viernes, 23 de abril de 2010

¿Y Qué Creían Ustedes?

A principios de los '90 el impuesto a las empresas era de diez por ciento, pues el Gobierno Militar y en particular su ministro Büchi lo habían bajado, procurando aumentar la inversión y acelerar el crecimiento de nuestra economía. Por eso ésta creció al siete por ciento anual durante una década.
A principios de los '90 la tasa de desempleo era de de poco más del 5 %, gracias a las normas que habían reducido el costo de contratación de la mano de obra, en particular las que limitaron el salario mínimo obligatorio y redujeron a un máximo de cinco meses la indemnización por años de servicio. Por eso la tasa de desempleo en enero de 1990 había bajado a poco más del cinco por ciento.
La administración Aylwin, en cambio, de sesgo izquierdista, era partidaria de subir los impuestos a las empresas y de aumentar el salario mínimo y el pago de las indemnizaciones por años de servicio en caso de despido.
Como no tenía suficientes votos en el Senado, tuvo que conseguirlos de la oposición de centroderecha. Y para eso contó con un senador que lideró el apoyo a las alzas de impuestos y al encarecimiento del costo de contratación de la mano de obra, senador cuyo nombre era Sebastián Piñera, quien sostenía que de esa manera "se legitimaba" el modelo económico.
Y entonces subieron los impuestos a las empresas y se encareció el precio del factor trabajo. ¿Resultado? Que tras unos años la inversión, el empleo y la productividad crecieron cada vez menos, lo cual no se notó al principio, porque los efectos de aquellos errores se presentaron con rezago, pero el hecho fue que bajo Frei el país creció menos que bajo Aylwin; bajo Lagos creció menos que bajo Frei y bajo Bachelet todavía menos, apenas 2,8 por ciento anual, por debajo de la tasa histórica chilena anterior a 1973.
Y apenas hubo una crisis, a fines de los '90, el desempleo subió a cerca del diez por ciento y nunca pudo realmente volver a ser del cinco por ciento que legó el Gobierno Militar.
Entonces ustedes (porque yo no) eligieron Presidente a Sebastián Piñera y éste, al asumir el poder y verse en la necesidad de allegar recursos a raíz del terremoto, lo primero que ha hecho es lo que está en su naturaleza: ha subido los impuestos a las empresas (salvo que lo afecten a él, porque entonces hace una OPA como la de Axxion y se exime de parte de ellos).
El Estado tiene un fondo de emergencia en el cual hay sobradamente recursos (11 mil millones de dólares) para enfrentar, precisamente, una emergencia, como la destrucción de infraestructua pública representada por el terremoto (8 mil 500 millones de dólares). Pero el Gobierno, en lugar de usar esos fondos, que son precisamente para eso, prefiere aumentar impuestos.
Lo notable es que un estudio del Ministro de Hacienda, Felipe Larraín, y de su actual jefe de asesores, Rodrigo Cerda, publicado en 2008, dijo que cada punto de aumento del impuesto corporativo hace caer la demanda por trabajo en 0,2 % y disminuye el stock de capital (desinversión) en 0,12 %.
Es decir, habiendo fondos del Estado para emergencias, se grava a los privados para superar la que se ha presentado. Se arguye que así se evita una caída adicional del dólar, pero durante la crisis del 2008-2009 se trajeron de vuelta dólares equivalentes al actual monto del fondo (pues entonces era de 22 mil millones de esa moneda) y el dólar ha permanecido en un precio de equilibrio de largo plazo. Y, además, el aumento de impuestos también presiona a la baja del dólar.
¿Qué creían ustedes? Lo que ha sucedido es que Sebastián Piñera sigue siendo el msmo del año '90. Entre un Estado más grande y uno más chico, prefiere el primero; entre un sector privado más gravado por impuestos y uno menos gravado, que invierta más, también prefiere al primero. ¿Por qué? Porque ésa es su inclinación política y porque cree que ello le garantiza popularidad, lo cual es lo que siempre ha buscado en política. Pues las encuestas dicen que el alza del impuesto a las empresas es popular, aunque impida volver a un alto crecimiento y aunque los recursos para enfrentar la emergencia sobraban.

3 comentarios: