jueves, 14 de octubre de 2021

Periodismo de la Vergüenza

La entrevista a José Antonio Kast en Megavisión fue una vergüenza. Su momento culminante lo alcanzó cuando el Larry King criollo (suspensores, insolencia, preguntas rápidas e interrupciones constantes al entrevistado) cometió los mayores abusos contra la verdad, la historia y el candidato, que, y eso fue lo peor, se dejó pasar a llevar.

José Antonio Kast no es el "mal menor". pero tampoco el "bien mayor". Es el "bien menor". El mejor candidato: preparado, íntegro y sólido. Pero "absorbe castigo" innecesariamente y sólo replica que "hay que mirar para adelante", en circunstancias que en este país en demolición y en este mundo enfermo de corrección política "el que controla el pasado controla el presente; y el que controla el presente controla el futuro" (Orwell). Se dejó abusar por el Larry King de Providencia que, de partida, le lanzó a la cara un rosario de falsedades que permanecieron flotando impunes, como las de que Pinochet había hecho desaparecer gente, torturado, cometido crímenes y mentido. ¿Qué le habría dicho yo inmediatamente? Claro, para mí es fácil, porque no estaba ahí. Pero le habría dicho sólo dos palabras: "Dígame una". De lo que fuera: desapariciones, crímenes, torturas, mentiras: "diga una. Sólo una". Y Mosciatti no habría podido decir ninguna sin quedar aplastado por la verdad, que indudablemente desconoce por completo. Ni siquiera le he regalado mi libro "La Revolución Militar Chilena 1973-1990" ni otro posterior y más breve, "Miserias Morales de la Chilenidad Actual", donde todo lo que él dice queda desvirtuado. Ahí está documentada la verdad. Lo que pasa es que Kast, parece, tampoco la conoce, pese a que le regalé el primer libro. Le voy a mandar el segundo, previo asegurarme de que lo leerá y entenderá.

Pues acá los comunistas, desde el KGB, hoy en el basurero de la historia, han creado una mitología de mentiras y a fuerza de repetirlas han hecho que casi todos, con Mosciatti a la cabeza, las repitan. Pero son mentiras y la ignara referencia de este último a Krasnoff las elevaron al cubo. Por su ignorancia de los hechos reales él no sería capaz de mencionar un solo crimen, un desaparecimiento, una tortura de responsabilidad de Pinochet. Por algo el único proceso en su contra --que fue obra de facto del diputado comunista Hugo
Gutiérrez, manipulador del juez Guzmán-- terminó en su desafuero como senador, pero por haber "encubierto" y no "cometido" unos fusilamientos. Tal encubrimiento, a su turno, era comprobadamente falso. Y por eso contra el mismo votaron los más honorables jueces de la Corte Suprema, como Osvaldo Faúndez y Ricardo Gálvez, por nombrar sólo dos de los seis de la minoría disidente. De todo ello quedó flotando para siempre una frase de Faúndez que nadie pudo refutar y ni siquiera objetar (cita no textual): "He revisado hoja por hoja las miles de páginas del proceso y no he encontrado una sola prueba de la responsabilidad del senador Pinochet". Ésa es la verdad judicial. Nadie osó ni ha osado nunca contradecir a Faúndez. 

Este país está hoy en estado de desintegración y ella se ha originado en el imperio de la mentira y en la decadencia moral general en el ámbito político e informativo. Lo peor es que la mayoría de la gente cree falsedades. En medio del naufragio en curso, caracterizado por esos y tantos otros aspectos, la única  tabla de salvación precaria es que José Antonio Kast triunfe en la elección presidencial y detenga la caída general. Porque es el único capaz de salvar los restos náufragos que subsistan a flote después del desastre generado bajo el régimen de Sebastián Piñera, que compite estrechamente con Salvador Allende por el título de peor presidente de la historia de Chile. 

Si una mayoría popular no elige a Kast, pronto después sobrevendrá el completo hundimiento y, como lo he anticipado antes, ahí de nuevo una mayoría popular surgirá desde las cenizas y clamará, como lo hizo en 1973, por un  nuevo 11 de septiembre, en la esperanza (que hasta el momento tiene cero fundamento) de que exista un nuevo Merino con suficiente coraje, decisión y patriotismo y a él se le una otro Pinochet que tenga igual don de mando y tesón que el anterior, para acometer la reconstrucción indispensable. 

Ninguna de cuyas figuras se divisa hoy por ninguna parte. El país sigue marchando al precipicio al son de una trutruca, en la que quien más sopla es un completo incapaz que ni siquiera se allana a someterse al test de drogas y encabeza el trayecto colectivo hacia la venezolización total. Contra ella hoy el propio Larry King autóctono, en sus videos, advierte alarmado, como si nada hubiera tenido él que ver en la desfiguración del pasado que ha hecho posible un apoyo mayoritario a la tormenta perfecta que se está avecinando.

domingo, 10 de octubre de 2021

El Dolor de Ser Enjuiciado

El actual presidente se ha quejado públicamente del dolor, para él y su familia, de ser enjuiciado. Es saludable que lo sienta, porque lo sufren por causa suya, y con menos fundamento, miles de sus gobernados. 

Me escriben familiares de exuniformados ancianos, ilegalmente privados de libertad merced a querellas de Piñera I, muchas pasando por sobre la "cosa juzgada" (que él sí alega en propio favor) acerca del dolor que sufren ellos y sus familias. Acudieron "en horas tan comprometidas" a lo que fue un llamado de la civilidad a luchar contra el delito que por razones políticas privaba de vida o de bienes a otros chilenos. Cumplieron, pero hoy siguen presos y privados hasta de beneficios carcelarios que se otorgan a los delincuentes. Se les excluye de masivos indultos dados a reos comunes. Por haber atendido a aquel llamado.

Un brigadier general, de brillante hoja de servicios, hace años me relató personalmente su dolor y el de su familia por tener que entrar a presidio --y verse impedido hasta de concurrir al funeral de una hija-- tras ser inculpado de la muerte de un mirista a quien nunca conoció ni vio ni interrogó. No obstante eso, numerosos testigos, ante un juez "receptivo", lo imputaron de haberlo apresado y dado muerte. El caso se repitió y ya está completando una pena equivalente a presidio perpetuo (veinte años sin beneficios) sin nunca haber apresado a nadie. Salvo, claro, cuando en 1974 descubrió la guarida del mayor jefe terrorista y recibió la medalla al valor del Ejército. También entonces fue felicitado públicamente por la prensa y sindicatos bancarios (a uno de cuyos afiliados el subversivo había ordenado abatir y que recibió seis balazos por no haberle entregado la llave de la caja fuerte de su banco.)  Y recientemente otro juez "receptivo" le añadió años a sus condenas de ya varios ¡siglos! por el supuesto "asesinato" del mismo jefe terrorista en 1974. ¿Cosa juzgada? ¿"Qué es eso"?, preguntan los jueces rojos. ¿De qué cosa estará hablando la defensa del presidente?

Otro dolor es el de un oficial de Carabineros, Claudio Crespo, y su familia, pues él está preso desde el 21 de agosto de 2020 y marginado de su institución por el "delito" de combatir el delito. Estuvo a diario ante la primera línea de violentistas que cubrían a los carabineros a pedradas y los quemaban con bombas molotov. Está preso porque la escopeta antimotines que su institución le había entregado contenía no sólo balines de goma, sino otros objetos sólidos de los cuales él no estaba al tanto. Uno de los delincuentes perdió la vista, aunque el oficial está seguro de no haber sido él quien le disparó. Antes él pasó meses acudiendo a diario a recibir pedradas, bombas incendiarias e insultos. para ser curado de sus lesiones por su mujer y en seguida volver a recibir las andanadas al día siguiente. Chile, finalmente, lo "premió" dándolo de baja del Cuerpo y manteniéndolo preso hasta hoy. El dolor suyo y de su familia no tiene visos de término. Ni han recibido compensación alguna. 

Pues ni siquiera esas víctimas del deber cumplido tienen el consuelo de haber entregado a su familia una rentabilidad del mil por ciento, tras una hábil "pasada" del jefe del hogar en un negocio de centenares de millones de dólares. Eso no quita el dolor provocado por la persecución judicial, pero lo puede hacer más llevadero. Ningún militar ni carabinero preso han gozado de ese paliativo.

Centenares de ex uniformados presos vieron negárseles a ellos la generosidad oficial hacia los terroristas anteriores a 1990, manifestada mediante indultos y con todos ellos hoy libres. En particular recuerdan cuando extremistas condenados a más de diez años por hechos posteriores a 1990, recibieron otro indulto extra, al saldo pendiente de su condena, indulto que fue denegado a los uniformados que también ya habían cumplido diez años.

Es la hora, pues, de sopesar los dolores provocados con los recibidos. Y de comparar los beneficios recaudados por algunos con los perjuicios sufridos sin compensación alguna por tantos que lo han perdido todo. Como, sin ir más lejos, el último carabinero dado de baja, sin debido proceso, por haber tomado del cuello para detener a una convencional violenta y en estado de ebriedad que amedrentaba a su vecindario, el cual había impetrado el auxilio policial. 

Es el último uniformado que, también junto a su familia, sufre el dolor de la injusticia... sin ninguna compensación.   

jueves, 7 de octubre de 2021

Carta No Enviada a "El Mercurio"

Lo primero que hago cada día es leer "El Mercurio". Hoy leí la carta al diario de Ignacio Walker titulada "Sobre neoliberalismo" donde termina diciendo: "Entre nosotros el neoliberalismo realmente existente, bajo el experimento de los Chicago Boys, tomó la forma del capitalismo autoritario, (mercado más tortura.)..Todo eso es el neoliberalismo". 

No sé qué hay en el alma de Ignacio Walker, pero ésa es una carta propia de un canalla. No recuerdo otra tan malvada en más de sesenta años. 

Pensé escribir lo anterior al diario, pero estimé que no se iba a publicar y me limito a reproducirla en este blog. 

miércoles, 6 de octubre de 2021

La Justicia Divina Deberá Esperar

Sebastián Piñera ha hecho de la negociación incompatible un hábito de vida. Y le ha resultado muy rentable para edificar una fortuna. Pese a que esa clase de negociación es castigada por la ley, él siempre ha quedado impune. Lo pillan, pero nunca le pasa nada. Al contrario, lo eligen y reeligen Presidente.

Ya cuando era senador aparecía en la vida social de "El Mercurio" como presidente de Editorial Los Andes S. A., lo que, según la Constitución, acarreaba su cesación inmediata en el cargo parlamentario, por no ser éste compatible con el de director de una S. A.. Pero nadie dijo nada y la transgresión quedó impune.

También como senador se encargó de llevar los votos de su partido, RN, a apoyar el alza de impuestos que proponía el gobierno de Aylwin, mientras al mismo tiempo negociaba con la Corfo, parte de ese gobierno, la compra de las acciones de LAN de ésta. Negociación también incompatible y que también quedó impune, pues el alza de impuestos se aprobó con votos de Piñera y demás parlamentarios RN y él se quedó con las acciones de LAN, que representarían el grueso de su fortuna.

Posteriormente y siendo senador vendió a los bancos su negocio de tarjetas de crédito. Cuando aquéllos se negaron a pagar el alto precio exigido, Piñera presentó una moción de ley que obligaba a los bancos a pagar intereses por los saldos de las cuentas corrientes, lo que les habría representado un desembolso multimillonario. Entonces "entendieron" y "subieron la puntería", accediendo a pagar lo pedido. Piñera retiró la moción. Su fortuna volvió a incrementarse y la negociación incompatible volvió a quedar impune.

Ahora se revela que, siendo Presidente, su empresa Andes Iron vendió a una de Juan Carlos Délano, con una ganancia del 1.000 %, su participación en la minera Dominga. El pago de la última cuota de US$ 32 millones quedaba sujeto a que el gobierno de Sebastián Piñera no dictara normas que imposibilitaran el quehacer de Dominga. Negociación más incompatible no podía haber. Pero fructificó y quedó otra vez impune.

Se anuncia una acusación constitucional a raíz de publicarse más detalles del caso Dominga, pero todo el mundo sabe que le faltarán los votos en el Congreso. En 2011 el diputado Jorge Burgos sometió a votación la petición a la Bolsa de la grabación que ordenaba la compra de acciones de LAN con información privilegiada (la voz era inconfundible) pero se frustró el oficio a la Bolsa por 5 votos a 3, en circunstancias que Burgos contaba con una mayoría de 5 a 3 en la Comisión. Alguien le dio vuelta dos de sus votos. Desde entonces se sabe que Piñera gana en el Congreso las votaciones que lo afectan personalmente.

"Justicia divina", proclamó Julio Martínez en Arica en 1962, cuando el árbitro no sancionó un claro penal ruso contra Leonel Sánchez y cobró la falta como si hubiera sido fuera del área. Pero el mismo Leonel se encargó de convertirla en gol. Justicia divina. Pero de nuevo esta vez, por las mismas razones de siempre, parece que en el caso de Piñera ella va a tener que esperar. 

 

sábado, 2 de octubre de 2021

Los Mil Días Llegaron Ya

Sebastián Sichel y Evelyn Matthei declaran, en sendos videos, ser partidarios de retirar el 100% de sus fondos previsionales por temor a ser despojados de ellos. Esto sugiere que, en  opinión de ambos, la extrema izquierda manda en el país y lo seguirá haciendo.

Comparto su pesimismo. A mi juicio, como no aprendemos de la historia, ya estamos viviendo una segunda UP, pero todavía sólo a la altura de 1971, cuando aún no había escasez, no se desataba la inflación y las empresas y fundos seguían en manos de sus dueños particulares, produciendo, aunque muy amenazados, todo lo que se les demandaba, que era mucho. Pues había dinero en abundancia, dado que el gobierno duplicaba la emisión mientras mantenía los precios fijados.

También hoy los consumidores, todavía, como entonces, tienen mucho dinero. Me asombró la coincidencia de que las reservas del país en el Fondo de Estabilización Económico Social y el Fondo de Garantía de Pensiones, que a fines de 2019 ascendían a 23 mil millones de dolares, y que se agotarán hacia fin de año (pues el resto que queda aún, unos 10 mil millones de dólares, ha servido para dar un IFE mensual a quince millones de chilenos, lo que cuesta 3 mil millones de dólares mensuales) con el hecho de que los fondos acumulados en cuentas corrientes y cuentas RUT particulares han llegado a los mismos 23 mil millones de dólares extraídos del fisco. Ante ese poder de compra escasean los automóviles nuevos, suben de precio los usados y otros ítems de consumo y también comienzan a escasear, no obstante que la producción se recupera. Si no hay un "octubre rojo" violento, las ventas aumentarán mucho. Y los precios subirán más.

Debido a la necesidad de hacer frente a tanto gasto extraordinario, el endeudamiento del sector público con el exterior también casi se ha duplicado, desde el 20 % al 38 % del PIB. "Economía y Negocios" de "El Mercurio" informó que el próximo año el servicio de la deuda requerirá 15 mil millones de dólares. ¿De dónde saldrán, si ya no hay reservas fiscales? De más deuda externa. Pero la solvencia del país será entonces menor y, por tanto, el servicio de la nueva deuda le resultará más caro. Eso, che, se ha visto en el vecindario. Mucha gente está previendo ese futuro y comprando dólares. Otros, que ven debilitarse su derecho de propiedad, también lo hacen. A ellos se suman los que temen lo mismo que Sichel y Matthei, y pondrán en resguardo sus fondos recuperados comprando también dólares. Resultado: esa moneda trepó hasta 830 pesos en la semana. Supongo que el Banco Central salió a vender y lo hizo caer a $ 804 pesos el viernes. Pero muchos ya divisan el "dólar a luca" en el horizonte.

Sobre todo si la Convención Constitucional, dominada por la extrema izquierda, declara que el quórum de 2/3 para aprobar artículos del Reglamento y de la nueva Constitución puede ser superado por un "plebiscito dirimente" donde se obtenga simple mayoría. Hasta dice la Convención que tiene atribuciones para suprimir instituciones actuales (por ejemplo, la Presidencia de la República y reemplazarla por un Primer Ministro designado por el Parlamento). ¡Qué poco podría durar el Presidente que elijamos a fin de año!  Y nada de esto sería, en rigor, inconstitucional. Otro "fruto" del "Apruebo". (Un aplauso especial para tanto derechista que quiso verse "popular", se sacó la corbata y votó "Apruebo").

Tal como en 1971, la probabilidad de Chile de convertirse en una nación socialista es alta. Pero al socialismo siempre se le termina "la plata de los demás". Y pronto ingresaremos al período equivalente a 1972, cuando registramos una inflación de tres dígitos, incurrimos en mora de la deuda externa, proliferaron las huelgas y las cosas comenzaron a escasear, generando una masiva "marcha de las cacerolas vacías" de las dueñas de casa. Fue el comienzo del fin de la UP. 

Pues las bases democratacristianas se pasaron entonces vehementemente a la derecha. Eso llevó a la mayoría de los representantes del pueblo, de derecha y de centro (y hasta uno de izquierda, el PIR) en la Cámara a pedir a los militares "poner término" a la situación. Éstos accedieron (en buena hora para Chile y mala para ellos, pues "20 años después" fueron traicionados). Pero ésa es otra historia, que también se podría repetir si los ingenuos militares volvieran a hacerles caso a los astutos políticos asustados por la amenaza marxista otra vez.


martes, 28 de septiembre de 2021

La Solución del Problema Migratorio

El presidente Ramón Barros Luco sostenía que no había que preocuparse de los problemas, porque éstos eran de dos clases: los que no tienen solución, respecto de los cuales no hay nada que hacer; y los que se arreglan solos, frente a los cuales tampoco hay nada que hacer.

Este último es el caso del problema migratorio que se nos ha producido y cuyo estallido en Iquique "dio la vuelta al mundo": se debe a que miles de venezolanos vienen huyendo de las miserias del "socialismo bolivariano" y quieren radicarse en Chile, donde todavía impera un régimen de libre mercado que les ofrece trabajo y mejores condiciones de vida. 

Pero Chile, a su turno, encabezado por su actual presidente, Sebastián Piñera, está transitando aceleradamente hacia el socialismo y cuando la Constitución de ese corte impere en el país, perspectiva no lejana, puesto que quien encabeza las encuestas presidenciales es un candidato socialista apoyado por los comunistas, que admira al régimen de Venezuela, es obvio que los inmigrantes van a dejar de llegar acá, puesto que vienen huyendo de eso. Por algo no se quedan en Bolivia, país de gobierno socialista también, e ingresan masivamente a Chile por Colchane, pueblo fronterizo.n se está vcomsagrando por mayoría ´´

Entonces el problema migratorio se va a solucionar solo: los pobres de otras partes van a dejar de fluir hacia Chile, pues acá se está instalando el socialismo. Probablemente, incluso, dicho flujo se revierta, pues va a haber pobres chilenos que van a desear irse a vivir a otro país de economía libre como la que había acá.

En resumen, en unos meses más van a dejar de venir venezolanos y, al contrario, va a haber chilenos buscando emigrar. El problema se va a haber solucionado solo. Es decir, Barros Luco en ese caso tenía toda la razón. 

Y probablemente en el caso del nuevo problema que tendremos los chilenos bajo el socialismo también, pues ese régimen se está consagrando por mayoría y entonces de esa imbecilidad colectiva tampoco vale la pena preocuparse, porque no tiene solución. Sólo cuando pasen mil días, como ya se ha visto en el pasado, y ya en pleno desastre, la mayoría podría cambiar y encontrar una solución como la de 1973. 

sábado, 25 de septiembre de 2021

La Corbata de Kast y Una Gran Pena

Los socialistas odian las corbatas porque no las pueden regular ni controlar. Ellas son el máximo símbolo de la libertad personal, porque no se necesita una mayoría simple ni de dos tercios para tener la que uno quiera y cada cual consigue la que se le ocurra. Por eso los estatistas las repudian y andan por ahí descorbatados, tratando de imponer una moda que la haga desaparecer.

Como la izquierda domina los medios, logra que el resto la imite y entonces hasta derechistas débiles de carácter también se sacan la corbata para estar a la moda, no ser funados y sí parecer "populares". Pero eso sólo revela su falta de personalidad. Cuando en Argentina ganó Macri y apareció sin corbata, ahí mismo supe que su gobierno no tenía destino, porque carecía de personalidad. Aunque redujo un poco el déficit, otra cosa habría sido si hubiera aparecido con corbata y le hubiera "cortado la cola al perro" de una sola vez, como lo hizo Pinochet (que cuando andaba de civil no sólo usaba corbata, sino que le ponía una perla) y el '75, ante un déficit como el argentino, echó a un tercio de los burócratas, equilibró el presupuesto y puso al país a crecer al doble, hasta dejarlo a la cabeza de los Estados Desunidos de América del Sur. 

Sea como fuere, junto con la satisfacción de ver al único candidato del Rechazo con corbata en el debate presidencial, disfruté del contraste suyo con el perraje de descorbatados del Apruebo y de la consiguiente bolsa de gatos que tiene al país sumido en la incertidumbre y viviendo una aumentada inconstitucionalidad. 

Si la gente aprecia a los políticos con carácter, que no se pasan al enemigo y que, cuando llegan al gobierno, cumplen su programa y no se someten al de los adversarios, Kast ganará la elección.

Mi satisfacción la ensombreció la pena por el fallecimiento de Raquel Camposano, una jueza excepcional que rendía culto a la verdad y que por eso no llegó a la Corte Suprema. Pues si aquí un ministro de Apelaciones no miente con descaro, no asciende. Cuando en 2000 Raquel Camposano estaba activa y se votó el ilegal e improcedente desafuero del senador Pinochet, fundado en una doble mentira (que había mandado secuestrar y mantenía vivos en su poder a los secuestrados), la mayoría de los ministros mintió a sabiendas de que lo estaba haciendo, y ella se lo enrostró a todos: "Nadie cree que están secuestrados, todos saben que esa gente está muerta. Escuchando los alegatos en el desafuero, no había nadie que creyera, de los que alegaron, que estaban vivos" ("El Mercurio", 25.09.21, C7) .

Pero en este país ningún juez que se niegue a mentir puede ascender. Y así jueces y no jueces marchan mintiendo sin corbata y recitando imbecilidades comunistas, y así todos vamos directo a otros irremisibles mil días desastrosos. Transcurridos ellos la mayoría, sin duda, como ya lo hizo una vez, cambiará de parecer y volverá a clamar por que los militares los echen a todos. 

Pero ya no habrá garantía de que lo vuelvan a hacer, porque Aylwin, Piñera y los descorbatados ya hicieron "huevo de pato" a los uniformados una vez y éstos no querrán terminar de nuevo, como dijo el poeta o poetisa anónimo del soneto "Ejército, Qué Has Hecho": "muriendo en las sombras/ en que los dejaste encarcelar".