martes, 26 de julio de 2016

JOSÉ ANTONIO KAST PRESIDENTE



NOTARÍAS DONDE FIRMAR PARA SU INSCRIPCIÓN

QUIENES FIRMAN DECLARAN BAJO JURAMENTO NO ESTAR AFILIADOS A UN PARTIDO Y TENER DERECHO A SUFRAGIO

LA FIRMA NO TIENE COSTO PARA EL ADHERENTE

SÓLO DEBE LLEVAR SU CÉDULA DE IDENTIDAD.


ZONA METROPOLITANA

COMUNA                   NOTARÍA                         DIRECCIÓN                                      HORARIO  

Buin                          Pedro Álvarez                    Aníbal Pinto 269, local 5                         -----
                                     
Conchalí                   Mónica Figueroa                    Dorsal 1685                                      09.00 a 18.15

Curacaví                   Gilda Miranda                   Ambrosio O'Higgins 1375                    10.00 a 16.00

Estación Central      Gabriel Ogalde                  Alameda 3425                                       09.00 a 18.30

Huechuraba             Notaría Bertolino              A. Vespucio 1737, local BP 164           09.30 a 17.30

La Cisterna             Medina Ricci                    Gran Avenida 6988                                     -----

La Florida               Dora Silva                        Vicuña Mackenna Poniente 7131          08.45 a 17.45

La Granja               Verónica Villaseñor          Santa Rosa 7976-A                                     ------

La Reina                 Notaría Jara                      Príncipe de Gales 5786                          09.00 a 18.30

Las Condes             Notaría Hurtado               Apoquindo 4943                                        ------

Las Condes            Santelices Narducci          El Bosque Norte 055, of. 31         9 a 13.30 - 15.30 a 18
                                           
Lo Barnechea        Notaría Ulloa                    La Dehesa 1450, local 15    9.15 a 13.30 - 15.15 a 18.15

Lo Prado                Orlando Cerda                  San Pablo 6070                        9.30 a 13.30 - 15.30 a 18

Macul                    Juan Facuse                       Gregorio de la Fuente 3143            9 a 13.45 - 15 a 18

Maipú                    Manuel Cammas              Monumento 2079                            09.00 a 17.30

Melipilla               Martínez Loayza               Serrano 379                                    9 a 14 - 15 a 18.30    
Ñuñoa                   Elías Jarufe                       Pedro de Valdivia 3317                           ------

Paine                    Notaría Reyes                    La Concepción 307                                 ------

Providencia          Avello Concha                   Orrego Luco 0153              9.30 a 13.45 - 15.30 a 18.15

Providencia          Notaría Valenzuela            Providencia 1777               8.30 a 13.30 - 15 a 17.30

Providencia          Notaría Celis                    Luis Thayer Ojeda 045                   09.00 a 19.00

Puente Alto        Notaría Camus                   Baquedano 403                                       ------        

Quinta Normal   Notaría Baeza                    Mapocho 4167                               9 a 14 - 15.30 a 18

Recoleta             Juan Luis Sáiz                    Recoleta 377                                 09.00 a 18.00

San Bernardo     Lylian Jacques                   Victoria 416                                            ------

Santiago            Osvaldo Pereira                 Teatinos 449, piso 6             9.30 a 13.30 - 15.30 a 18.30
 
       
ZONA NORTE

Arica                 Redolfi                              Baquedano 796                                 17 a 19

Iquique              Poza                                  Serrano 191                              9 a 14 - 16 a 18

Calama             Gemmel                             Vargas 2209                             9 a 13 - 15.30 a 19.30

Antofagasta      Abásolo                             Jorge Washington 2653                       ------

Copiapó           Felipe Villarino                  Atacama 402                         9.30 a 13.30 - 16.15 a 19.30    
Copiapó           Francissco Nehme             Yungay 416                                             ------

La Serena        Notaría Leyton                   Cordovez 317                          9 a 14 - 15 a 17

Coquimbo       Notaría Yaber                     Aldunate 1207                                         ------

San Felipe       Jaime Polloni                     Merced 192                        9.30 a 13.30 - 16.15 a 19.30

Viña del Mar   Luis Fischer                       12 Norte 785, p. 3               9 a 14 - 15.15 a 18.30

Limache         Notaría Lister                     Palmira Romana Sur 405-A  9.30 a |13.30 - 16.15 a 19.30
                                                                   Paseo Araucaria        

Villa Alemana Notaría Cárcamo              Buenos Aires 663, local 1     9 a 14.10 - 15.10 a 18
                                                                  Galería Cristal

Quilpué         Notaría Swett                      Diego Portales 790, p. 2      10 a 13 - 15 a 18

Con Con        Eugenio Gaete                   Tierra del Fuego 903             10 a 18

San Antonio  Notaría Fuenzalida             Constitución 286                  9 a 13 - 15.30 a 18.30  


ZONA CENTRO-SUR

Graneros       Pérez Díaz                          José M. Cousiño 110           10 a 13 - 16 a 18

Rancagua      Jaime Bernales                  Bueras 329, local 2               9 a 14 - 15.30 a 18.30

Rengo           Notaría Figueroa               Diego Portales 102-B           8.30 a 13.45 - 15.30 a 17.30

San Vicente de TT  Chadwick                Carmen Gallegos 321          9 a 14 - 15 a 17.30
     
Peumo           Notaría Benett                  Vicuña Mackenna 80            8.30 a 16.30

Pichilemu      Notaría Urzúa                   Daniel Ortúzar 621              9 a 14 - 15 a 18

Santa Cruz     Jorge Carvallo                  Claudio Cancino 60            9 a 14 - 16 a 18
                                                                 Pasaje Marcel

Curicó           Fernando Salazar              Carmen 498                        9.30 a 13.30 - 16.15 a 19.30

Talca             Teodoro Durán                  1 Norte 888                        9 a 13.30 - 15 a 18

Talca             Angelita Hormazábal        2 Oriente 1139                                -------

Talca            Héctor Manuel Ferrada      1 Sur 898                                         -------

Parral         Notaría Giullet                   Aníbal Pinto 115, of. 103                ------

San Carlos Notaría Behar                    Vicuña Mackenna 529                     ------

Chillán       Notaría Tejos                     El Roble 620                         9 a 16.30

Talcahuano Notaría Santibáñez          Mall Plaza El Trébol             8 a 14 - 15 a 17

Arauco       Anfión Podlech                Cochrane 337                       9 a 13.30 - 14 a 18

Curanilahue Notaría Ávila                  Balmaceda 40                      9.30 a 18
 
Lebu           Notaría Gillet                   Aníbal Pinto 715, of. 103           ------

Cañete        Marcel Pommiez              Esmeralda 280                    9 a 14 - 15 a 18

Los Ángeles  Selim Parra                    Lautaro 325                               ------

Lota            Mariana Abuter                Arturo Prat 112, p. 2              9 a 14 - 15 a 18

Coronel      René Arriagada                 Cochrane 130, p. 2                 9 a 18

Yungay       Marcelo Riesco                 Arturo Prat 233                        ------


ZONA SUR

Angol         Esmirna Vidal                   M. Bunster 341                       9 a 14 - 15.30 a 18.30

Temuco       Humberto Toro                 Claro Solar 831                      9 a 13.30 - 15 a 17.30

Panguipulli  Notaría Caldera                O'Higgins 370                             ------

Valdivia       Carmen Podlech               Independencia 648                      ------

Osorno         José Dolmestch                Matta 680                               9 a 13.30 - 15 a 18

Puerto Varas Bernardo Espinoza           Gramado 535                             ------

Los Muermos Notaría Brahm                Antonio Varas 103                     ------

Puerto Montt  Langlois Danks              Urmeneta 451                         9.30 a 13.30 - 16.15 a 19.30

Coyhaique     Juan C, Martin                21 de Mayo 551                     9 a 13 - 15 a 18

Puerto Natales  Herbert Mundy            Carlos Bories 454                  9 a 17

            

domingo, 24 de julio de 2016

Lo Demás No Era Música


          Los políticos de derecha sufren del Síndrome de Estocolmo con Piñera. Éste puede hacerles las peores cosas, pero eso mismo los transforma en incondicionales suyos. Evelyn Matthei lo es, pese a la vergonzosa conspiración que aquél montó contra ella para desbancarla de una candidatura presidencial a comienzos de los ’90. Joaquín Lavín lo es, pese a que, también en la misma época, Piñera abandonó por completo la campaña presidencial de aquél cuando se dio cuenta de que las encuestas no le permitían a él ser el candidato. Después consiguió de frentón desbancarlo en 2005, impidiendo que hubiera un candidato único contra Michelle Bachelet. 

        Y todo eso para no recordar el affaire “cura Jolo-Gemita Bueno” que promovió contra la UDI, con mucha digitación de Piñera, la entonces diputada RN Pía Guzmán. “Una bomba contra la UDI”, como decía aquél, lleno de expectativas, cuando llamaba desde el sur a la oficina de Allamand para que se preocupara del asunto. Y en la TV Piñera se declaraba “emocionado” por el falso testimonio de la Bueno contra Jovino Novoa. El escándalo así fraguado implicó que Lavín dejara de ser una alternativa imposible de derrotar en 2005, como hasta ese momento lo consagraban las encuestas.

Pero ahora y pese a todo eso y mucho más, Joaquín Lavín se ha convertido en un paladín de Piñera y en tal calidad pronunció su famosa frase en el sentido de que el  candidato presidencial de la UDI en 2017 debe ser éste “y lo demás es música”. Antes eran rivales, pero ahora son la misma cosa. Pues Lavín transitó de ser “un gallo de pelea” en la defensa del Gobierno Militar, al “No”, donde casi siempre estuvo Piñera (que transitoriamente se  cambió al “Sí” para ser generalísimo de Büchi en 1989, pero después retornó al “No). Pues Lavín se pasó explícitamente al “No” cuando en 2005 declaró que lo habría apoyado en 1988 “si hubiera sabido” todo lo que afirmaban las consignas comunistas.

El hecho fue que, sucedido todo eso, ahora Piñera digitó lo necesario para que Lavín apareciera como “su hombre” en calidad de candidato a alcalde de Santiago, siendo que un joven concejal de RN, Felipe Alessandri, ex funcionario de la presidencia de Piñera, aspiraba a desafiar a la alcaldesa Carolina Tohá.

Alessandri defendió su opción y entonces RN y UDI encargaron encuestas, seguros de que Alessandri “era sólo música”, pero resultó que si bien éste perdía ante Lavín por apenas 0,6 de punto, lo más sugestivo era que se acercaba más que éste a Carolina Tohá en la competencia directa con ella, que es lo importante. A raíz de ello, Lavín renunció y Piñera, que lo armó todo, ahora hace como que no tuvo nada que ver.

El joven Alessandri, hasta ahora, no “se ha dado vuelta la chaqueta” ni se ha declarado “arrepentido”, lo que le garantiza la adhesión de las huestes que añoran el orden y la tranquilidad que imperaban cuando su padre, Gustavo, era alcalde designado de Santiago por el Presidente Pinochet, entre 1987 y 1989. Gustavo, por cierto, ha sabido mantener una sola línea política.

“Lo demás”, entonces, no era música. Los que aspiramos a tener como candidato presidencial a un tipo decente y de nuestras ideas, que no sea del “No” ni se haya arrepentido ni dado vuelta la chaqueta; con un prontuario limpio y que sea capaz de reivindicar la verdad histórica, empinándose por sobre la repetición de las consignas comunistas y condenando la prevaricación judicial contra los militares (de la cual Piñera es cómplice activo), necesitamos otras opciones en 2017.

Desde luego, ya tenemos la de José Antonio Kast, quien se ganó una “standing ovation” ante 300 personas en el seminario del viernes del Foro Republicano en la UC y por quien podemos firmar ya en un centenar de notarías (que indicaré en una próxima edición de este blog), para inscribirlo como el candidato de nuestras ideas en la primera vuelta presidencial de 2017.

martes, 19 de julio de 2016

Una Historia Sin Fin


          A raíz de la prisión y procesamiento del general (r) Cheyre se ha reiterado una situación característica del último cuarto de siglo en Chile: la falsificación de la historia reciente con el fin de desprestigiar al Gobierno Militar.

          Han sido demasiadas las publicaciones de estos días que, una vez más, faltan a la verdad, de modo que me voy a detener en un solo caso, por ser el más divulgado.

          La hermana de un fusilado en Antofagasta en octubre de 1973 escribió una larga carta a “El Mercurio” dando una  versión novelesca y apartada por completo de la verdad acerca de la muerte de su hermano. Procura cargar la culpa a los generales Arellano y Pinochet, ambos por completo ajenos a ella, y envía un mensaje exculpatorio del general (r) Cheyre, que tampoco tuvo responsabilidad, pero se convirtió en un ícono político de los adversarios del Gobierno Militar cuando en 2004 se rindió incondicionalmente ante ellos y declaró que la culpa de todos los males del pasado reciente la tenía el Ejército que él encabezaba. Es decir, validó la tesis completamente opuesta a la planteada por Eduardo Frei Montalva en 1973, cuando dijo al país y al mundo que el único culpable de la crisis del país era el gobierno de la Unidad Popular y que los militares habían salvado a Chile.

La carta al diario era plena de intencionalidad política, pues refería una situación imaginaria en que llorosos oficiales de la Fuerza Aérea, arrepentidos, escribían en una servilleta el nombre del verdadero culpable de la muerte de su hermano, con la cual en el hecho esos oficiales nada tuvieron que ver. Y un “general bueno”, según la carta, Joaquín Lagos Osorio, comandante del regimiento de Antofagasta, habría tratado de salvar a su hermano, pero no pudo y fue separado del Ejército por ello. Nada de eso  tiene nada que ver con la verdad de los hechos que consta en dos procesos judiciales de numerosos tomos cuyas piezas sustantivas yo personalmente he estudiado, dando origen a mi libro “La Verdad del Juicio a Pinochet”, que puede leerse haciendo clic al margen de este mismo blog y previo pago de una módica suma.

          La versión de la hermana del fusilado Ruiz-Tagle ha sido desmentida siempre y reiteradamente en el pasado, pero ella reincide a la primera oportunidad que se le presenta y ya quienes la refutábamos hemos caído en el aburrimiento, sobre todo sabiendo que no tenemos la misma certeza que ella de ser acogidos en el diario ni menos en la televisión. Es una “historia sin fin”.

          Pues otro importante medio, el Canal 13 de TV, tomó pie de esa carta al diario y le hizo una larga entrevista en Teletrece a su autora, en la cual ella reprodujo la versión novelesca y apartada de la verdad publicada en “El Mercurio” y le dio una repercusión todavía mayor y adicional a la versión falsa de los hechos. A estas alturas, supongo, ésa es la que comparte la mayoría, si es que no toda la opinión pública. Lástima que es falsa. Pero así se escribe la historia reciente de Chile.

          Precisamente éste ha sido, en general, el proceso mediante el cual se han lavado los cerebros en el país y se ha desfigurado su verdad histórica.

          En el caso aludido esta última quedó establecida en el proceso seguido por esos hechos en Antofagasta en 1986 y que terminó con la aplicación de la amnistía. Luego vino el proceso ilegal sustanciado por el ministro Juan Guzmán Tapia a fines de los ’90, pasando por sobre la cosa juzgada, la amnistía, la prescripción, la presunción de inocencia y el debido proceso, y cuyo fin era obtener el desafuero del senador Pinochet, también completamente ilegal y al cual contribuyeron con sus votos decisivos dos abogados designados ministros de la Corte Suprema con los votos de la derecha.

          La verdad de los fusilamientos de Antofagasta fue que se llevaron a cabo sin conocimiento de ninguno de los generales Arellano, delegado de Pinochet, y Lagos Osorio, comandante del regimiento local, y en las horas en que ambos cenaban y luego alojaban en la casa del segundo. Participaron en las ejecuciones tanto miembros de la comitiva de Arellano como del regimiento local, sin órdenes de sus respectivos superiores. Los insubordinados fueron, en efecto, a la cárcel de Antofagasta y retiraron a 14 presos, a las 23.30 del 18 de octubre de 1973. No participó nadie de la Fuerza Aérea, como quedó constancia en la detallada acta que Gendarmería levantó ante el retiro de los presos, supuestamente para ser sometidos a un Consejo de Guerra.

          Si Arellano y Lagos Osorio no sabían nada de lo que hacían algunos subordinados suyos, mucho menos lo sabía Pinochet, que fue completamente ajeno a los hechos, pero resultó desaforado del Senado en virtud de ellos. El detalle de las evidencias del proceso está en los libros “De Conspiraciones y Justicia”, del hijo del general Arellano, Sergio Arellano  Iturriaga, y en el ya referido “La Verdad del Juicio a Pinochet”, del autor de este blog.

          El teniente coronel que tuvo la principal iniciativa en los fusilamientos ilegales de Antofagasta (y en los de La Serena y Calama) sólo ingresó el año pasado a Punta Peuco, pues siempre declaró lo que los ministros sumariantes de izquierda querían oír: que había obrado bajo órdenes de Arellano, delegado de Pinochet. Eso le valió quince años de libertad. El propio general “bueno”, Lagos Osorio, también culpaba a Arellano, a sabiendas de que no decía la verdad, pues le constaba que aquél ignoraba todo lo sucedido en la noche en que ambos cenaban y alojaban en su casa. Los jueces nunca tocaron a Lagos Osorio, pese a que, cuando Arellano había llevado a su presencia al verdadero y principal responsable, se había negado a recibirlo y había anunciado que dejaría el Ejército, siendo que en él radicaba la responsabilidad, como suprema autoridad judicial del momento en la zona, de investigar y sancionar los hechos. Peor aún, hizo publicar un aviso en diarios del norte diciendo que se había procedido a los fusilamientos ilegales “por orden de la Junta de Gobierno”, lo que era evidentemente falso.

          Pero han sido las versiones apartadas de la verdad las que se han impuesto. Y así continúa la “historia sin fin”: periódicamente se miente una vez más y se reafirma la versión falsa, con la complicidad de medios que, estando llamados a divulgar la verdad, se prestan entusiastas a propagar versiones falsas.

          Hay muchos testimonios de una crisis moral en el Chile actual. Ninguno más poderoso que este culto a la mentira consagrado como doctrina general.

domingo, 17 de julio de 2016

El Problema de Lagos No Está a la Derecha


          Hace un tiempo escribí que entre dos males de segunda vuelta –Lagos y Piñera— los votantes de derecha nos íbamos a inclinar mayoritariamente por Lagos. Eso llamó la atención y ganó espacios en los diarios. Corresponde exactamente a lo que yo palpo entre la verdadera gente de derecha, que es la que defiende la obra del Gobierno Militar, es partidaria de una sociedad libre y no se ha comprado las consignas de la izquierda sobre la desigualdad, los “atropellos a los derechos humanos” y otras patrañas y consignas que han usado para lavar los cerebros de la gente.

          En un almuerzo semanal al que vamos unos veinte comensales que piensan de la manera antedicha, la segunda vuelta Lagos-Piñera se resuelve 15 contra cinco a favor del primero.

          A los pocos días de que publiqué esto, hace un tiempo, el PPD comenzó a moverse para proclamar a Lagos, porque obviamente si consiguen un candidato que agrupe al centro y la izquierda y, además, consiga votos de derecha, dejan de tener perdida la próxima elección presidencial, como la tienen hoy.

          Es verdad que Piñera corre con ventaja y ya tiene comprado al establishment de la derecha. A simple vista uno advierte dónde ha puesto sus fichas. No es que necesariamente la gente se venda (aunque alguna se vende, obvio, y esos saltan a la vista o al oído, según el  medio en que se expresan) sino que reciben aportes generosos para sus beneméritos fines y automáticamente quedan cooptados por Piñera.  Pero la verdadera gente de derecha sabe que él es de otras ideas, es un hombre del “No” y no es ni se siente de derecha. Sabe que traicionó a los militares cuando les prometió velar, en los juicios ilegales iniciados contra ellos, por el debido proceso y la prescripción, para después de llegado al gobierno triplicar las querellas y hacerse parte activa de la prevaricación contra ellos. Es socialista de alma, mantuvo a un mirista como funcionario de su confianza en un cargo clave y cuando puede sube los impuestos y agranda el Estado, creando burocracia, nuevos ministerios, subsecretarías, superintendencias y agencias. Y además insultó a la derecha urbi et orbi, calificándola de “cómplice pasiva” de delitos.

          Lagos, en cambio, fue menos odioso con los militares y con ella y gobernó mejor en todos esos aspectos que Piñera. Por algo durante su gobierno un dirigente del sector privado dijo que “los empresarios aman a Lagos”. Es verdad que como político está casi siempre equivocado, pero menos que Piñera. Por eso es un mal menor.

          En todo caso, hoy el problema de Lagos no está a la derecha, y ni siquiera lo tiene con el centro, porque sobran voces DC que miran con simpatía su postulación, sabiéndolo un moderado. Su problema está con la izquierda revolucionaria. Y por eso quienes lo consideramos un mal menor entendemos que diga algunas tonterías estatistas, como lo ha hecho en estos días, porque el sector que necesita asegurar está a su izquierda, y ese sector se pone díscolo apenas su candidato deja de decir tonterías.

          De modo que en la derecha no sobornada estamos tranquilos. De partida, ya tenemos un candidato propio ya resuelto, que es José Antonio Kast, para primera vuelta. Ha prendido tanto que los panegiristas de Piñera se cuidan de no nombrarlo cuando repasan la lista de presidenciables, porque saben que ahí está la verdadera competencia. Ya Kast tiene un centenar de notarías recibiendo firmas para presentarse a la primera vuelta presidencial y estoy cierto de que apenas se mueva un poco va a reunir las 35 mil necesarias.

          A la vez, el coronel Labbé también ha anunciado su decisión de postular y es seguro que tendrá como base el respaldo de la familia militar. Y otro hombre de derecha, el senador Manuel José Ossandón, también es una opción plausible para nuestro sector, porque es un tipo decente, cuyo lema, “manos limpias”, tiene obviamente incómodo a Piñera. Es decir, tenemos opciones variadas y un seguro de segunda vuelta contra el mal mayor. Que Lagos se preocupe de su izquierda, porque de acá no tiene para qué.

          Los de la “derecha de verdad” estamos, entonces, tranquilos, y podemos afirmar, como cuando decíamos con toda verdad bajo el gobierno benemérito que salvó a Chile y lo pasó de la retaguardia y la inminente guerra civil a la vanguardia del hemisferio y la paz social, “vamos bien; mañana mejor”. 

jueves, 14 de julio de 2016

Nuestra Historia Nos Condena


          El Servicio Electoral está paralizado porque su consejo no puede funcionar, dado que no tiene quórum. Y no lo tiene porque el consejero Joignant, de izquierda, no quiere sentarse junto al consejero Cheyre, general (r) ilegalmente procesado por la justicia de izquierda con trasgresión de todos los preceptos básicos del derecho penal ancestral y universal y de la Constitución y las leyes vigentes en Chile. Joignant esgrime la consigna de las “violaciones a los derechos humanos” para no sentarse próximo a Cheyre. Es que ahora los agresores son “agredidos”, los victimarios, “víctimas” y los totalitarios “demócratas”.

Sea como fuere, si no hubiera solución no podría haber elecciones, porque no pueden legalmente tener lugar si no funciona el consejo del Servel.

          Ésta es pura y simplemente más Historia de Chile. He estado leyendo el Diario Militar del general José Miguel Carrera, héroe de nuestra Independencia (Colección de Historiadores i de Documentos relativos a la Independencia de Chile, tomo I, Imprenta Cervantes, Santiago, 1900) y ahí me entero de que durante la Patria Vieja y habiendo desembarcado un ejército realista español al mando del general Mariano Osorio para poner fin a la reciente independencia de Chile, nuestros generales y héroes Carrera y O’Higgins ¡combatían entre sí, mediando no pocos muertos, en las cercanías de Santiago, en agosto de 1814, mientras Osorio y sus huestes avanzaban desde Chillán para tomarse la capital!

Las explicaciones de Carrera acerca de por qué no ayudó a O’Higgins sitiado en Rancagua son febles, pero el hecho fue que, después del desastre, finalmente Osorio y su ejército entraron a Santiago en medio del ¡homenaje popular! La “vuelta de chaqueta”, como sabemos, es muy chilena. Mientras Carrera huía con la intención de reagrupar sus fuerzas en La Serena, O’Higgins lo hacía para reagruparlas en Mendoza, a donde finalmente confluyeron ambos, aunque sin nunca ponerse de acuerdo, lo que a la postre terminó con el fusilamiento de los Carrera en Cuyo.

Hoy seguimos igual. En el centro del intríngulis están el general (r) Cheyre, un Poder Judicial capturado por la izquierda que no imparte justicia, sino que viola impunemente las leyes, una izquierda que ha falsificado la historia y se cree sus propias mentiras, una DC y una derecha que “se han dado vuelta la chaqueta”, tras haber incitado y apoyado a los militares para derrocar a Allende (que a su debido tiempo se preparaba para liquidarlos por las armas, contando, por supuesto, con una amplia “vuelta de chaqueta” de no pocos militares); y una opinión pública que no entiende nada, no recuerda nada, si es que alguna vez algo supo, y que se forma opinión a través de programas de TV elaborados por la izquierda que falsifican burdamente la verdad.

La Presidenta cree resolver la parálisis del Servel nombrando en el consejo a un experto de la UDI, lo que revela el grado de desesperación en que ha caído, siendo la revolucionaria de izquierda que es. Porque ella sabe que en el país puede paralizarse todo, menos las elecciones. Eso no podemos permitirlo, visto que es la actividad nacional más importante después de la de sustraer dinero al fisco mediante los más variados artilugios, el último conocido el de cobrar pensiones de más de cinco millones de pesos cuando el tope máximo legal es $1.560.000.

¿Qué es lo más alejado de los chilenos en un momento de confusión como el actual? La verdad histórica. Completamente olvidada. Cuando Cheyre era un teniente de 23 años en el regimiento de La Serena, todo el mundo sabía que había un ejército clandestino extremista al cual los grandes líderes del país habían pedido a las Fuerzas Armadas y Carabineros derrotar por las armas. Eso no se discutía en octubre de 1973 y por lo mismo la derecha lo avalaba, los grandes líderes DC, como Frei Montalva y Aylwin lo certificaban (el primero había dicho que “esto se arregla sólo con fusiles” y el segundo defendía en octubre de 1973 la acción de los militares, negándose a condenarlos “desde detrás de un escritorio… mientras ellos están recibiendo el fuego”). Todo eso lo sabía todo el mundo. Lo malo es que ahora lo ha olvidado todo el mundo y Joignant ni siquiera puede sentarse junto a Cheyre.

Por supuesto, en ese tiempo también Chile era Chile y la gente hacía las cosas “a la chilena”, entre ella los jefes militares zonales, que por delegación de la Junta, estaban a cargo de la justicia y la seguridad interior, pero tenían dispar capacidad para ese menester. ¿Y qué hicieron en 1973? Lo que les indicaba el sentido común: tomaron presas a miles de personas sospechosas de estar vinculadas a la extrema izquierda armada. Pero muchas de esas personas no estaban en la lucha armada. Se llenaron los regimientos de presos. Los familiares iban, por miles, a sus rejas a protestar. Entonces el Presidente de la Junta, el general Pinochet, designó al general Sergio Arellano para que recorriera el país visitando regimientos, poniendo orden, acelerando los procesos y ordenando que no se cometieran abusos. Pero entonces algunos miembros de su comitiva cometieron crímenes sin consultar a nadie –porque en Chile la disciplina es “a la chilena”— y varios comandantes de regimientos bajo cuyo mando se habían cometido esos delitos, con participación de sus propios oficiales, aprovecharon de “sacarse el pillo” (oficio nacional en el cual somos expertos) y optaron por cargárselo todo a la comitiva de Arellano.

El caso más típico fue el de Copiapó, donde 13 personas habían resultado muertas en un intento de fuga en la noche del 15 al 16 de octubre (por lo tanto, cuando la comitiva de Arellano estaba todavía en Santiago) pero todo el mundo le cargó esas muertes. En el famoso libro “Los Zarpazos del Puma” se llegó al extremo de falsificar la fecha del oficio del militar que estaba a cargo de los presos muertos, postergándola en un día para poder culpar a Arellano. Esto lo denuncié reiteradamente en mi columna de “El Mercurio” a lo largo de los años y nunca fui contradicho por la autora del libro, hoy fallecida. Pues la cosa era todavía más clara, porque en el mismo libro se publicó un oficio del comandante del regimiento al administrador del cementerio pidiendo la sepultación de trece cuerpos el 16 de octubre, en circunstancias que en la página siguiente se dice que fueron fusilados después, el 17 de octubre (ver págs. 150 y 151 de “Los Zarpazos del Puma”.)  Arellano y comitiva llegaron a Copiapó el 16 en la tarde. Es decir, hasta se miente “a la chilena”.

La leyenda, entonces, pudo más que la verdad, como en tantos otros casos. Y hoy ha sufrido las consecuencias de ello el general Cheyre, pero hay otros oficiales que han tenido una suerte mucho peor. El brigadier Krassnoff le escribió a Cheyre una carta cuya copia se me ha hecho llegar. Krassnoff está condenado sin pruebas legítimas a más de un centenar de años de presidio por delitos que no cometió. Ojalá pudiera “gozar” de la tibia persecución desatada contra Cheyre. He aquí un párrafo de su carta: “Tú sabes que jamás tú o yo nos prestaríamos para ejecutar, ser cómplices u ocultar una falta o delito cometido por algún miembro de nuestro Ejército; muy por el contrario: seríamos los primeros en asumir nuestras propias responsabilidades o denunciar a quien hubiese correspondido, pero con todas las evidencias y siguiendo los procedimientos legales justos que se deben aplicar en dichos casos”. El brigadier no ha sido condenado legalmente, sino en virtud de “ficciones jurídicas”, según lo confesó en la TV el propio juez que las fabricó. Es un escándalo que alguien sufra cadena perpetua de hecho en virtud de una ficción. Pero “estamos en Chile”.

Todo es una pillería: la justicia, la legalidad, el “proceso constituyente”, el relato histórico, la probidad. Por eso un experto en ese menester quiere volver a mandar en el país y se promueve presentando un libro que nos llama a “Mirar Para Adelante”. Porque si alguien mirara hacia atrás podría ver su prontuario, que ciertamente él desearía hacer olvidar.

Nuestra historia nos condena, tanto la pasada como la reciente. Sólo podemos enorgullecernos si ocultamos gran parte de la verdad, que es lo que siempre hemos hecho, pero nunca tanto como en la actualidad. 

lunes, 11 de julio de 2016

¿En Qué Categoría Está Usted?


          El ministro de Justicia, José Antonio Gómez, fue a ver apresuradamente al ministro sumariante Carroza para explicarle que la prevaricación está bien y que se puede pasar por sobre la amnistía, la prescripción, la cosa juzgada, la presunción de inocencia, el principio de legalidad, el principio pro reo, la irretroactividad de la ley penal, la verdad de los hechos y, en general, por sobre todo el debido proceso, porque nada de él rige en los juicios contra militares, pero que Cheyre es otra cosa y su procesamiento y prisión “nos han metido en un tremendo problema.”

          Es que Carroza entiende tan poco de derecho como de política. Y lo primero está bien, porque es políticamente correcto y para meter presos a los militares no es necesario saber derecho (mejor dicho, es necesario no saberlo);  pero de política los jueces de izquierda tienen que aprender un mínimo elemental, como que Cheyre es “de ellos” y, por lo tanto, meterlo en el mismo saco que a los demás es una barbaridad.

          Ahora ¿cómo van a salir del problema? Porque están apresando a Cheyre por un delito inventado por los jueces de izquierda y que no está en ninguna ley: el de “haber estado ahí”. Cheyre era completamente inocente, pero “estaba ahí” cuando otros fusilaron por sí y ante sí. Les ha pasado a otros: al joven teniente (en 1973) Sergio Jara Arancibia, que ahora está cumpliendo 18 años de presidio por haber “estado ahí” cuando un conscripto, sin saberlo él, disparó a dos extremistas. ¿Cuántos años le pueden caer a Cheyre? Y nótese que los que dispararon en La Serena habían librado impunes por más de quince años, porque, llamados a declarar, decían que habían matado por orden de Arellano y Pinochet, lo cual era falso pero era lo que los jueces deseaban oír. Y por eso quedaban libres. Pero, como los jueces de ahora no entienden de política, finalmente el año pasado metieron también presos a los autores de los disparos.

          El caso Cheyre no puede ser más inoportuno para la izquierda. ¿Por qué? Porque produce sorpresa y revuelo, de modo que la gente pregunta, repasa y algo aprende, y se sorprende con la verdad, que ignoraba por completo. La izquierda no debe permitir que la gente la sepa. Los más jóvenes, que no tienen idea de la historia real y se han tragado completas las mentiras de los “atropellos a los derechos humanos” y la “Caravana de la Muerte” y cosas así, se sorprenden de saber que Frei Montalva y Aylwin aplaudían a los militares justo cuando tenían lugar los fusilamientos de La Serena o la muerte de dos extremistas por un conscripto. ¿Cómo, si después condenaron a los militares y pidieron perdón al país por lo que éstos hicieron?

          Porque “se dieron vuelta la chaqueta” y reescribieron la historia, pero ahora, con la “papa caliente” de Cheyre, reasoman verdades que por ningún motivo deben reaparecer. Díganme ustedes si puede reaparecer este recuerdo que el ex ministro DC de Frei Montalva, William Thayer Arteaga, hizo en sus “Memorias Ajenas”, Andrés Bello, 2012, p. 312 (citado en un recurso reciente del abogado Adolfo Paúl ante el Tribunal Constitucional):

          “Cuando cayó el gobierno de Allende, Frei me anticipó que asistiría a la misa de acción de gracias que tendría lugar el 18 de septiembre de 1973 en la Iglesia de la Gratitud Nacional, a la que también concurrirían los ex presidentes Gabriel González Videla y Jorge Alessandri. Frei fue porque, según me dijo, ‘sería un carajo y un cobarde si no asistiera. Los militares nos salvaron la vida y de una degollina’. Creo que fue más o menos frente a la catedral, en la Plaza de Armas cuando, tomando en consideración lo que conversé con Frei, le pregunté en esos días al cardenal Silva Henríquez: ‘Dígame, Eminencia, ¿no cree usted que si no es por los militares a muchos de nosotros nos habrían asesinado?’ Él me respondió: ‘No sólo a ustedes, sino que a mí también. A todos nosotros’. Fueron las mismas palabras de Frei”.

          Inaceptable, inoportuno, un completo desatino recordar cosas como ésa. Pero la prisión de Cheyre obliga a recordarlas, y tantas más que estaban completamente olvidadas. No sólo olvidadas: derogadas, tanto como el derecho, la justicia y la legalidad. Y ahora puede llegarlas a saber la gente…

          Y, a propósito ¿en cuál de las categorías fijadas por Frei Montalva está usted? ¿O está en las dos? ¿O en ninguna?


jueves, 7 de julio de 2016

La Rendición Incondicional No Sirvió


          El 10 de diciembre de 2004 el general Cheyre, a la sazón comandante en jefe del Ejército, emitió su famoso “Nunca Más” y le echó a su institución todas las culpas de lo sucedido en Chile, pues proclamó lo siguiente:

          “El Ejército de Chile tomó la dura pero irreversible decisión de asumir las responsabilidades que como institución le caben en todos los hechos punibles y moralmente inaceptables del pasado”.

          Obviamente el aplauso de los totalitarios que habían intentado tomarse el poder por las armas fue atronador. Quien hacía de cabeza de los militares se echaba toda la culpa y de todo lo malo. Los marxistas, que habían puesto a diez mil hombres en armas para tomarse el poder y establecer una dictadura a la cubana y que habían ingresado clandestinamente a más de diez mil extranjeros en apoyo a esa tarea, llevando a los líderes democráticos chilenos al pánico y a pedir el auxilio de las fuerzas armadas para evitar el golpe marxista –contemplado tentativamente para el 19 de septiembre de 1973 en el Plan Zeta— resultaba ahora que eran inocentes, pues “todos los hechos punibles y moralmente inaceptables del pasado” eran responsabilidad de los militares. La “vuelta de chaqueta”, tan típica chilena, que encabezó la DC, se hizo general y terminó con la derecha abrazando el “No” a Pinochet, pidiendo perdón y llegando al gobierno encabezada por un sujeto que la tachaba de ”cómplice pasiva” de los “atropellos a los derechos humanos”.

          Pasaron los años y, en vista de la rendición incondicional, la izquierda decidió tomar venganza y sistemáticamente persiguió ante la justicia –que ya estaba en sus manos--  a los uniformados, pasando por sobre todas las leyes, aprovechando la mayoría que había ido construyendo en el Poder Judicial. Pero había una gran excepción: al general Juan Emilio Cheyre no lo tocaban. Los comunistas publicaban denuncias en su contra, con la esperanza de que los jueces de izquierda lo persiguieran como a tantos otros, sólo sobre la base de numerosos testigos ad hoc, pero los “abogados de DD. HH.” sentían que tenían una deuda con él y no se prestaron para perseguirlo. Y así el general Cheyre alcanzó nombramientos y dignidades que son inimaginables para cualquier militar en retiro víctima de la prevaricación judicial de la izquierda. Hasta que una denuncia completamente ilegal en su contra –por haberse limitado a entregar a un convento, cumpliendo órdenes, a un niño huérfano cuyos padres de extrema izquierda murieron intentando atravesar la cordillera— lo obligó a renunciar a su designación como Presidente del Servicio Electoral.

          Es que los pactos con el Diablo nunca son eternos. Sobre todo que ahora la izquierda judicial se ha descargado contra el general Cheyre y le ha pagado su “Nunca Más” y su confesión de todas las culpas como si hubiera sido sólo un militar más, poniéndolo en prisión por hechos amnistiados, prescritos y en los cuales no le cupo la menor responsabilidad.

          Yo he estudiado esos hechos y escribí un libro al respecto, “La Verdad del Juicio a Pinochet”, que publiqué en 2001 con motivo de la persecución ilegal desatada por el inefable Juanito Guzmán, que era de derecha pero “se dio vuelta la chaqueta” y cobró nombradía mundial procesando a Pinochet por cosas de las cuales no tenía la menor idea y de las cuales, por tanto, no era en absoluto responsable.

          El general Cheyre era un teniente que oficiaba de ayudante del comandante del regimiento “Arica” de La Serena cuando, sin conocimiento de ese comandante ni del general Sergio Arellano, que había arribado en su helicóptero y se hallaba reunido con él, muy lejos del lugar de los hechos, un oficial de la comitiva del mismo Arellano y otro, amigo suyo, incorporado a la dotación local, sacaron a quince personas de la cárcel, las llevaron al regimiento y las fusilaron sin forma de juicio.

          Como en ese momento estaban teniendo lugar juicios de guerra contra los presos y quienes los conducían se horrorizaron de la ejecución sumaria e ilegal, los autores de la misma pusieron una nota en los expedientes justificando el asesinato masivo. Pero con los años toda esa documentación –que hasta después de 1990 existía— desapareció; y la izquierda lo aprovechó para culpar a Arellano y Pinochet de las muertes –y de otras de las que eran igualmente ajenos— y se forjó la historia falsa de la “Caravana de la Muerte” que todos conocemos y que hoy día los medios están aprovechando de repetir, con motivo de la prisión de Cheyre, que no tuvo tampoco la menor responsabilidad. Pero eso ante la actual “Justicia” chilena carece de importancia.

          La rendición incondicional no les ha servido de nada a él ni a otros que se adhirieron. A los responsables directos de los fusilamientos ilegales, que les dijeron a los jueces de izquierda lo que éstos querían oír, es decir, que actuaban por órdenes de los generales Arellano y Pinochet, esto les sirvió por muchos años para quedar libres de la persecución judicial ilegal, pero al final la izquierda, que es muy malagradecida, les dio el zarpazo y han terminado todos también en Punta Peuco, aunque sean nonagenarios y estén enfermos e inválidos.

          Ni la traición ni la rendición incondicional sirvieron de nada. La izquierda nunca ha tenido palabra, como lo demuestran los “pactos de caballeros” que hace con la derecha para nombrar ministros de la Suprema y que no cumple: la derecha vota por el izquierdista y queda nombrado; pero cuando la izquierda debería cumplir no lo hace y el favorecido por la derecha no es nombrado. Por eso tenemos el Poder Judicial de izquierda que tenemos. Y por eso la historia la escribe la extrema izquierda, antes totalitaria, hoy “democrática”. La misma que agredió a la democracia por las armas y, derrotada, hoy es oficialmente ”agredida”, porque se autodescribe como “víctima”, aunque quiso ser victimaria y declaró la guerra armada a la "democracia burguesa" para hacerse del poder matando a quienes se le opusieran.

          Pero esa izquierda le debe mucho al general Cheyre y sería el colmo que, en lo que resta del proceso, lo siguiera tratando como a un militar más y prevaricara con él del mismo modo en que lo ha hecho con el resto de sus camaradas..