miércoles, 22 de septiembre de 2021

Mi Mejor Amigo

Converso seguido por teléfono con mi mejor amigo, pero los llamados se distanciaron después de la primaria de la centroderecha entreguista, tras las cual él me dijo: "Supongo que ahora tu candidato Kast se bajará para apoyar a Sichel". Como yo ya en 2017, tras la primera vuelta de entonces, rompí con algunos amigos míos que votaron por Piñera y no por Kast, ahora me limité a dejar de llamar a mi mejor amigo. Pero él me llama de todas maneras y parece haber un tácito consenso entre ambos de no hablar de la elección, así es que no se ha dado la oportunidad de notificarlo de que ya no lo considero mi mejor amigo.

Esta calidad la adquirió desde que nos conocimos, en primer año de leyes en 1953, y yo lo convidé a almorzar a mi casa. Mi madre quedó encantada con él y lo designó como el futuro marido de mi hermana, pero no hubo química entre ellos y finalmente terminaron ambos felizmente casados con otras personas, y él sólo reducido a ser mi mejor amigo.

En 2005 me llamó desde Parral un agricultor, Ramón Montero, y me notificó que iba a organizar una gran comida en mi honor por la defensa que hacía, en mi columna de "El Mercurio" y en otras tribunas, del ex Presidente Pinochet y del régimen militar. Me pidió el nombre de alguna persona que pudiera empezar a llamar gente que adhiriera y me aseguró que él organizaría todo lo demás, para culminar en una masiva manifestación en Casapiedra. Yo le agradecí y le dije que su propuesta hería gravemente mi modestia, pero, sobreponiéndome a eso, le dí el nombre de Rodolfo Menéndez, q.e.p.d., ingeniero comercial "amigo de todos" y que, con un teléfono en la mano, era capaz de convocar multitudes a cualquier cosa. 

Ya esa misma tarde Rodolfo me llamó para que le diera la lista de mis amigos y comenzar a llamar gente. Se la dí, encabezada por mi mejor amigo, naturalmente, pero poco después Rodolfo me telefoneó de vuelta diciéndome que el primer convocado le había expresado que no tenía interés en adherir ni menos en pagar la cuota, y me comentó: "Si ése es tu mejor amigo, cómo serán los peores." 

Bueno, así es la vida. Pero unos días después de eso mi mejor amigo me llamó y me dijo que había tratado infructuosamente de comprar la adhesión al homenaje y le habían dicho que ya no era posible, porque estaban las mesas agotadas. Entonces me pidió que le consiguiera dos entradas para él y su señora. Yo se las conseguí, no sin antes representarle su rechazo cuando lo llamaron como primer invitado, pero me replicó que había sido un malentendido con Rodolfo. La comida fue un éxito: "La Epifanía de Hermógenes", tituló "El Mercurio".

Mi mejor amigo es un derechista y católico observante y no sé cómo lo irá a hacer ahora, que tiene que apoyar al candidato de la derecha entreguista que, primero, no es de derecha, pero, peor que eso, apoya el aborto y el matrimonio homosexual. No quiero informarle que Carolina, hija de otro muy querido amigo de ambos, me ha llamado para preguntarme si "El Mercurio" le publicará una carta breve que dice: "Hay casi como la mitad de personas que votan para ganar, así como se apuesta por una carrera de caballos o de chanchos. No votan por el bien del país". 

Le dije que estaba perfecta y que seguramente "El Mercurio" se la va a publicar. 

domingo, 19 de septiembre de 2021

La Conversión de Monseñor Aós

El cardenal arzobispo Celestino Aós dijo en el Te Déum: "Damos gracias por todos aquellos que buscan respetar y proteger los valores no negociables: el respeto y la defensa de la vida humana desde la concepción hasta su fin natural; la familia fundada en el matrimonio entre hombre y mujer; la libertad de los padres para elegir el modelo y el establecimiento de educación de los hijos; la promoción del bien común en todas sus formas y la subsidiariedad del Estado que respeta la autonomía de las organizaciones y colabora con ellas".

Este importante pronunciamiento del principal personero de la Iglesia Católica chilena significa, primero, que los católicos debemos votar en la próxima elección presidencial, que tendrá lugar en dos meses más, por el único candidato que suscribe esos valores no negociables.

Segundo, que en el plebiscito de salida, destinado a tener lugar en el improbable caso de que la Convención Constitucional genere un texto alternativo a la Constitución de la Libertad de 1980, los católicos y los hombres y mujeres libres debemos votar "Rechazo", para así mantener la Carta vigente, que satisface en plenitud dichos "valores no negociables" (en particular la familia, la libertad de enseñanza y la vida del que está por nacer) y que ha brindado al país los mejores años de su existencia independiente.

Tercero, que deben rechazarse proyectos contrarios a la vida, como los que promueven el aborto; y derogarse la ley que lo autoriza en tres causales, como también desecharse iniciativas de supuesta "eutanasia", destinadas a permitir la intervención de terceros en la interrupción del curso natural de la existencia humana.

Cuarto, que la integridad del principio de subsidiariedad exige fortalecer el respeto a la libertad de iniciativas de los particulares y su derecho de propiedad, en particular sobre el fruto del trabajo, todo lo cual es la base de todas las demás libertades.

Esta declaración de monseñor Aós deja atrás y tiene por no formulada su previa opinión favorable a la eleboración de una nueva Constitución y su apoyo a la opción "Apruebo" en el respectivo plebiscito, que pasan a tenerse por no escritas ni expresadas.

Se ha registrado, así, una verdadera "conversión" del cardenal arzobispo Celestino Aós a la sana doctrina, a los principios fundamentales de la sociedad libre y al respeto a los derechos fundamentales de la persona humana consagrados por la Constitución de 1980.

Esta "conversión" tan oportuna constituye además, en sí misma, un verdadero cambio milagroso y debemos atribuírlo a la Virgen del Carmen, Patrona de Chile, a quien se dedicara el "Voto Nacional O'Higgins" formulado por el padre de la patria en el sentido de construir un Templo Votivo en Maipú, sintomáticamente concluido bajo la Junta de Gobierno presidida por el general Augusto Pinochet.   

viernes, 17 de septiembre de 2021

No Creo en Chile

Sergio Onofre Jarpa escribió en los '70 un libro titulado "Creo en Chile". Él era un  nacionalista y de ahí su fe en el país. Cuando lo escribió se aprestaba a entrar a "las ligas mayores" como candidato a senador, primero, y a presidente, después. Llegó a ser lo primero, pero no lo segundo. Hoy yo, en cambio, ya no creo en Chile, en virtud de la verdad de lo que veo, que son razones para desconfiar del futuro de este país. Su mayoría demuestra ignorar las grandes verdades nacionales, comenzando por la histórica; y querer favorecer el retorno del socialismo, es decir, del sistema que reniega de la libertad como valor fundamental. 

Pues el actual quehacer chileno está presidido por la violencia contra nuestras libertades fundamentales y por el engaño impuesto o cohonestado por la mayoría de izquierda y el entreguismo de la derecha. La presidenta mapuche de la Convención Constitucional (designada por privilegio de raza y no elegida democráticamente, pues con los votos que obtuvo no le habría alcanzado) ha llamado ahora a "saltarse los torniquetes" dentro de la Convención "de la misma forma", dijo, en que se los saltaron quienes iniciaron la violencia general, con  la cual obtuvieron la rendición del oficialismo y la entrega de la actual Constitución. Y se los han saltado otra vez.

Pues, asi como todo el proceso se gestó aprovechando que no había un gobierno capaz de mantener el orden, ahora la fuerza dominante de facto prosigue, de la misma manera ilícita, violando el artículo 133 de la Constitución reformada, según el cual la Convención deberá "aprobar las normas y el reglamento de votación de las mismas  por un quórum de dos tercios de sus miembros en ejercicio". Por sí y ante sí la Convención se ha arrogado la facultad (que no tiene) de aprobarlas por simple mayoría. Es la derogación de los 2/3, que eran la única salvaguardia lograda por el régimen de Chile Vamos tras rendirse a la izquierda el 15.11.19.

Dos videos de ayer reafirman mi pesimismo: en uno, la diputada Camila Flores (RN) denuncia que el gobierno ha pedido a sus parlamentartios votar a favor o abstenerse en la moción de Hugo Gutiérrez (PC) para privar a los Presos Políticos Militares con buena conducta del derecho a reducción de condena que se consagra para todos los reos de mayor edad. Ya esos prisioneros políticos ilegalmente presos han sido reiterada y discriminatoriamente marginados de otros beneficios concedidos a los demás reos.

El otro video muestra el intento de retoma de un puente ocupado por violentistas en Bío Bío. Tres vehículos de Carabineros lo intentaron liberar, ante un numeroso grupo subversivo que los apedreaba. Los policías no respondieron a la nube de proyectiles, sino que retrocedieron y dejaron entregado finalmente el puente a sus captores. 

Y, para colmo de los colmos, la extrema izquierda violenta y el entregado Chile Vamos aparecen encabezando la encuesta presidencIal del CEP. Así no se puede creer en Chile. 

sábado, 11 de septiembre de 2021

¿Pasó Algo Acá Algún 11.09?

Leí "La Tercera" y "LUN" completas y no, según ellas no pasó nada en esta fecha en Chile antes de hoy. Leí "El Mercurio" y lo mismo: sólo destaca lo que sucedió el 11.09.01 en los Estados Unidos, pero de que haya pasado algo en Chile un 11 de septiembre, nada. 

Hasta que llegué a la columna de Francisco Vidal, socialista del PPD y autoflagelante, que algo decía, al fin: "Hace 48 años en un día como hoy... y durante los siguientes 17 años... se producirá la transformación más radical en lo político-institucional y en lo económico-social jamás conocida en la historia del país". ¡Es la mayor efeméride de nuestra historia y sólo Vidal se dio cuenta! 

Si no es por él no sabrían los lectores que fue la fecha que cambió al país por completo y lo llevó, de ser el de menor crecimiento en el hemisferio en 1973 y estar al borde de una guerra civil, a país pacífico, sin conflicto en la Araucanía y que crecía más en América Latina en 1989, último año de Pinochet. 

Como escribía Gonzalo Vial, un critico de ese presidente, cuando el CJE Cheyre declaraba en 2004 que "no había nada qué celebrar" el 11 de septiembre (lo mismo que declaró el año pasado Martínez, el actual CJE): "¡Cómo nada qué celebrar, cuando se evitó una guerra civil con 500 mil muertos (Prats) y que nos convirtiéramos en una segunda Cuba, de régimen comunista sin vuelta atrás. Iba a escribir "cómo no agradecerlo" --añadía Vial-- pero no, lo retiro,.. ¡los civiles no agradecemos nada!" 

Entra mi mujer mientras estoy escribiendo y me informa que todos los canales están dedicados a homenajes a Allende, el peor Presidente de la historia de Chile, peor incluso que Piñera, porque bajo aquél --y según sus propias palabras-- "sólo quedaba harina para pocos días más".

"La Tercera", "LUN", "El Mercurio" y la nueva generación de chilenos han olvidado la historia de Chile. Mantengo, pues, mi pronóstico: volveremos a "los mil días" de la UP, con la izquierda mandando y destruyendo y el consiguiente desastre. Los países que no aprenden de su historia están condenados a repetirla.

Pero vuelve a entrar mi mujer y me informa que, además, "Fuerza Nacional", único partido que se declara continuador del legado de Pinochet en su Declaración de Principios y por el cual he firmado (pero que todavía no consigue el número necesario para constituirse), ha convocado a un mitin en la puerta de la Escuela Militar y ¡una pequeña multitud se reúne, agitando banderas chilenas! Algo es algo. Una pequeña llama permanece encendida. 

En mil días más, cuando de nuevo sólo "quede harina para pocos días", la llama se volverá a multiplicar y una nueva mayoría de chilenos, otra vez, salvará al país, tal como lo hizo a través del llamado de sus representantes en la Cámara, por 81 votos contra 43, dando origen a la efeméride que esta nueva generación, ignorante y condenada a repetir la historia, no celebra hoy.

miércoles, 8 de septiembre de 2021

¿Qué Diría Hoy Mac Iver?

La crisis moral que denunciaba Mac Iver hace ciento veintiún años palidece al lado de la de hoy. Aquí la moral ha pasado a ser un chiste. Se miente, se roba y se agrede a diario y en todas partes, claro que en unas más que en otras. En la Convención más que en el Congreso, en el Poder Judicial más que en La Moneda, en La Moneda más que en el hogar promedio y en la Araucanía más que en el norte. Pero en todas partes. El actual es un país lleno de delincuentes y gente mentirosa y tramposa. Aquí en Santiago, date a santo si no te atracan cuando sales a la calle o no te roban el auto en una encerrona cualquier día. Ésa es la verdad y es mejor partir por admitirla. 

En Europa los chilenos somos famosos, primero que nada, como ladrones y asaltantes. Familias completas del hampa criolla residen y delinquen allá para después venir a pasar sus vacaciones a Chile trayéndoles plata a sus familiares pobres, que delinquen sólo acá. Todo el mundo lo sabe. 

En el mundial de 1998 de Francia, en Montpellier, sede de Chile, se advertía por los parlantes de los supermercados a la gente para que cuidara sus pertenencias "porque había entrado un grupo de chilenos". Vergüenza.

La primera vez que fui a Londres yo tenía 29 años e hice fila por una habitación en el Regent's Palace, donde a todos antes que a mí les entregaban la llave al registrarse, pero cuando presenté mi pasaporte la cajera me dijo: "Temo que va a tener que pagar por anticipado". Quizás cuántos compatriotas les habían hecho "perro muerto". 

Acá desde la primera línea de las escrituras públicas ante notario ya hay varias mentiras: "En Santiago a 10 de agosto de 2021 comparecen ante mí", dice la escritura y es todo mentira, porque nunca la fecha de la misma es la de la firma y es muy raro que alguien vea siquiera al notario. Y al final de la escritura  comparecen unos testigos de todo que no han visto nada y son unos jureros que se ganan unos pesos pululando a la salida de la notaría. 

En Chile los que más mienten y hacen trampas son los políticos. Bismarck decía: "Nunca se miente tanto como antes de una elección, durante una guerra y después de una cacería". Como acá ahora vivimos en elecciones, se miente casi todo el tiempo. Y los más mentirosos, los políticos, han formado un Club para que a ninguno de ellos nunca le pase nada. Cuando quisieron acusar a Pinochet porque en sus 17 años no había explicado el destino de 541 mil dólares de gastos reservados que había recibido, se descubrió que los gobernantes de la Concertación se llevaban para la casa, desde los '90, esa misma suma en sobres con billetes cada dos meses... hasta que los pillaron. Pero entonces el Club acordó aumentarles el sueldo en lo mismo que estaban robando y aquí no ha pasado nada. Y no devolvieron nada, salvo Jorge Burgos, que sí lo hizo y pagó hasta el impuesto correspondiente. Otro político entonces comentó que era un tonto. 

A Piñera lo eligieron la primera vez cuando había sido recién condenado por comprar acciones con información privilegiada y sabiéndose que años antes había estado 23 días prófugo a raíz de la quiebra del Banco de Talca. Nada de eso importó. En 2017 lo volvieron a elegir, pese a haberse abultado su prontuario durante su primer mandato, con inversiones en paraísos fiscales incluidas y una condena a su compañía LAN en EE. UU. más un procesamiento pendiente en su contra por soborno ante el juez bonaerense Canicoba Corral (ver mi blog del 31.12.16). Además había sido pillado cursando facturas ideológicamente falsas para conseguir dinero de empresas, supuestamente para su campaña, pero lo empleó en pagar bonos de desempeño a sus ejecutivos Mario Conca y Jaime de Aguirre, de Chilevisión, empresa que tenía a la venta y cuyos resultados le interesaba mejorar. ME-O sufrió el "juicio por los diarios" y ha sido marginado de una candidatura por hechos parecidos, mientras que Piñera se libró de todo culpando al gerente de Bancard, Santiago Valdés, quien estuvo largamente procesado por ello y al final resultó absuelto. Menos mal, porque "mandado no es culpado". Pero está claro que si bien somos todos iguales ante la ley, algunos son más iguales que los demás ("La Granja de los Animales", Orwell).

La opinión pública, cansada del desprestigio de los políticos por sus andanzas, votó por los independientes de la Lista del Pueblo en la elección de Convención Constitucional, pero ahora resulta que los "candidatos independientes" hacían trampas como consumados políticos y hasta llevaban un candidato presidencial gracias a 9 mil firmas acreditadas ante un notario muerto. Y el vicepresidente de la Convención, también de la Lista del Pueblo, simuló una enfermedad terminal que no tenía. Los convencionales se han aumentado sus estipendios de manera impúdica y una docena de ellos ha cobrado, más encima, el Ingreso Familiar de Emergencia para los pobres, pese a ganar dos y medio millones de pesos al mes, lo que los sitúa en el 20 % de más altos ingresos,

Y acá los jueces mienten por sentencia ejecutoriada. La mayoría de los más de 200 Presos Políticos Militares están entre rejas por un motivo falso: mantener hasta el día de hoy, según dicen las sentencias, secuestrados a terroristas en sus celdas desde 1973, 1974 o 1975. Cuando le pregunté en cámara al ministro Alejandro Solís cómo podía sostener eso, me replicó que se trataba de una "ficción jurídica". Pero el código exige a los jueces probar los delitos, no fingirlos. Cuando en un caso similar denuncié el mismo delito judicial en otra sentencia, mediante un artículo para la revista del Colegio de Abogados, éste se negó a publicarlo, haciéndose encubridor del mismo hecho denunciado. (Puede leerse en este blog del 27.03.15).

Los canales de TV y la calle escenifican públicamente degeneraciones manifiestas. ¿Y "la moral y las buenas costumbres"? Bien, gracias. 

¿Le preguntarán a Sebastián Piñera por estas cosas en Europa? No lo creo. Creo más bien en la letra de "Cambalache": "el mundo  fue y será una porquería/ ya lo sé / en el 510 y en el 2000 también". 

¿Qué diría Mac Iver, que por mucho menos declaró al país en crisis moral en 1900, si viera todo esto?

domingo, 5 de septiembre de 2021

Chilenísimos Sobres con Billetes

Cuando un chileno es sorprendido diciendo la verdad puede pasar cualquier cosa. Bajo el gobierno de Lagos (2000-2006), fueron descubiertos "sobresueldos" en Obras Públicas y "El Mercurio" mandó a Raquel Correa a entrevistar al ministro del ramo, Carlos Cruz Lorenzen, a quien ella preguntó cuánto era su sueldo. Él respondió que menos de dos millones de pesos, pero que, además, todos los meses lo llamaba por teléfono una funcionaria de la Cancillería para que mandara a retirar un sobre con billetes conteniendo un millón ochocientos mil pesos. Eso, se supo después, sucedía desde el gobierno de Aylwin, pero nunca nadie lo había revelado.

La  entrevista a Cruz apareció en el diario del domingo y tuvo el efecto de una bomba de racimo. Recuerdo que el dueño de "El Mercurio" entró al día siguiente a la reunión de redactores y nos dijo que "el gobierno estaba caído." 

Raquel Correa no se conformó con su primera bomba, sino que entrevistó al ex presidente Patricio Aylwin, quien, con su característica candidez, le confesó a su turno que los "sobres con billetes" habían comenzado bajo su gobierno (1990-1994), cuando los ministros le habían dicho que "no les alcanzaba"  y  le pidieron autorización para echar mano a los gastos reservados. "Fue una corruptela", confesó. En particular porque el sobre del Presidente era el doble de gordo que el de los ministros.

Pero el gobierno no cayó, pues vino Longueira (UDI) al rescate y le propuso a Lagos legislar para aumentar los sueldos del régimen y también las dietas parlamentarias, rebajando al mismo tiempo los gastos reservados de la Presidencia en el equivalente, "y aquí no ha pasado nada".

En esos días me encontré con el empresario Manuel Ariztía en el desayuno de Primera Comunión de unas de nuestras respectivas nietas y él me dio la mejor descripción de lo sucedido: "Hecha la trampa, hecha la ley".

Yo le pedí a Rossana Costa, entonces economista de Libertad y Desarrollo, las cifras de la disminución de gastos reservados y concluí que los funcionarios de gobierno "se llevaban para la casa" 540 mil dólares cada dos meses en "sobres con billetes".

Poco antes el director de Impuestos Internos, un socialista, había publicado que el Presidente Pinochet, durante sus casi 17 años de gobierno, había recibido, sin justificar, ingresos por una suma casi idéntica, 541 mil dólares. Pero lo que él se habría llevado en casi 17 años los gobernantes se lo llevaban ahora cada dos meses. Cuando publiqué eso en mi columna una jueza que investigaba los "sobres con billetes" me pidió que fundamentara mi cálculo y así lo hice por escrito ante ella. 

Pues si multiplicamos 17 por seis podemos concluir que, respecto a gastos reservados, Pinochet fue cien veces más honrado que sus opositores. Nunca se supo, en todo caso, de un ministro suyo que se llevara "sobres con billetes" para su casa.

¿Dispensará el país a la centroderecha y sus actuales "sobres con billetes" de Vitacura el mismo trato benévolo que al caso de los de la Concertación, a los cuales incluso Impuestos Internos eximió de todo tributo?

 




miércoles, 1 de septiembre de 2021

¿Por Qué la Centroderecha Está Enamorada de Lagos?

La primera razón es porque tenemos la peor y más entreguista centroderecha, siempre dispuesta a pasarse a la izquierda. La medida de su "coraje político" la da el hecho de que RN y la UDI borraran de sus Declaraciones de Principios el reconocimiento al GM, del cual formaron parte, por miedo a lo que les decían los comunistas. Ni siquiera se atreven a llamarse "derecha" y para que los perdonen  se refieren a sí mismos como "centroderecha". 

Una parte de ella no vaciló en apuñalar por la espalda a Pinochet en los 90 en "juicios por los diarios", pese a que él les había dado todo para ejercer el oficio que mejor dominan: ganar plata. Es habitual que los empresarios, cuando hablan de política, elogien a Lagos. Hace pocos días la Cámara Chilena de la Construcción publicó en los diarios que "se reunió con Ricardo Lagos", como gran cosa. Creen que eso "los viste" ante la opinión pública. 

Es cierto que Lagos les dio la ley MK1, que permitió crear los FIP, fondos de inversión privados que pagan cero impuesto. Eso generó un gran auge del mercado de capitales y nuestro PIB superó al de Perú, teniendo una población 40 % menor y un territorio con menos riquezas. El mercado de capitales chileno vale US$218.000 millones de dólares. El de Perú, sin MK1 ni FIP (como quiere dejarnos ahora Boric) vale US$ 117.000 millones (Catalina Grünwald, "El Mercurio", 31.08.21). Gracias a lo que hizo Lagos. 

Pero lo que dijo Lagos fue todo lo contrario: que iba a terminar de cumplir el legado de Allende (es decir, convertirnos en otra Cuba). Y debe su fama inicial a una calumniosa escena en TV acusando con el dedo a Pinochet, bajo el gobierno de éste, de crímenes que no había cometido.

Y después, bajo su propio gobierno, Ricardo Lagos fue el autor de la escenificación política más falsa de lo que va del siglo XXI, la "Comisión Valech sobre prisión política y tortura". Se prestaron para blanquearla, por supuesto, el prelado y políticos de centroderecha. Pero el historiador Gonzalo Vial la invalidó y acusó de abanderizamiento y falsificación de la realidad: si hubiera sido verdad lo que había investigado, habría tenido que entrevistar a 130 o 140 "torturados" diarios, cosa que obviamente no hizo. La verdad fue que esa vergonzosa maniobra tuvo por objeto dar pensiones vitalicias a 30 mil izquierdistas que habían sido interrogados por la policía entre 1973 y 1990 por su vinculación con el terrorismo. Son los gordos canosos que circulan hoy por el centro sin nada que hacer y con abrigos de pelo de camello. Cuando me ven le mandan saludos a mi mamá. Viejos extremistas ahítos, que se creen dueños de la calle y agreden al exalcalde Labbé cuando va al centro.

Lagos reformó la Constitución de 1980 y puso su nombre al pie de ella en vez del de Pinochet, declarándola "plenamente democrática". Pero después encabezó el "Apruebo" para reemplazarla por otra al gusto de la machi Linconao, que albergó a los incendiarios que asesinaron al matrimonio Luchsinger McKay, convenientemente estimulados por la reforma de Piñera, que le quitó el carácter terrorista al delito de incendio para que fuera más "barato" cometerlo. (Piñera, también muy querido por la "centroderecha" en su tiempo, es en todo caso mucho peor que Lagos desde todo punto de vista).

Claro, la "centroderecha" no es fiel y, olvidada de Piñera y Lagos, ahora está enamorada de otro izquierdista, Sichel. "Facts of life", como dirían los ingleses.