martes, 16 de julio de 2019

Gran Prensa Controlada

La primera lección que reciben los periodistas cuando asisten a la universidad es la de que su deber es informar las noticias. Y para definir qué es noticia se les dice: "Miren, si al Presidente de la Corte Suprema lo muerde un perro, eso no es noticia; pero si el Presidente de la Corte Suprema muerde a un perro, eso sí es noticia".

Si un gobierno de izquierda hubiera declarado monumento histórico a un recinto terrorista de extrema izquierda, eso no habría sido noticia. La extrema izquierda en todo el mundo prohíja el terrorismo, que es el medio que tiene para alcanzar el poder, pues mediante los votos no lo consigue, salvo que haya un pueblo tan tonto que la elija y no me voy a meter a averiguar cuál lo hizo.

Pero si un gobierno integrado por los partidos de derecha declara monumento nacional a un recinto terrorista, eso es como si el Presidente de la Corte Suprema mordiera a un perro y ciertamente es una tremenda noticia. Por eso, cuando vi en un whatsapp la reproducción del Diario Oficial de un decreto mediante el cual el gobierno de Piñera, en que están los partidos de derecha, UDI y RN, ha rendido homenaje al más resuelto jefe de la guerrilla armada que ha existido en Chile, superando incluso en la acción a Miguel Enríquez, como fue el caso del Comandante Pepe, supe que estaba ante una tremenda noticia. Así es que la comenté en este blog y, de tener los habituales mil a mil quinientos lectores, su número saltó a cerca de seis mil, convirtiéndose en trending topic y mereciendo comentarios de otros participantes en las redes, notoriamente Johannes Kaiser, cuyos espacios son muy vistos y que se mandó un comentario desde Austria que ha batido récords de audiencia.

Pero nada de lo anterior es demasiado notable, porque era esperable. Lo inesperado a inesperable ha sido que la "gran prensa", los principales diarios, radios y canales de TV, no han dicho una sola palabra acerca de este verdadero notición, aparecido ni más ni menos que en el Diario Oficial, donde se publican las leyes y decretos y que nadie informado deja de mirar; donde "por orden del Presidente de la República", la ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio", Consuelo Fernández Chadwick, rinde este homenaje y declara "monumento nacional" a la sede de la guerrilla armada ilegal más significativa que ha existido en Chile.

¿Qué pasa en la derecha? ¿Es que en sus medios de prensa, radio y televisión ya no hay verdaderos periodistas que se preocupen de publicar las reales noticias?  ¿Es que no han captado el contraste habido entre la inmediata aceptación de la renuncia del subsecretario de Salud, Luis Castillo, por un comentario baladí y, por lo demás, perfectamente ajustado a la verdad, en el sentido de que hay personas que acuden a los consultorios a sociabilizar en un lugar abrigado? Todo eso ha sido noticia y se ha publicado y comentado, pero el homenaje público de un gobierno de los partidos de derecha a la guerrilla extremista no.

¿Tan controlada está la prensa de la corriente dominante que, cuando Piñera es sorprendido, una vez más ("siempre lo pillan") en una inconsecuencia mayúscula y escandalosa, toda ella es silenciada y soterrada, como sucedía cuando Stalin daba una "orden de no publicar"?

Esto  no lo había visto nunca en Chile, desde luego no durante el Gobierno Militar bajo sus términos más rigurosos, en que nunca se censuró una noticia fundada en una publicación del Diario Oficial. 

Por suerte existen las redes sociales, porque sin ellas quizás cuántas cosas más se nos ocultarían bajo el actual control oficial ¡hasta de la información oficial!

lunes, 15 de julio de 2019

Castañer Duro de Roer

Muchos se mostraron críticos del coronel Julio Castañer por su intervención en "Mentiras Verdaderas" de La Red, porque lo encontraron "blando", frente a la inmensidad del abuso de que es víctima. Pero él ha logrado algo que ninguno de los Militares Perseguidos Políticos ha conseguido hasta ahora: presentar la verdad de su caso a la opinión pública en un medio masivo.

El proceso por los quemadores quemados sería el más escandaloso de todos los que ha incoado la Dictadura Judicial de Izquierda que impera en el país, con la coautoría y completa complicidad de Piñera, por supuesto, (dedicado últimamente a instalar monumentos históricos de homenaje a la guerrilla extremista del '73), si no existiera otro proceso todavía más vergonzoso y también prohijado por Piñera: el caso Frei.

Castañer fue completamente ajeno al desenlace sufrido por los quemadores quemados, Rodrigo Rojas y Carmen Gloria Quintana, pero lo han condenado a diez años de presidio que pronto debe entrar a cumplir. Lo importante es que ha logrado probar públicamente su inocencia en los hechos, con lo cual el descrédito del ministro Carroza, que le impuso la pena, ha caído al más bajo nivel, porque no sólo ha quedado en evidencia que ha prevaricado al pasar por sobre la cosa juzgada y la prescripción, sino también por haber contravenido la verdad de los hechos: como ha probado el coronel (r) Cristián Slater, Carmen Gloria Quintana declaró que la había rociado con combustible un militar con uniforme de camuflaje y cara pintada... y Castañer ha probado que ese día vestía de civil, sin pintura en la cara y estaba a veinte metros de distancia de los hechos.

Jeannette Reyes de Castañer ha conducido, en las redes sociales, la defensa de su marido con una tenacidad y un coraje que ya se quisieran los hombres chilenos y ha allegado pruebas documentales que por sí solas quitan toda base al argumento fundamental del ministro Carroza para reabrir una causa que estaba cerrada: ha probado que el único conscripto (entre los que participaron en los hechos) que, 29 años después de sus declaraciones de 1986, se ha contradicho y cambiado su versión, merodeó en 2015 a políticos DC y de izquierda y tiene antecedentes psiquiátricos que le restan credibilidad.

La actuación contra legem del ministro Carroza ha sido de una gran crueldad con personas modestas y que viven de su trabajo, como los conscriptos envueltos en el caso en 1986, que han sido sometidos a prisión por él y algunos de los cuales han perdido sus ocupaciones, siendo gente de escasos recursos. Pero entre ellos ha destacado Leonardo Riquelme Alarcón, que en este ilegal proceso reveló voluntariamente algo que nadie sabía: que fue él quien, en el episodio de 1986, cuando los quemadores de buses y personas fueron sorprendidos portando elementos altamente combustibles, de manera casual tropezó con un recipiente, quebrándolo y provocando las llamas que quemaron a ambos extremistas. Ese solo testimonio exculpa adicionalmente al coronel Castañer.

El coraje y honestidad de Riquelme Alarcón me llevaron a proclamarlo "chileno del año" en 2017 y concitaron la admiración de un grupo de patriotas que hasta hoy colabora en su defensa contra la persecución judicial ilícita que está sufriendo. Habla bien del pueblo chileno que, de más de una docena de conscriptos del año 86, sólo dos hayan caído, 29 años después, en la tentación de contradecir su testimonio de entonces, por móviles que sólo cabe conjeturar. Y de ambos, sólo uno inculpa al coronel Castañer.

El caso de éste revela que vivimos en un país en que quienes dicen la verdad van a la cárcel, lo mismo que quienes velan por el orden público impidiendo que transeúntes inocentes sean quemados; y, en cambio, quienes consuman actos terroristas son indemnizados, premiados y hasta objeto de homenajes públicos y monumentos nacionales.

Una dictadura judicial desnaturalizada y un gobierno coautor de su prevaricación y que rinde culto a los contravalores sociales no pueden durar. El coraje del matrimonio Castañer en defensa de los verdaderos valores establece un antes y un después en este Chile de desnaturalización de la historia, la verdad y la justicia.

viernes, 12 de julio de 2019

Homenaje al Comandante Pepe

En el Diario Oficial del 6 de julio último se publicó el Decreto N° 32, dictado "por orden del Presidente de la República" y firmado por su Ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Consuelo Valdés Chadwick, que ordena instituir como "monumentos nacionales" los recintos en que operó y fue capturado en 1973 el guerrillero José Gregorio Liendo, mejor conocido como "Comandante Pepe".

Se trata de un lugar de culto,  para que los chilenos de hoy y mañana se prosternen ante una figura histórica que se esforzaba en el noble propósito de hacernos pasar a una mejor vida.

Este homenaje presidencial seguramente se justifica por la admiración que debe haber despertado en el Jefe del Estado la siguiente frase del egregio Comandante Pepe, dicha a la periodista Nena Ossa, en entrevista personal con ella de 1972, reproducida en su libro "Allende, Thank You": 

“Nena Ossa: ¿Cuál es el plan de fondo de ustedes, a corto mediano o largo plazo?

“Comandante Pepe: Tomarnos los campos y los pueblos del sur, violentamente si es necesario, mientras en Santiago el MIR se toma la ciudad y bajan a unirse con nosotros a medio camino.
“Nena Ossa: O sea la meta es ‘tomarse’ todo Chile violentamente. ¿No les importa si muere gente?
“Comandante Pepe: Claro que violentamente. Tiene que morir un millón de chilenos para que el pueblo se compenetre de la revolución y ésta se convierta en realidad. Con menos muertos no va a resultar”.

Esta generación guerrillera de 1972 fue entrenada en el campo de Punto Cero, en Cuba, y en Argel y Libia. Pero los abyectos militares que les impidieron su propósito, por lo menos hoy están pagándolo caro. Los cientos de querellas de la Concertación y las mil y tantas de Piñera y Ubilla los han encerrado en los penales, como se merecen por haber frustrado el logro epónimo de llevar a un millón de chilenos a una vida mejor. Y esos uniformados están muy justamente, además, sujetos a aleccionadoras leyes de libertad condicional que no les permitirán acceder a la misma antes del año 2400 (como se les comunica en sendos y serios oficios Gendarmería).

La sabia, homérica y admirable frase, "tiene que morir un millón de chilenos para que el pueblo se compenetre de la revolución", debe haber cautivado a Piñera más que las de Volodia, a quien describiera como "un grande de la historia de Chile" y que las de Chávez, en cuya capilla ardiente hizo guardia de honor vis-a-vis con Raúl Castro.

¡Éstas son las circunstancias que el gobierno de Chile Vamos a la Izquierda quiere destacar! No la horrorosa cita de la frase de Pinochet sobre la derrota del marxismo, que llevó al mismo Piñera a ordenar a su entonces ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Alejandra Pérez, a despedir al director del Museo Histórico que había permitido presentarla, junto a la efigie del general, en una muestra. La actual ministra en cambio, que por algo lleva el tranquilizador segundo apellido "Chadwick", sí conoce la vocación histórica del Presidente y ha obedecido feliz la orden de firmar el decreto que rinde homenaje e instala como monumentos nacionales los recintos donde el Comandante Pepe quiso llevar a cabo su histórica tarea.

El decreto también afirma que el Comandante fue detenido utilizando "un montaje comunicacional conocido como 'Plan Z', ideado por los servicios de seguridad de la Armada de Chile y utilizado como discurso de legitimación del golpe de Estado". ¡Qué canallada de los marinos! ¡Y qué digno compromiso de Piñera y su Ministra con la izquierda al delatarla! ¡Qué brillantes han estado ambos para esclarecer la memoria de los chilenos! 

¡Volodia, Gladys, Sebastián y Consuelo, el marxismo en armas chileno nunca olvidará los servicios que le habéis prestado ni los homenajes tributados! (Ni los dineros recibidos). ¡Hasta la victoria siempre!

martes, 9 de julio de 2019

Arrugar o No Arrugar

"Como partido político entregamos nuestro más irrestricto e incondicional apoyo a nuestras Fuerzas Armadas y de Orden, como Carabineros de Chile y Policía Civil, reconociendo la contribución que éstas han hecho con sus gestas históricas y libertarias de nuestra Patria, en particular el pronunciamiento libertador de las instituciones armadas que permitió refundar la República de Chile y gozar hoy de una nación libre, próspera y soberana, construyéndose durante el Gobierno Militar las bases del desarrollo económico, social y político que están viviendo nuestros compatriotas. En el citado contexto y dentro de sus objetivos institucionales, Fuerza Nacional agotará todas las instancias judiciales y políticas nacionales e internacionales para obtener la libertad de los Presos Políticos Militares que se encuentran actualmente encarcelados, sin perjuicio de promover iniciativas legislativas que contribuyan a dicho objetivo y también a la reconciliación entre todos los chilenos. Este es el único partido de la derecha que defenderá, reivindicará y proyectará el legado y la gran obra del Gobierno Militar, sin temor y sin complejos".

Eso está contenido en la Declaración de Principios de Fuerza Nacional, un partido en formación que tiene una particularidad: no ha "arrugado".

"Arrugar" es acobardarse, tener miedo, pensar en el "qué dirán", evitar que a uno los comunistas lo insulten o, peor, por supuesto, lo maten. Es tratar de acomodarse a la corriente dominante chilena, que no es "ni fu ni fa".

En columnas anteriores manifesté mi incredulidad cuando, en la Declaración de Principios del Partido Republicano, no apareció ninguna referencia a lo sucedido entre 1973 y 1990 ni a la falsificación de la verdad histórica en el país; ni, lo peor, al atropello del estado de derecho y del debido proceso en los juicios contra ex uniformados. Ni menos hallé una crítica a la consagración de una clase económica privilegiada, constituida por el entorno terrorista de extrema izquierda que ha obtenido seis  mil millones de dólares en indemnizaciones ilegales y, según reconoce la subsecretaria de DD. HH., Lorena Recabarren, contempla recibir dos mil millones de dólares estos cinco años.

¿Cómo es posible que en una Declaración de Principios de un partido de derecha no se haga una sola referencia a principios fundamentales de una nación, como son el respeto a la verdad histórica, el debido proceso en los juicios, la sana administración de los recursos públicos, en términos que ellos no vayan a parar a manos del terrorismo subversivo? Si esos no son principios dignos de ser proclamados, ¿cuáles lo serán?

En Chile casi toda la derecha política "ha arrugado". Hoy en "La Segunda" leo que el famoso tenista Hans Gildemeister declara haber ido al cerro Chacarillas en apoyo a Pinochet en 1977 y se disculpa: "En esa época se sabía poco lo que estaba pasando". Hans también "arrugó". Porque en esa época se sabía todo lo que estaba pasando. La realidad se ha falseado después de 1990. ¿Qué pasaba en 1977? Según el Informe Rettig, hubo ese año 25 fallecidos por el enfrentamiento gobierno-guerrilla en el país. Dos caídos al mes. Al año siguiente el número bajó a nueve, menos de uno al mes. Un país pacificado. Por eso iba la juventud a Chacarillas, porque el país crecía, se reconstruía y la delincuencia y el terrorismo habían dejado de ser un problema. Pero después se ha reescrito la historia y los incautos caen en aceptar la versión falsificada. De los 2.279 muertos que contabilizó el Informe Rettig durante el Gobierno Militar, 1.269 cayeron entre septiembre y diciembre de 1973. Y justamente en esos meses Patricio Aylwin y Eduardo Frei Montalva elogiaban a la Junta y la apoyaban, 

Si es por Declaraciones de Principios, ciertamente me identifico más con la de Fuerza Nacional, que no ha "arrugado" a la hora de defender la verdad y el debido proceso.

sábado, 6 de julio de 2019

La Vergüenza de los Abogados

La elección de directiva en el Colegio de Abogados ha generado una crisis que pocos entienden, pero que deriva de la sumisión de la entidad a la corriente política dominante, lo que la ha llevado a renunciar a uno de los fundamentos básicos de su misión, como lo es el de velar por el imperio del derecho.

De hecho, la entidad se ha ganado justificadamente la deshonrosa etiqueta de "cómplice pasiva" del atropello al debido proceso en los juicios contra ex uniformados que fueron llamados por la mayoría civil a combatir la guerrilla armada marxista. Pues no ha dicho una sola palabra sobre el sistemático atropello a la legalidad en los fallos de los tribunales contra esos ex uniformados. 

En una oportunidad en que un abogado le representó a la entonces presidenta del Colegio su silencio ante la prevaricación de la mayoría izquierdista de jueces y ministros, ésta le respondió: "Si propongo ese tema, se quiebra el Colegio". En otras palabras, puesto a defender la legalidad y a cumplir su propio estatuto, se quiebra. Entonces ¿es o no esto una paradoja? 

Una entidad tan feble en los principios no podía sino caer en crisis en la primera oportunidad, como le ha sucedido ahora. Por ser tan "políticamente correcta" a cualquier costo, incorporó las "cuotas de género" en su última elección de directiva (cuotas que son antidemocráticas, pues pueden contradecir la voluntad electoral mayoritaria). A raíz de ello, el Colegio se ve ahora desafiado por otra paradoja: las candidatas mujeres sacaron, imprevistamente, tantos votos que, en virtud precisamente de la norma sobre cuotas, algunas que ganaron han debido ceder su cargo a hombres que perdieron. Y esta mayoría de hombres en la directiva, gestada "por secretaría", no eligió para presidir el Colegio a una mujer, sino a un hombre que, consciente de la contradicción, ha puesto su cargo "a disposición", lo que ha generado la crisis.

Yo, por supuesto, no fui a votar, en protesta por la censura a mi libertad de expresarme en la "Revista del Abogado", que se negó a publicar un artículo mío crítico de la prevaricación judicial contra los militares. Yo entonces lo publiqué el 27 de marzo de 2015 en este blog, bajo el título "Artículo Impublicable en la Revista del Abogado" y ha merecido casi dos mil lecturas y cien comentarios.

Entre otras críticas, mi artículo condenaba la confesión de los sentenciadores de izquierda, en el propio fallo que comentaba, de no haber podido siquiera probar la existencia del delito (la obligación más elemental de todo juez penal) pese a lo cual imponían una pena de cinco años y un día de presidio a cuatro ex uniformados y un ex policía.

La degradación moral representada por todo lo anterior e imperante en el país, lleva a cada vez más de sus instituciones a la crisis. Y eso está en la raíz de la que está viviendo la directiva del Colegio de Abogados, que así está purgando su silencio cómplice en el atropello a la legalidad, al debido proceso y al estado de derecho perpetrado reiteradamente y ya por años por una mayoría del Poder Judicial. Y también su falta de respeto al pluralismo y a la libertad de expresión de que me hizo víctima en su medio de comunicación.


miércoles, 3 de julio de 2019

Un País Eclipsado

Ayer en la tarde me llamaron de Radio La Clave para preguntarme por el eclipse y ahí me enteré de que no me había dado cuenta. Ya había visto otro en los años 50 y tengo la impresión de que el país se había preocupado mucho menos entonces que ahora. "Los chilenos nos hemos unido en torno al eclipse", leo en algún titular, pero en el mismo diario viene la carta de un lector que pregunta si los padres no se han dado cuenta del daño que provoca a sus hijos la huelga de profesores de la enseñanza pública. El mismo diario editorializa informando que el país está invirtiendo 2.500 millones de dólares en mejorar la condición de los profesores públicos, pero éstos simplemente no hacen clases ya por cinco semanas.

Cualquier habitante de una nación ordenada preguntaría si a los maestros que durante un mes no hacen clases les van a pagar el sueldo. Los de acá sabemos la respuesta: "¡Les van a pagar más que si hubieran hecho clases!" Porque sabemos que no hay autoridad y, por tanto, el que no cumple no paga, sino que cobra.

En 1990 la educación pública tenía una matrícula del 58 % de los estudiantes, que hoy día ha caído al 35 %. Es decir, 800 mil alumnos han abandonado la enseñanza estatal entre 1990 y 2018, bajo los gobiernos de la Concertación y de la Nueva Mayoría (siempre he sostenido que los dos de Piñera son, en el hecho, de la primera coalición).

Al daño que la centro-izquierda ha inferido a la enseñanza universitaria, la cual tuvo una extraordinaria expansión gracias a la libertad consagrada bajo el Gobierno Militar en 1981 (bastaba llevar los estatutos al Ministerio para fundar una universidad), se han añadido los sufridos por la educación estatal, debido a la indisciplina reinante; y por la particular subvencionada, en razón de los costos del intervencionismo, que han llevado a establecimientos a cerrar o transformarse en particulares pagados.

Incluso los mejores, que son estos últimos, están constreñidos por la obligación de impartir "contenidos mínimos" dictados por el Estado, que no son "mínimos" sino "máximos", desvirtuando así la libertad de enseñar.

Los padres de los alumnos en obligada huelga pueden no decir nada, pero yo creo que saben que los billones (porque ya no son millones) que la burocracia socialista recibe cada año estarían mucho mejor administrados en sus propias manos y les permitirían mandar a sus hijos a buenos colegios particulares pagados de su elección, donde los profesores no hacen huelgas de cinco semanas con goce de sueldo, más bono de término y, en cambio, enseñan.

Más temprano que tarde, una mayoría silenciosa va a votar por quien ofrezca verdadera libertad de enseñar y aprender y les dé a las familias libertad de elegir, dotada del dinero hoy malbaratado por la burocracia socialista y sus sucesivos gobiernos cómplices. 

domingo, 30 de junio de 2019

Yanaconas del Cambio Climático

Los yanaconas eran los indígenas que colaboraban con los conquistadores españoles, llevándoles la carga y haciendo el trabajo más pesado. La conferencia del COP 25, que tendrá lugar en Chile en diciembre, nos ha sido atribuida porque nos hemos comportado como los mejores yanaconas de las burocracias internacionales, que se benefician con las regulaciones, los ministerios y las superintendencias que se crean para velar por el medio ambiente. Es la nueva forma del socialismo, que ya no puede gobernar países, porque es una ideología fracasada, pero puede asilarse y profitar en el nivel internacional, controlando grandes burocracias que cobran lo suyo por llenar de impuestos y regulaciones a las economías.

El cambio climático ha existido siempre, pero no es principalmente provocado por el hombre sino por la Naturaleza. Hubo calentamientos globales entre el año 2 y el 200 de nuestra era; después hubo un enfriamiento y la Tierra se volvió a calentar otra vez, entre los años 800 y mil. El enfriamiento posterior fue más notorio y hasta hubo una "pequeña era del hielo" en el siglo XVIII. Posteriormente la Tierra volvió a calentarse hasta el año 2000, pero desde entonces ya van dos décadas en que cesó el calentamiento global y por eso debieron cambiarle el nombre al problema y llamarlo "cambio climático". Todos estos datos me los ha dado el experto Douglas Pollock.

Los siguientes datos los he obtenido del experto australiano Alan Jones y del profesor David Corelli, también residente en Australia. Ellos han precisado que el supuesto "enemigo público número uno", el Co2, es apenas el .04 % del aire que respiramos, es decir, menos de la mitad del uno por ciento. Es menos de una partícula por cada 200 que hay en el aire.

Y de ese 0,04 %, el 97 % lo genera la naturaleza y no el ser humano. O sea, éste es responsable de sólo el 3 % del Co2 que existe. ¿Y ustedes saben cuánto genera Chile de eso? Apenas el 0,25 %, es decir, la cuarta parte de un uno por ciento del 3 % del Co2 es responsabilidad de los chilenos. La nada misma. Y, sin embargo, nos hemos privado de las fuentes más baratas de energía para no producir ese casi nada, un cuarto de un uno por ciento del 3 % del Co2, que además es necesario para la vida de las plantas.

En Chile, en nombre de que no queremos ni siquiera producir el 0,25 % del 3% del Co2 producido por el hombre hemos renunciado a las energías más baratas. Michelle Bachelet anunció que toda la energía para el Metro provendría de fuentes eólicas y solares, para no emitir Co2. ¿Y saben cuánto le subió la cuenta de luz al metro? De 47 dólares por mwh a más de cien dólares. Y eso lo pagan los pasajeros del metro y, sobre todo, los contribuyentes chilenos, porque el metro no se financia y menos con una electricidad más del doble más cara.

Pero nuestro papel de yanacona de la burocracia de la ONU nos obliga a renunciar a las energías más baratas, nos llenamos de controles e impuestos sobre esas energías y no se construyen plantas hidroeléctricas, que generan electricidad no sólo más barata, sino limpia. Bajo el gobierno de Pinochet, a comienzos de los 90, el país cubría el ciento por ciento de su necesidad eléctrica con energía hidráulica, limpia y barata; con la llegada de la centroizquierda, ya la hidrolectricidad cubría sólo la mitad del consumo. Y ahora, apenas el 29 por ciento. Todos datos de Douglas Pollock. 

Se desechó Hidroaysén, que por sí sola habría generado el 21 % de la electricidad necesaria, barata y limpia. Los errores se pagan caros.

Y así tenemos la energía eléctrica más cara de Sudamérica, hemos perdido competitividad, los proyectos se paralizan por los mayores costos y las 96 exigencias burocráticas y de control que impiden aprobarlos. Chile crece menos y cae en competitividad. La gente invierte menos, porque los proyectos son menos rentables.

Trump, que sabe más, no se ha metido para nada en esto ni firmó el Acuerdo de París ni le paga cuotas a la ONU (el 92 % de los que sí lo firmaron tampoco las paga).

Todos los chilenos perjudicados y con el costo de vida más alto y menos crecimiento. ¿El único beneficiario de todo esto? Piñera, el yanacona jefe, convidado al G20 por ser tan servicial con la burocracia europea. Le dan la sede del COP 25 para que pueda sentarse al lado de la Ángela Merkel y pueda cumplir su programa (el real) que, como ustedes saben, tiene una sola línea: él siempre al centro de la foto. ¿Y el resto de los chilenos? Esos aplauden y pagan la cuenta. Porque, al revés de Trump, se han tragado completo el cuento, y quieren suprimir el poco Co2 que hay en la atmósfera y que, además, es indispensable.