, ratificada popularmente y legitimada de la historia de Chile es la actual. Fue aprobada por el 67 % de los votos en el plebiscito de 1980, donde hubo una concurrencia del 56 % de la población a votar. De esos sufragantes el 67 % votó Sí a la Constitución. El historiador Gonzalo Vial, adverso a Pinochet en general (si bien en sus últimos años recapacitó) escribió sobre ese plebiscito en "Pinochet la Biografía", tomo II, p. 423: "...la holgada y libre victoria del Sí, como verdad general, sólo podía negarse por obcecación".

Después la misma Constitución fue reformada tras un acuerdo cívico-militar o gobierno-Concertación en 1989 y ratificada por un plebiscito donde votó el 85 % de los inscritos, de los cuales el 91,25 % dijo "Sí". Finalmente fue reformada en 2005 tras acuerdo Concertación - Alianza, el cual esa vez hizo innecesario un plebiscito. Resultó tan respaldada que el presidente de la República promotor de las reformas, Ricardo Lagos, decidió sustituir con la suya la firma de Pinochet en el texto (y la firmaron también todos sus ministros). ¡Todos querían ser coautores!

De ahí que nunca haya habido en Chile una Constitución más popularmente legitimada, ratificada y consagrada. ¿Cómo pueden decir Jobet, Hoffmann, RN, UDI, El Mercurio, La Tercera, Canal 13 y un largo etcétera de personas e instituciones que carece de legitimidad?

Si ésa es la base principal para intentar otro "proceso constituyente", resulta claro que el mismo no se justifica. Por eso quienes procuramos abordar el debate con razones y sin consignas estamos desconcertados. Yo pienso que esos 4 millones 200 mil electores, previamente abstencionistas, que acudieron a votar bajo la amenaza de una alta multa el 4 de septiembre, "dando vuelta" el plebiscito de entrada y configurando un 62 % que dio prueba de sentido común, probablemente van a volver a rechazar si se les convoca otra vez. Sobre todo si se hace con el argumento de una inexistente "ilegitimidad" del texto actual.

sábado, 3 de diciembre de 2022

Los Ocho Aylwines

"El Mercurio" comete hoy ocho errores en su editorial titulado "Patricio Aylwin y la Transición". Si lo sometiera a "El Polígrafo", no pasaría. Primer error: decir "la Transición" en el título, pues Aylwin gobernó después de la transición, que terminó el 11 de marzo de 1990 cuando dejaron de regir los artículos transitorios de la Constitución y rigieron los permanentes, hasta hoy. Luego repitió el error en el texto, cuando dice: "encabezó la transición democrática" que no existió. Y erró al decir que "su misión de unir al país la cumplió ampliamente", pues no unió sino dividió, al sentar a los militares en el banquillo de los acusados, pidiendo perdón a comunistas y socialistas a quienes aquéllos impidieron tomar el poder por la armas. Y Aylwin hasta lloró de pena por los guerrilleros UP, siendo que Frei declaró a ésta, la UP, como "la única culpable de todo" (carta a Mariano Rumor). 

Luego el editorial de nuevo erró al decir que Aylwin "encabezó la reconciliación", cuando lo que hizo fue desatar el odio contra los salvadores de Chile, mediante la ilícita Comisión Rettig. Y también al añadir que "no hubo sector que se marginara de restituir la vida democrática", cuando el terrorismo de izquierda se excluyó y siguió impertérrito, desde luego asesinando en 1991 al senador Jaime Guzmán. Después el artículo repite el error de resaltar la reconciliación inexistente y añade otro, al atribuirle a Aylwin un "desarrollo inédito", cuando no era inédito, pues Pinochet le había entregado el país creciendo al 10 % anual, tras años en que lo inédito había sido equilibrar el presupuesto junto con bajar los impuestos. Un séptimo error es interpretar la frase aylwiniana "en la medida de lo posible", cuando lo que él había hecho había sido contravenir la ley en una medida jurídicamente vedada e imposible, oficiando a la Corte Suprema para que no aplicara la amnistía, una ley vigente y que reconocía como vigente, a militares en los términos en que procedía aplicarla. Finalmente un octavo error es afirmar que "su monumento constituye una manifestación del consenso generalizado respecto del valor de su obra", pues no hubo ni hay tal consenso. No concurren a él ni los comunistas malagradecidos, que no asistieron a la ceremonia, ni los militares perseguidos ni la derecha leal a éstos.

Luis Felipe Moncada se pregunta acertadamente en whatsapp a cuál de los siete Aylwines se le levantó el monumento. La respuesta es que, en realidad, fue a ocho: (1) Al que gatilló el golpe al avisar, a través del hijo DC veinteañero del general Arellano, a éste, cabeza del grupo de "los quince" que preparaban el golpe, que no habría más diálogo con Allende; (2) Al que en los 90 pidió perdón a la guerrilla, con lágrimas en los ojos, por habérsele impedido tomar el poder por las armas; (3) Al que en octubre de 1973, cuando se producía el 57 % de todas las muertes de 1973-1990, se negó a condenar a los militares; (4) Al que 20 años después los sentó en el banquillo de los acusados por derrotar a la guerrilla; (5) Al que dijo que los militares habían salvado a Chile "de la guerra civil y de una tiranía comunista"; (6) Al que 20 años después negó haberlo dicho, atribuyéndolo al "Libro Blanco ése";  (7) Al que prometió en 1989 no indultar a los autores de hechos de sangre; (8) Al que poco después los indultó.

¡Un monumento a don Patricio y a todos los que fueron y son como él! ¡Ustedes fueron y son tan chilenos!

jueves, 1 de diciembre de 2022

Injusticias de la Vida

A fines de 1956 Patricio Aylwin me tomaba examen de Derecho Administrativo y yo contestaba lo que me soplaba un buen alumno desde la primera fila. Aprobé con tres blancas. Después le tocó a éste y Aylwin "lo estrujó", sin que yo pudiera devolverle la mano por no saber, y "lo rajó" con dos negras. Injusticias de la vida.

Ayer le levantaron una estatua a Aylwin y se recordó su condena a los militares, porque formó en 1990 una comisión para acusarlos por "violaciones a los DD. HH.", en circunstancias que en 1973, cuando tuvo lugar el 57 % de todas las muertes de 1973 a 1990, se negaba a condenarlos --decía-- "desde detrás de un escritorio... porque están recibiendo el fuego... y han derrotado a milicias armadas muy fuertemente equipadas y que constituían un verdadero ejército paralelo, para dar un golpe y asumir por la violencia la totalidad del poder. En esas circunstancias pensamos que la acción de las FF. AA. simplemente se anticipó a ese riesgo para salvar al país de caer en una guerra civil o en una tiranía comunista". Veinte años después negaba haberlo dicho, afirmando que lo había "inventado el Libro Blanco ese... del gobierno militar". Y llenó de plata a la guerrilla comunista. Lo malo fue que había quedado en video. Por eso ningún comunista asistió a lo de la estatua. Pero si Allende tiene una, habiendo arruinado y relegado al país al último lugar de América Latina, bien Aylwin, que sólo "se dio vuelta la chaqueta",  puede tener otra. Lo malo es que Pinochet, que nos salvó del comunismo y nos dejó a la cabeza de América Latina, no tiene ninguna. Injusticias de la vida.

Y estaba ahí Lagos, proclamado como "gran repúblico", pero que también prometió "completar el legado de Allende" y apoya ahora "la Constitución de Boric". Éste va a "cumplir" el legado: el próximo año Chile volverá a quedar donde lo dejó Allende, en el último lugar del hemisferio y decreciendo. Para colmo, Boric expresó que su grupo (Jackson, Vallejo, Cariola y dejando implícito que también él) alguna vez tendrán estatuas. Por destruir otra vez el país. Ya todo puede suceder. Injusticias de la vida. Así somos. Qué le vamos a hacer.   

lunes, 28 de noviembre de 2022

Un Gritito de Horror

Casi me parecía en algún momento ser hoy el único partidario de mantener la Constitución, pues hasta Sergio Muñoz Riveros, que había opinado eso, en su último aporte a El Mercurio pareció ceder terreno y apoyar el "proceso constituyente", es decir, "la última locura de Mel Brooks" abrazada por el tout-monde. Pero ayer Axel Kaiser en Las Últimas Noticias rescató también el sentido común y opinó que es preferible mantener la Carta actual.

Recordé otra época en que también me sentí igual de solo, hace 18 años, cuando el CJE general Juan Emilio Cheyre hizo su famosa declaración culpando al Ejército "de todos los hechos punibles y moralmente reprochables del pasado". Yo solía escribir la Semana Política y allí acusé a Cheyre de "tibieza" en la defensa de sus camaradas y sobre todo de los "caídos tras las líneas enemigas" ("mis camaradas y las víctimas", decía él). A raíz de eso el general mandó una severa réplica al diario preguntándole si promovía un golpe militar o algo así. El diario, contra mi opinión, no quiso duplicarle y absorbió el castigo. Entonces Cheyre seguramente pensó que no debía dejar las cosas ahí y convidó a la plana periodística mayor a un almuerzo para sanar heridas, en el Club Militar de Lo Curro, donde expuso largamente. Su autosatisfacción ya no le cabía en el asiento y, paseándose por la sala, describía las ventajas de este "nuevo Ejército" que había confesado todos sus pecados y ahora podía ir al centro de uniforme sin que los comunistas lo insultaran. La periodista Paula Escobar le lanzaba un elogioso maní tras otro y él a su turno contestaba complacido tras devolverle a su vez un dulce diciendo "¡qué buena pregunta!"

Entonces yo aproveché un breve silencio para intervenir: "General, quiero agradecer al Ejército a través de su persona por haber salvado a Chile de convertirse en un satélite soviético en 1973." Se produjo un pesado silencio de espanto y estupefacción, sólo interrumpido por un grito de horror de Blanca Arthur, periodista de nuestro lado pero no por eso menos espantada. Sin embargo Cheyre sonrió, dijo "sí, sí, sí" y "salió jugando" muy canchero y añadiendo cosas intrascendentes, para finalmente tirar la pelota al córner. 

Juan Pablo Illanes, de derecha sólida también y entonces director responsable del diario, cuando nos paramos de la mesa me dijo, sonriéndose: "Muy bueno tu agradecimiento al Ejército, Hermógenes".

He recordado todo eso hoy, cuando estoy también aparentemente aislado y, sin embargo, con el apoyo de 4 millones 200 mil sujetos que salieron de la nada el 4 de septiembre para resolver, junto a otros 3 millones 600 mil que ya había antes, imponer el art. 142 de la Carta, que dice: "Continuará vigente la actual Constitución". 

Lo cual es bastante claro y, gozando de un 62 % de apoyo mayoritario, no deja de ser, creo yo.

viernes, 25 de noviembre de 2022

No Traicionen a los Camioneros

Han traicionado a la verdad, a Pinochet, a la historia, a los militares(r), a la Constitución, a los de una sola línea, a los agricultores y habitantes del sur, a los contribuyentes y ahora ¿van a traicionar también a los camioneros?

Éstos piden sólo algo a lo cual todos los chilenos tenemos derecho: trabajar sin ser agredidos o muertos por delincuentes y terroristas. Si un gobernante no es capaz de garantizarlo, quiere decir que carece de un atributo básico, la capacidad de mantener el orden público. Debe irse o ser destituido..

En 1972 los camioneros fueron los primeros que se levantaron contra el anterior régimen marxista. El dictador Allende los persiguió en todas las formas imaginables. Los 40 mil de entonces estaban, al igual que los de hoy, desesperados. "Requisaremos los camiones. El camión que sea requisado no será devuelto", amenazó Allende, que pretendía crear una gran empresa estatal. (Nicolás Márquez, "La dictadura comunista de Salvador Allende", p.119). Los socialistas decían: "No se le puede pedir diálogo al enemigo. Se lo enfrenta y se le derrota. Se trata del preludio a una serie de enfrentamientos de clase, cada uno más fuerte que el anterior y que culminará en la batalla por el poder total". Bueno, al final la perdieron. Pues el pueblo les pidió a sus representantes en la Cámara conminar a los militares a que echaran a los marxistas del poder, por 81 votos contra 47. Menos de un mes después, los uniformados obedecieron. Casi 17 años después devolvieron el mejor país de América Latina.

Los camioneros de hoy piden orden público y menos impuestos. En ambas cosas tienen razón. Los gobernantes han multiplicado por siete el gasto estatal y se pagan a sí mismos y su burocracia un 52 % más que en el sector privado (La Tercera 20.11.21). Que se bajen sus sueldos millonarios, disminuyan el número de apitutados, sean revisados los 700 programas burocráticos y bajen los impuestos a los combustibles. Así también disminuirá la desigualdad, porque acá la provoca el Estado (Ignacio Briones, La Tercera 05.11.22).

Aunque les cueste, por una vez no traicionen, no se den vuelta la chaqueta ni le hagan el juego al comunismo. Ustedes saben a quiénes me refiero. Basta mirar sus chaquetas viradas para identificarlos.

martes, 22 de noviembre de 2022

"Mazzucato" Marcel + Justicia Roja

Nunca pensé tener que presenciar la metódica destrucción del mejor país de América Latina, el que nos legara Pinochet: 1) "Mazzucato" Marcel dispara dos torpedos bajo la línea de flotación de la economía libre: (a) la reforma previsional, que jibariza el mercado de capitales privado, pasando al Estado (donde se amamanta el Red Set) la que fuera "inyección a la vena" del crecimiento 1985-2010, los fondos previsionales; y (b) la reforma tributaria, que establece la disminución anual de los patrimonios más cuantiosos, lo cual es lo mismo que decir "su exilio a países que buscan atraerlos". ¡Adiós a los ricos! Lo malo es que ellos hacían el 80 % de la inversión. ¡Aseguremos así el último lugar de América Latina en 2023! ¡Ya antes lo logramos en 1973!

El otro disparo mortal al modelo es político y no culpa de Marcel, sino de la alianza del Partido Comunista con Chile-Vamos-Entregándonos y la mayor parte de la élite (La Tercera, El Mercurio, canales, radios, empresarios de la CNPC y la SFF, para tener ¡otra Constitución!) No la de la "democracia protegida", cuyos arts. 19 Nª15 y 60 permiten poner fuera de la ley a los que practican la violencia y establece la inhabilitación de todos sus parlamentarios. Hay que derogar eso, pues si alguien promoviera su aplicación sería la debacle de Gabriel y la izquierda violenta que nos gobierna. (Recuerden contarles a sus hijos que vieron a la élite empujando hombro-con-hombro junto al PC).

Pero siempre "todo puede ser peor" (Ley de Murphy): la dictadura judicial roja, esencial para mantener el poder, sigue operando a full. Hoy Chile Informa, diario digital básico para una opinión informada (sale ahí lo que otros silencian) revela que los carabineros Juan Muñoz Orellana y Nelson Pérez Cabezas, hoy de avanzada edad, entrarán a cumplir diez años de presidio por haber protegido a la sociedad y disparado en 1983 contra un auto robado, que cargaba ametralladoras, granadas y bombas, tripulado por agentes del FPMR comunista, matando a uno, Pedro González González.

Se completa la ecuación del título: "Mazzucato" Marcel + Justicia Roja = Chile recae en el marxismo. Íd. a 1973.